Varios estudios explican la labor emocional de las mujeres en la oficina.

La labor emocional de las mujeres en la oficina que enfrentan diario y en todos los niveles tiene un costo para sus carreras y su bienestar.

El mundo laboral de una mujer, no es únicamente estar rodeada de brechas salariales de género, o vivir con movimientos como el #metoo y # timesup, esto va más allá.

Como ha demostrado el movimiento #MeToo, las mujeres de todos los ámbitos de la vida han estado enterrando, los efectos emocionales del sexismo, el acoso y el trauma en un esfuerzo por mantener la paz profesionalmente.

¿Qué es la labor emocional?

Arlie Hochschild creó el término ´labor emocional´ en 1983 para describir las cosas que hacen los trabajadores de servicios que van más allá de los deberes físicos o mentales. Mostrar una preocupación genuina por las necesidades de los clientes, sonreír y hacer un contacto visual positivo son fundamentales para la percepción de la calidad del servicio de un cliente. Estos tipos de actividades, cuando son esenciales para el desempeño del trabajador, son labor emocional.

¿Qué es la labor emocional?

Crédito: Harper Bazar

Cuando te enfrentas a clientes enojados, o personas que generalmente son desagradables, la labor emocional puede ser particularmente desafiante. Una gran parte de ese desafío proviene de la necesidad de ocultar tus emociones reales y de continuar sonriendo e inclinando con la cabeza, incluso cuando recibes comentarios negativos o críticos.

La labor emocional ocurre cuando a los trabajadores se les paga, en parte, para manejar y controlar sus emociones. Es importante comprender el impacto de la labor emocional y cómo afecta a los trabajadores.

Las emociones en el trabajo son una parte importante de la vida en la empresa. Si eres dueño de un negocio les puedes ayudar a los empleados a comprender sus reacciones a la labor emocional y desarrollar políticas y procedimientos para reducir el impacto negativo de la labor emocional de las mujeres en la oficina. Estas son formas de mejorar el rendimiento general y la satisfacción de las empleadas.

La labor emocional de las mujeres en la oficina

Según Michele Ramsey, profesora asociada de artes y ciencias de la comunicación en Penn State Berks, la labor emocional a menudo se combina con la resolución de problemas. La suposición de género es que los hombres son los que resuelven los problemas porque las mujeres son demasiado emocionales. ¿Pero quién está realmente resolviendo la mayor parte de los problemas del mundo en el hogar y en la oficina?

El concepto no es nuevo. El libro de 1983, The Managed Heart, de Arlie Russell Hochschild, que se volvió a publicar en 2012, inició la conversación académica sobre la labor emocional, dice la experta en comunicación Celeste Headlee, autora de We Need to Talk: How to Have Conversations That Matter.

Libro que explica La labor emocional de las mujeres en la oficina

La labor emocional en su contexto original significaba «actuar superficialmente» o manejar emociones para hacer que las personas que te rodean se sientan cómodas. Así que eso puede significar poner una sonrisa en el trabajo, sin importar cómo te sientas. Puede significar ver el tono en la comunicación o actuar de manera que refuerce las normas prescritas.

El precio de la labor emocional de las mujeres en la oficina

Según Headlee, para cumplir con las expectativas, las mujeres a menudo asumen muchas de las tareas diarias de fomento de la cultura y tareas domésticas. Incluye no solo la expectativa de que las mujeres deben atender sus necesidades emocionales, sino también cualquier actividad social en el lugar de trabajo. También tiene que ver con la labor emocional de las mujeres en la oficina que es adicional. Es lo que las mujeres tienen que pasar para poder sonreír en el trabajo, para cumplir con las expectativas de cómo se supone que deben comportarse cuando están en el trabajo.


El precio de la labor emocional de las mujeres en la oficina es demasiado alto.

Twittea esta frase.


Todo eso, sonreír y cuidar de los demás requiere tiempo y energía y no te está ayudando a avanzar, dice la experta en equidad de pagos Katie Donovan, fundadora de la consultora Equal Pay Negotiations, LLC.

  • Las mujeres que tienen éxito en los dominios masculinos son odiadas.

En 3 estudios experimentales, los autores probaron la idea de que las mujeres incurren en el castigo por el éxito en áreas tradicionalmente masculinas surgen de un déficit percibido en la crianza y atributos comunales socialmente sensibles que implica su éxito. Por lo tanto, los autores esperaban que proporcionando información de comunalidad evitaría estas sanciones. Los resultados indicaron que la negatividad dirigida a gerentes femeninas exitosas, en las calificaciones de simpatía, hostilidad interpersonal y deseabilidad del jefe, se mitigó cuando hubo indicios de que eran comunales.

La autopromoción es intuitivamente más normativa y aceptable para los hombres que para las mujeres.

El precio de la labor emocional de las mujeres en la oficina en el caso de autopromocion

Cuatro experimentos muestran que las diferencias de género en la propensión a iniciar negociaciones pueden explicarse por el tratamiento diferencial de hombres y mujeres cuando intentan negociar. Los evaluadores penalizaron a las candidatas más que a los candidatos masculinos por iniciar negociaciones.

Tres estudios examinaron las relaciones entre la ira, el género y la transferencia de estatus. Al igual que en investigaciones anteriores, a los hombres que expresaron enojo en un contexto profesional se les otorgó un estatus más alto que a los hombres que expresaron tristeza. Sin embargo, tanto los evaluadores confirieron un estatus más bajo a las profesionales enojadas que a los profesionales enojados.

Leah Sheppard, PhD, profesora asistente en el Departamento de Administración, Sistemas de Información y Emprendimiento en la Universidad Estatal de Washington en Pullman, Washington dice que «es un ciclo peligroso».

Pero optar por salir puede tener consecuencias. De acuerdo con un estudio de 2005 publicado en el Journal of Applied Psychology, cuando las mujeres y los hombres se comportan de manera altruista en el trabajo, los hombres reciben grandes elogios por hacerlo. Pero cuando las mujeres no dan un paso adelante y van más allá, se las juzga con más dureza. Incongruente, ¿no?

Aunque las mujeres pueden pensar que les hacen la vida más fácil sonriendo e inclinando con la cabeza cada vez que un colega se involucra en mansplaining o algo peor, los expertos argumentan que ese no es el caso. Según la autora de Fed Up, Gemma Hartley, cuando las mujeres están lidiando con un ambiente de trabajo que requiere mucho trabajo emocional, esto resta valor a la energía mental que de otra manera podrían estar usando para su trabajo remunerado real.

El resultado, según la socióloga Rebecca Erickson, es agotamiento y eso es una mala noticia para las mujeres, ya que el agotamiento puede provocar una gran cantidad de síntomas mentales y físicos negativos.

¿Qué se puede hacer para reducir las cargas de la labor emocional de las mujeres en la oficina?

El primer paso es simplemente reconocer que existe. Erickson cree que la gente a menudo ve la labor emocional como algo que las mujeres «son», en lugar de algo que las mujeres «hacen». Ella sugiere rastrear la labor emocional de las mujeres en la oficina en el que se involucra cada día y luego hablar sobre ello con alguien de confianza en el trabajo. Es importante señalar que es parte del trabajo tanto como cualquier trabajo físico o cognitivo, y que la organización perdería algo si las mujeres dejaran de hacerlo.

¿Qué se puede hacer según tú cuando se trata de la labor emocional de las mujeres en la oficina? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska