Ecología Social

La inversión a largo plazo y la sustentabilidad

La crisis económica está obligando a revisar los paradigmas en los que se apoyan la mayor cantidad de empresas, siendo posiblemente el punto de inflexión para una nueva forma de hacer negocio.

Esta idea que puede sonar un tanto cuanto descabellada, me surgió a raíz de escuchar una plática en la que el expositor mencionaba que en el momento actual las empresas deben de buscar la sobrevivencia y no la rentabilidad. Agregando que en el corto plazo lo importante es permanecer en el mercado, dejando para el mediano o largo plazo la búsqueda de dicha rentabilidad.

Lo mencionado me recordó algo que se ha estado diciendo en los últimos meses en relación a esta crisis: que la búsqueda de la ganancia en el corto plazo a través de diversos mecanismos financieros, fue una de las causas principales que provocó la difícil situación actual, olvidando o dejando a un lado la rentabilidad en el largo plazo, y por consiguiente la sustentabilidad de los proyectos o de la empresa misma.

Ahora con todo esto que está sucediendo vuelve a retomar la importancia que siempre debió haber tenido la visión a largo plazo. Que paradójico resulta el que ahora gracias a los avances de la ciencia la esperanza de vida se haya ampliado, y por otro lado se fomente el corto plazo con un sentido plenamente hedonista, que no fomenta la disciplina y el crecimiento en aras de un propósito sustentable.

Es precisamente a esto a lo que me refiero en la idea inicial de este comentario; a la luz de los tristes resultados logrados en el 2008 y que se recrudecieron en sus últimos cuatro meses, en ese afán desmedido de ganar mucho y en forma rápida, son la clara evidencia de que es necesario cambiar la forma de hacer negocios, pensar primero en que puedan sobrevivir bajo un enfoque sustentable.

Esto significa entonces el buscar mantener viva a la empresa en el corto plazo, pero con la intención de que siga existiendo en el largo plazo; estar construyendo hoy con un propósito a futuro. Esto le permitirá hacer los cambios necesarios en su estrategia actual por lo pronto de sobrevivir, pero con un objetivo definido.

Y en este sentido es necesario recordar que la responsabilidad social es parte de la sustentabilidad, siendo aquella por lo tanto una de las herramientas para lograr esta última.

Ahora es el momento para revisar la situación de las relaciones laborales dentro de la empresa, cuál es el clima organizacional dentro de la misma; por otro lado, analizar la relación con los clientes en cuanto a precios y productos, y por contraparte la manera con la que se trabaja con los proveedores.

Tengamos en cuenta que a nadie de los involucrados mencionados con una empresa, le beneficia la desaparición de la misma, por lo que su sobrevivencia es necesaria para todos en el ecosistema socioeconómico que vivimos.

Por lo tanto, este ecosistema socioeconómico tiene que ser verdadera y realmente sustentable.

Seguiremos platicando ….



Antonio Rey Tamayo Neyra

Licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y actualmente estudiando la Maestría en Sociedad de la Información y el Conocimiento en la Universidad Abierta de Cataluña. Dedicado al periodismo de investigación desde 1987 especializado en temas socioeconómicos. En los pasados 19 años hasta la fecha, colaborando en el periódico El Financiero como Coordinador Editorial y Redactor de Proyectos Especiales, además de haber escritor para otros medios durante este mismo tiempo. Adicionalmente se ha dedicado también a la consultoría y capacitación en relacionales laborales desde hace 18 años, trabajando para diferentes empresas en todo México. De siete años a la fecha, involucrado en el tema de Responsabilidad Social, realizando varios proyectos editoriales, y estudiado un diplomado al respecto coordinado por el Tecnológico de Monterrey, Cemex y el Banco Mundial, y un curso del mismo tema en la Universidad Abierta de Cataluña.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario