RSE

La competencia y el caos: la responsabilidad social en las empresas

El concepto de empresa socialmente responsable (ESR) lo hemos escuchado en un sinfín de ocasiones, pero ¿qué es una ESR realmente? bueno en primer lugar, antes de poder definir este concepto, el cual encierra principalmente acciones de compromiso de la empresa frente a la sociedad; es importante hacer un pequeño análisis de reflexión de donde surge esta conciencia, pues en un principio… el mercado creó a la empresa y la empresa dijo “esto está bien” y se creó la competencia y con ella el caos.

La industrias que comercializan varios productos, principalmente en la canasta básica o de primera necesidad, han encontrado mercados que debido a la necesidad de éstos, su límite puede ser la carestía misma o el encarecimiento del producto en el mercado, por lo cual, las actuaciones de algunas empresas podían ser éticamente censurables, después de las múltiples recesiones económicas y tras las guerras mundiales y otros conflictos bélicos en los años sesenta y setenta nace la conveniencia de un cambio de pensamiento social hacia las formas de pensamiento de las empresas, aunado a los notorios problemas del medio ambiente, así nace el concepto de una nueva actitud de la Responsabilidad Social Corporativa, RSC o ESR.

Todos coinciden en hacer referencia a la ESR como un todo en las empresas, ésta está formada por sus acciones comprometidas con lo legal y lo ético, así como con sus efectos sociales, laborales y medioambientales.

Actualmente son cada vez más las empresas mexicanas que valoran a la RSC, esto se debe principalmente por un lado, a presiones de la sociedad para que implementen y empleen actividades más comprometidas hacia el interior de las mismas y en favor del entorno, pero sobre todo, también se ha reconocido como una forma de obtener ventajas competitivas.

La RSC llegó a México a través de la empresa SC Johnson & Son Incorporated, una de las empresas que cuenta con un historial de más de 100 años en la materia, la cual ha colaborado en la construcción de casas para familias de escasos recursos y que ha proporcionado becas para jóvenes que estudian y trabajan, así como el apoyo a Cáritas México en el auxilio a comunidades en casos de desastres naturales.

La práctica de la ESR, se extendido hasta convertirse en un lenguaje común en el mundo de los negocios, pero todavía falta muchísimo para conseguir una practica frecuente de este compromiso empresarial con la sociedad, pues en la acción menos de la tercera parte de las empresas en México son ESR, y de ello gran parte de responsabilidad la tenemos nosotros como consumidores, por ejemplo: en todas la franquicias (como el famoso café de la sirenita) buzones de sugerencias, que rara vez se utilizan, una sugerencia sería utilizar la taza para el café del día y que ofrezcan un refill, no sería nada malo, con esta acción además de que se evita la basura de miles de vasos desechables con manguita y tapa, se disminuyen costos y se fomenta la cultura ambiental.

La práctica de políticas en la ESR, es 100 por ciento el compromiso que se adquiere por parte de la empresa frente a la sociedad, lo que convierte de alguna manera en una responsabilidad compartida para exigir este cambio, además de crear mayor conciencia al respecto.

Las mejores impulsoras de esta política son esas mismas compañías que ya están comprometidas con México en el bienestar de la sociedad y el medio ambiente, como lo comenta Jorge Villalobos, Presidente Ejecutivo del Centro Mexicano para la Filantropía, (CEMEFI).

Un aspecto importante a tomar en cuenta es el índice de competitividad responsable, para la cultura de responsabilidad empresarial en un país que compara la competitividad de un país con la RSC, y en el cual Chile es el país latinoamericano que ocupa el primer lugar, por sus mejores indicadores de compromiso en materia ambiental, social y económica. En tal índice México no tiene un lugar establecido aún.

Aunado al surgimiento y desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa en México, existen agrupaciones que reconocen y organizan estas acciones, contribuyendo a impulsar esta práctica de forma congruente, coherente y verdadera, impulsando esta práctica no sólo como un posicionamiento de marca como muchos lo señalan sino como una práctica de cultura social real.

Es necesario que cuando conozcamos a una empresa socialmente responsable, sus acciones se reflejen en forma concreta y trasparente, con resultados directos al bienestar social, pues de lo contrario se crea especulación y desconfianza con resultados contraproducentes; por ello la comunicación social y la aceptación del público, así como el compromiso recíproco, hacen necesaria una cultura de intercambio que debería ser aprovechada y a su vez más generalizada, efectos que en mucho dependerán de la empresa pero también de este cambio de conciencia en la misma sociedad, pues somos los responsables de nuestros consumos y de lo que se genera a través de ellos.

Finalmente la ESR es una de las mejores maneras de lograr una buena imagen pública, pero también es una herramienta eficaz cuando se logra un buen eco en los trabajadores de la compañía o consumidores de un producto y se les convence de que colaboran con sus acciones respectivas en beneficio de algo.
La responsabilidad social se vuelve una de las formas más solidarias y efectivas de ayudar donde más se necesita.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario