Gobierno

Instituto de Salud Pública reprueba reducir impuesto en bebidas azucaradas

La institución reprueba reducción de impuesto a bebidas azucaradas y emite recomendaciones

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) calificó como preocupante y regresiva la modificación que hizo la Cámara de Diputados al dictamen de la Miscelánea Fiscal, el cual incluye reducir 50% el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas que tengan hasta cinco gramos de azúcares añadidos por cada 100 mililitros.

En un posicionamiento, el instituto aseguró que no existe evidencia científica para justificar una reducción del impuesto, al contrario, detalló el mensaje, “el impuesto a las bebidas azucaradas ha propiciado acciones saludables. Durante el primer año de su implementación, las compras de bebidas con impuestos se redujeron en 6% y las de agua y otras bebidas sin impuestos aumentaron en 4%”.

Incluso, la medida de sólo aplicar la reducción del IEPS a bebidas “de bajo contenido calórico” (según los impulsores del PRI y el PAN) es preocupante, de acuerdo con el INPS, pues un gran número de bebidas con contenido menor a 5 gramos de azúcar por 100 mililitros están dirigidas a niños pequeños, población para la cual estos valores sobrepasan “con mucho” los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para niños preescolares, el límite superior son 16 gramos de azúcar al día.

Al mismo tiempo, el Instituto emitió tres recomendaciones para revertir la reducción del IEPS, el cual se implementó como parte de la Estrategia Nacional contra la Obesidad:

  • No reducir en 50% el IEPS a las bebidas saborizadas que tengan hasta 5 gramos de azúcares añadidas por cada 100 ml, ya que esto dañaría la salud poblacional debido a que dicho límite es inaceptable, especialmente para la población infantil, y resulta en consumos de azúcares añadidas que superan el nivel máximo establecido por la OMS.
  • Un gravamen de dos pesos por litro a las bebidas azucaradas tendría un efecto positivo en la salud pública al desalentar aún más su consumo.
  • Destinar al menos 5% de los recursos recaudados con el impuesto a bebidas azucaradas a las acciones de prevención de obesidad y diabetes contempladas en la estrategia de la Secretaría de Salud en 2016 y un porcentaje gradualmente creciente en años subsecuentes,tendría un efecto positivo para la salud pública, adicional al derivado de la reducción en el consumo de las bebidas con azúcar adicionada.

Fuente: Animal Político

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

1 comentario

  • Si aumentar impuestos fuera la solución ya nadie fumaría y lo mismo va a pasar con los refrescos, se les aumenta el impuesto y se van a seguir consumiendo, lo que falta es concientizar a los consumidores sobre los reultados

Dejar un comentario