Ambiental Noticias RSE RSI

Innovaciones que reducen desechos electrónicos, los hacen más difíciles de reciclar

Innovaciones que reducen desechos electrónicos, los hacen más difíciles de reciclar

Irónicamente, las innovaciones que están reduciendo los desechos electrónicos hoy en día, también están haciendo que los productos sean más difíciles de reparar y reciclar.

Actualmente es más que difícil imaginar ir por la vida moderna sin un teléfono móvil en la mano. Las computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes han transformado la forma en que nos comunicamos, trabajamos, aprendemos, compartimos noticias y nos entretenemos.

Y todo esto se volvió aún más esencial cuando la pandemia de COVID-19 trasladó las clases, las reuniones y las conexiones sociales a la red. No obstante, pocas personas se dan cuenta de que nuestra dependencia de la electrónica conlleva grandes costos ambientales, desde la extracción de minerales hasta la eliminación de dispositivos usados.

Los consumidores no pueden resistirse a los productos más rápidos con más almacenamiento y mejores cámaras, pero las constantes mejoras han creado un creciente desafío global de residuos. Sólo en 2019, la gente se deshizo de 53 millones de toneladas métricas de residuos electrónicos.

Callie Babbitt y Shahana Althaf se han dado a la tarea de investigar este suceso y han comentado en Fast Company:

“En nuestro trabajo como investigadores de la sostenibilidad, estudiamos cómo el comportamiento de los consumidores y las innovaciones tecnológicas influyen en los productos que la gente compra, cuánto tiempo los conservan y cómo estos artículos se reutilizan o reciclan. Nuestra investigación muestra que, si bien los desechos electrónicos están aumentando en todo el mundo, están disminuyendo en los EE.UU. Pero algunas innovaciones que están reduciendo el flujo de desechos electrónicos también están haciendo que los productos sean más difíciles de reparar y reciclar”.

Reciclar las partes de la electrónica

Treinta años de datos muestran por qué el volumen de desechos electrónicos en los EE.UU. está disminuyendo. Los nuevos productos son más ligeros y compactos que los que se ofrecían antes. Los teléfonos inteligentes y las computadoras portátiles han superado a las computadoras de escritorio. Los televisores con pantallas planas y delgadas han desplazado a los voluminosos tubos de rayos catódicos, y los servicios de streaming están haciendo el trabajo que una vez requirió reproductores independientes de MP3, DVD y Blu-ray.

Los hogares estadounidenses producen ahora alrededor de un 10% menos de residuos electrónicos en peso que en su momento de mayor consumo en 2015. La mala noticia es que sólo alrededor del 35% de los desechos electrónicos de EE.UU. se reciclan.

Los consumidores a menudo no saben dónde reciclar los productos desechados. Si los dispositivos electrónicos se descomponen en los vertederos, los compuestos peligrosos pueden filtrarse a las aguas subterráneas, incluyendo el plomo utilizado en los antiguos tableros de circuitos, el mercurio que se encuentra en las primeras pantallas LCD y los retardantes de llama en los plásticos. Este proceso plantea riesgos para la salud de las personas y la vida silvestre.

Existe una clara necesidad de reciclar los desechos electrónicos, tanto para proteger la salud pública como para recuperar metales valiosos.

Los aparatos electrónicos contienen minerales raros y metales preciosos extraídos en partes del mundo social y ecológicamente vulnerables. La reutilización y el reciclaje pueden reducir la demanda de “minerales conflictivos” y crear nuevos empleos y fuentes de ingresos. Pero no es un proceso sencillo. Desmontar los aparatos electrónicos para su reparación o recuperación de materiales es caro y requiere mucha mano de obra.

Algunas empresas de reciclaje han almacenado ilegalmente o abandonado los desechos electrónicos. Un almacén de Denver fue llamado “un desastre ambiental” cuando 8,000 toneladas de tubos llenos de plomo de viejos televisores fueron descubiertos allí en 2013.

Los EE.UU. exportan hasta el 40% de sus desechos electrónicos. Algunos se destinan a regiones como el sudeste asiático que tienen poca supervisión ambiental y pocas medidas para proteger a los trabajadores que reparan o reciclan aparatos electrónicos.

Desarmar los productos y “armar” las cifras

Los riesgos para la salud y el medio ambiente han llevado a 25 estados de EE.UU. y al Distrito de Columbia a promulgar leyes de reciclaje de residuos electrónicos. Algunas de estas medidas prohíben el vertido de productos electrónicos, mientras que otras requieren que los fabricantes apoyen los esfuerzos de reciclaje. Todas ellas apuntan a productos grandes, como los viejos televisores de tubo de rayos catódicos, que contienen hasta 4 libras de plomo.

Queríamos saber si estas leyes, adoptadas de 2003 a 2011, pueden mantener el ritmo de la actual generación de productos electrónicos. Para averiguarlo, precisábamos una mejor estimación de la cantidad de desechos electrónicos que los EE.UU. producen ahora.

Callie Babbitt y Shahana Althaf.

Aunado a ello, Callie Babbitt y Shahana Althaf hicieron un mapa de las ventas de productos electrónicos desde la década de 1950 hasta el presente, utilizando datos de informes de la industria, fuentes gubernamentales y encuestas a consumidores. Luego desmontaron casi 100 dispositivos, desde las obsoletas VCR hasta los actuales teléfonos inteligentes y rastreadores de fitness, para pesar y medir los materiales que contenían.

Finalmente crearon un modelo informático para analizar los datos, produciendo una de las cuentas más detalladas del consumo y los desechos de productos electrónicos de los EE.UU. disponibles en la actualidad.

Los desechos electrónicos son más ligeros, pero no necesariamente más ecológicos

La gran sorpresa de la investigación fue que los hogares de los Estados Unidos están produciendo menos desechos electrónicos, gracias a los diseños de productos compactos y a la innovación digital. Por ejemplo, un teléfono inteligente sirve como un teléfono todo en uno, cámara, reproductor MP3 y sistema de navegación portátil. Los televisores de pantalla plana son un 50% más ligeros que los de tubo grande y no contienen plomo.

Pero no todas las innovaciones han sido beneficiosas. Para fabricar productos ligeros, los fabricantes miniaturizaron los componentes y pegaron las piezas, lo que dificulta la reparación de los aparatos y encarece su reciclaje. Las baterías de iones de litio plantean otro problema: son difíciles de detectar y de extraer, y pueden provocar incendios desastrosos durante el transporte o el reciclaje.

Las características populares que a los consumidores les encantan: velocidad, imágenes nítidas, pantallas táctiles sensibles y larga duración de las baterías, dependen de metales como el cobalto, el indio y elementos de tierras raras que requieren una inmensa cantidad de energía y gastos para su extracción. La tecnología comercial de reciclaje no puede todavía recuperarlos de forma rentable, aunque están empezando a surgir innovaciones.

Visualizar los desechos como recursos

Las investigadoras creen que para resolver estos desafíos se requiere un enfoque proactivo que trate los desechos digitales como recursos, no como residuos. El oro, la plata, el paladio y otros materiales valiosos están ahora más concentrados en los desechos electrónicos que en los minerales naturales de la tierra.

La “minería urbana”, en forma de reciclaje de desechos electrónicos, podría reemplazar la necesidad de desenterrar los metales escasos, reduciendo el daño ambiental. También reduciría la dependencia de los Estados Unidos de los minerales importados de otros países.

El gobierno, la industria y los consumidores todos tienen un papel que desempeñar. El progreso requerirá diseñar productos que sean más fáciles de reparar y reutilizar, además de persuadir a los consumidores para que conserven sus dispositivos durante más tiempo.

Las creadoras del estudio también comentan que ven la necesidad de creación de leyes sobre residuos electrónicos que respondan a las necesidades de los consumidores, en lugar de los anticuados mosaicos de reglamentos estatales de hoy en día.

El establecimiento de lugares de reciclaje convenientes y certificados puede mantener más aparatos electrónicos fuera de los vertederos. Con operaciones de reequipamiento, los recicladores pueden recuperar más materiales valiosos del flujo de desechos electrónicos. “Pasos como estos pueden ayudar a equilibrar nuestra dependencia de los dispositivos electrónicos con sistemas que protejan mejor la salud humana y el medio ambiente”, afirman.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]