Noticias RSE

Incremento de impuestos al tabaco no bajó consumo, pero elevó contrabando

El incremento de 30 por ciento en los impuestos al tabaco, aprobado por el Congreso de la Unión a finales de 2010, no se tradujo en disminución del consumo de dicho producto, pero la entrada de cigarros ilegales ya le arrebató 17.5 por ciento de las ventas a la industria tabacalera formal, sostuvo la empresa Philip Morris.

De acuerdo con estimaciones de la empresa, el año pasado las autoridades mexicanas incautaron 90 millones de cigarros ilícitos que ya estaban listos para comercializarse en estados como Chihuahua, Aguascalientes, Distrito Federal y Quintana Roo.

Para este año la cifra ascendió a 200 millones de cigarros, que fueron decomisados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aduanas y la Cofepris en puertos, fronteras y ciudades importantes de México.

A ellos se suman otros 100 millones que fueron incautados cuando ya estaban en camino de llegar al mercado nacional provenientes de Panamá, Estados Unidos, China e India, entre otros lugares.

Durante un recorrido por la planta de Tabacos Desvenados SA de CV (Tadesa), filial de Philip Morris encargada de la producción de tabaco en México, Daniel Rojas, gerente de la planta, dijo que la introducción de cigarros ilegales ha perjudicado principalmente a las marcas locales como Delicados y Faros.

Según la definición de Philip Morris, un cigarro ilegal puede ser un producto genuino fabricado por el propietario de una marca comercial, pero comercializado ilícitamente, es decir, sin el pago de los impuestos correspondientes.

Sin embargo, también puede tratarse de cigarros falsificados que han sido fabricados sin la autorización del propietario de la marca comercial, ni bajo regulaciones sanitarias adecuadas.

Philip Morris abundó que el crecimiento exponencial en el mercado de cigarros ilegales en México ha derivado en que su consumo represente en la actualidad 25 por ciento del total de cigarros que se consumen en México.

Aunado a ello, ahora los menores de edad encuentran en el mercado opciones de cigarros ilegales de entre 10 y 15 pesos, contra 28 pesos que cuestan los cigarros legales más baratos, con una presentación de 20 cigarros, dice el estudio de la empresa.

La compañía, establecida en México desde el 14 de agosto de 1997 con la compra de Cigarros la Tabacalera Mexicana (Cigatam), precisó que hasta la fecha se han detectado más de 100 presentaciones de marcas de cigarros que no cumplen con la legislación vigente en México.

Aguascalientes es la entidad del país que más consume cigarros ilegales, con una tasa de consumo de 39.6 por ciento, seguido de Chihuahua (38.7), Sonora (37.6) y Michoacán (26.9).

La empresa considera que el incremento de regulaciones como mayores impuestos y la inclusión de pictogramas que alertan sobre los efectos del tabaquismo) lejos de disminuir el consumo favorecerán la aparición de un mercado negro que afecta a los consumidores.

Fuente: La Jornada
Publicada: 5 de Octubre de 2012

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario