Internas de Santa Martha se encargan de la confección de la red que sujeta el jardín vertical.

Las reclusas del penal de Santa Martha Acatitla participan en el más reciente proyecto ambiental que busca reverdecer una de las vialidades más importantes de la Ciudad de México: periférico.

El proyecto Vía Verde -creado por el arquitecto Fernando Ortiz Monasterio y el actor Luis Gerardo Méndez- inauguró este miércoles 8 de febrero las primeras 50 columnas verticales verdes del segundo piso del Periférico, lo cual representa más de 2,900 metros cuadrados y más de 100 mil nuevas plantas.

La estructura verde se sostiene por una membrana de tela hecha con botellas PET recicladas y confeccionadas por internas del Centro Femenil de Readaptación Social (CEFERESO) Santa Martha Acatitla, al sur de la CDMX..

La tela confeccionada por las internas de Santa Martha Acatitla, para vestir las primeras 50 columnas, partieron de un proceso hidropónico propio de la tecnología de jardines verticales donde las plantas no crecen en tierra sino en tela.

Cada columna requirió de 6,890 botellas de refresco de 600 mililitros, y para esta primera etapa utilizaron 310 mil piezas.

“Buscamos que el 100% de ese material, que es la tela, viniera de la basura”, dijo el arquitecto Ortiz Monasterio.

En entrevista con Animal Político, detalló que en el proceso de confección se generan dos capas de tela que incorporan una pequeña bolsa en donde se coloca el material vegetal.

El proyecto planea transformar más de 1,000 columnas de concreto del periférico en más de 60 mil metros cuadrados de jardines verticales.

Los impulstores del proyecto dicen que esto mejorará el paisaje urbano y permitirán filtrar 27 mil toneladas de gases nocivos, captar 5 mil kilogramos de polvo suspendido y procesar más de 10 toneladas de metales pesados, sin afectar las estructuras de los muros.

Sin embargo, ambientalistas han dicho que esto solo es una solución estética para la vialidad, pues no contribuye a mejorar la calidad del aire, no ayuda a la recuperación del agua de lluvia, ni contempla crear un nuevo ecosistema o mejoras para peatones y ciclistas, solo para los automovilistas.

Trabajo de inclusión social

Más de 30 internas de Santa Martha Acatitla trabajaron en el proyecto de confección de la tela para los jardines verticales, a través de un programa del gobierno de la CDMX.

La cárcel de Santa Martha Acatitla cuenta con diversas actividades de inclusión social para las mujeres, que van de las actividades deportivas, culturales, programas de estudio, socios industriales, entre otras, así como talleres de trabajo penitenciario y cursos de capacitación en los que se incluyen algunas actividades de tejido y bordado, justo para realizar los trabajos de confección.

Para este proyecto, Vía Verde se dio a la tarea de entregar hilos, telas, gises y plantillas, así como capacitar a las internas, cuyas edades oscilan entre los 18 y 70 años de edad, para elaborar la membrana especial. Las reclusas recibieron un pago de 70 pesos por metro cuadrado.

Se prevé que las mujeres de Santa Martha trabajen en este proyecto por lo menos 18 meses más para vestir en su totalidad el segundo piso del periférico en la CDMX.

Incluso, se tiene la posibilidad de que este programa de empleo llegue a otros centros de readaptación social como lo es el de Tepepan.

“Si nuestro modelo permite replicar un proyecto funcional donde los beneficios estén llegando a las mujeres y sus familias, que esté bien estructurado y cumpla con las normas de seguridad y los horarios, seguiremos empujando mucho para que sea muy replicable”, comentó Fernando Monasterio, director del proyecto urbano Vía Verde.

Fuente: Animal Político

Acerca del autor

ExpokNews