Ambiental

Impacto del cambio climático podría colapsar el sistema financiero

El cambio climático y sus efectos en el mercado financiero son prioridades a atender en los próximos años, urgen expertos.

Erika Barón y Brenda Santillán Soto

La pandemia a causa de la COVID-19 es el mayor desafío al que nos enfrentamos  en la actualidad, pero no debemos dejar de lado otro reto que afecta nuestro presente y futuro: el cambio climático, ya que representa una amenaza no sólo para las personas sino para empresas, inversionistas y el mercado.

Ante esto especialistas consideraron que los efectos del cambio climático en el mercado financiero son ya una prioridad que debe establecerse en el trabajo para los próximos años, pues una gestión de riesgo deficiente podría repercutir en el desarrollo financiero del mundo entero.

Actualmente pocas empresas cuentan con procesos de información sobre cómo esta problemática impacta su actividad comercial, pues perciben erróneamente que sus implicaciones son a largo plazo y, por lo tanto, innecesarias en este momento.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que este impacto económico se ha acelerado en los últimos años, afectando al sector financiero de dos maneras: con riesgos físicos (fenómenos meteorológicos que influyen en la migración, pérdidas de mercado y actividad comercial) y con riesgos de transición (impactos en la caída del crecimiento y productividad en las condiciones financieras).

Un ejemplo de la afectación al sistema financiero a causa del cambio climático es el sector agrícola, que ha sufrido pérdidas de cosechas debido a tormentas, sequías e inundaciones, por lo que el calentamiento global incita a repensar y replantear las inversiones en energías limpias para estabilizar los gases del efecto invernadero.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha identificado que, hoy en día, 81% de los proyectos financiados por la banca en el ámbito energético están enfocados en energías renovables.

También destacó que 89% de los bancos financian proyectos o promueven créditos con impactos ambientales o sociales positivos, hecho que podría facilitar  la identificación de oportunidades de negocio, y además puntualizan la urgencia de una estrategia que facilite la adopción de estas prácticas en América Latina (AL).

En este contexto se publicó el Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD) en su versión en español, el pasado 26 de junio, el cual busca ser una respuesta para crear definiciones comunes de actividades sostenibles y prácticas de inversión a nivel global.

Las “Recomendaciones del Grupo de Trabajo Sobre Declaraciones Financieras Relacionadas con el Clima” o TCFD son un trabajo creado por EY en conjunto con Bloomberg que pretende dar a las compañías una guía de información respecto al impacto potencial que puede tener el cambio climático en sus actividades, así como una mejor evaluación de la estrategia, los riesgos y oportunidades tanto de la empresa como de los inversionistas.

De acuerdo con Cristián Lefevre, presidente de EY en Chile, cada vez más inversionistas internacionales se están enfocando en la evidencia de las compañías sobre el impacto del cambio climático en la estrategia comercial.

“Necesitamos ser proactivos y adoptar esta nueva iniciativa  como una oportunidad, debemos ser más activos en la manera en que nuestras empresas divulgan la estrategia y ser creativos en la forma en que abordamos el riesgo climático”, comentó.

Durante el webinar “Task Force on Climate-related Financial Disclosures – TCFD”, el experto destacó que las empresas ya no pueden preocuparse por generar ganancias a toda costa, sino que deben entender que el obtener utilidades debe ir de la mano de cuidar nuestro entorno, el medio ambiente y sus comunidades, lo que impulsará el desarrollo económico de los países de manera sustentable y asegurará un futuro para las próximas generaciones

“Nunca hemos tenido una mejor oportunidad de hacer un mundo más verde, esta pandemia ha entregado beneficios ambientales como es aire más limpio y menos emisiones de carbono”, afirmó Lefevre.

Además de poner los datos ambientales en contexto, recompensar a empresas que siguen las directrices indicadas y permitir a los inversores comparar productos financieros que tienen en cuenta el medio ambiente.

La Comisión Europea publicó el TCFD en marzo de 2020 con los siguientes objetivos ambientales: la mitigación y adaptación al cambio climático; la protección de los recursos hídricos y marinos; la transición a una economía circular; la prevención y el control de la contaminación, y la protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas.

Aunado a estos, establece cuatro caminos centrales de las recomendaciones de reportes financieros relacionados con el clima:

  • Gobernanza
  • Estrategia
  • Gestión de riesgos
  • Métricas y objetivos

Existe un desafío asociado con el cálculo del impacto del cambio climático, pero si las cuestiones relacionadas con el clima se trasladan a los registros financieros anuales, las prácticas y técnicas podrían evolucionar rápidamente.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]