Ambiental

Ilegal 70% de la madera para vender: Greenpeace

En la última década México perdió cerca de 600 mil hectáreas por la tala ilegal de árboles, lo que equivale a dos veces el Estado de México, de acuerdo con estadísticas de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El informe anual de la Profepa de 2009 revela que el país pierde anualmente 60 mil hectáreas forestales por la tala clandestina, principalmente, en los estados de México, Morelos, Michoacán, Puebla y Veracruz.

Para las asociaciones no gubernamentales, como Greenpeace, esta situación es alarmante ya que 70 por ciento de la madera que se comercializa en el país es ilegal.

En contraste, la organización internacional Rainforest Alliance, que certifica madera en el país, estimó que en 2008 las ganancias de productos maderables legales ascienden a 100 millones de dólares.

Lo anterior, demuestra que el país ha dejado de percibir 700 millones de dólares por la venta clandestina de los recursos maderables.

Leticia Merino, académica de la UNAM, señala que la tala ilegal genera diversos deterioros al medio ambiente, entre ellos la pérdida de alimentos, de medicinas tradicionales y acelera el calentamiento global. Además, esta práctica ilícita causa una mayor erosión en los suelos, así como la pérdida de flora y fauna que habita en esas regiones.

“Los taladores ilegales suelen desarrollar sus actividades en bosques que concentran una gran riqueza biológica”, explica Merino.

Otro factor en los que incide la tala ilegal, expone, es que al alterar los ecosistemas evita que el agua se vaya a los mantos freáticos.

“De esta manera los ríos se hacen menos caudalosos y los lagos más pequeños”, afirma.

No obstante, precisa que uno de los principales motivos para que la tala ilegal prolifere es que para los productores “en regla” no hay incentivos, sino restricciones y burocracia. La activista Leticia Merino recuerda que hace unos años se intentó certificar la procedencia de madera, a fin de evitar la venta ilegal y con ello evitarla, desgraciadamente, la iniciativa no prosperó.

“Queríamos que se pudiera certificar en la madera; sin embargo, la propuesta no fue bien vista por la Cámara de los Vendedores de Madera que compran madera ilegal a precios bajos”, sostiene.

Comercio ilegal

La Organización para la Cooperación del Desarrollo Económico considera a México como uno de los países más pobres de la organización debido a que aporta 1 por ciento de la producción mundial de recursos forestales maderables legales.

Un informe de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales detalla que en América Latina, México se sitúa en el lugar número 10 de países productores de madera, por debajo de países como Chile, Guatemala, Perú, Brasil, Panamá, Costa Rica, Brasil, Cuba, Colombia y Bolivia.

Mientras que con las naciones que pertenecen a la OCDE, México se ubica en el lugar número ocho, atrás de Alemania, República Checa, Francia, Italia, Japón, Estados Unidos, Turquía y Canadá.

El análisis Situación del Medio Ambiente en México 2005, señala a los estados de Durango, Chihuahua y Michoacán como los que más contribuyen a la industria nacional de recursos maderables, la cual está basada sobre todo en madera de pinos y encinos; las maderas preciosas aportan poco al volumen de madera producido en el país.

Las principales especies aprovechadas durante la última década fueron: pino, con 5.5 millones de metros cúbicos en rollo (74.8 por ciento), encino, con 0.8 millones de metros cúbicos en rollo (10.9 por ciento), y los restantes 0.8 millones metros cúbicos en rollo (10.7por ciento) corresponden a las otras especies.

En el estudio de la Comisión Nacional Forestal, Los Bosques frente al Cambio Climático, se señala que México genera recursos de cien millones de dólares anualmente, según cifras de certificadora la Rainforest Alliance.

Si bien estas cifras son sólo una aproximación, dicha cantidad es muy superior a la producción maderable regulada del país, que en los últimos 15 años ha oscilado entre 6.3 y 9.8 millones de metros cúbicos anuales.

Esto se debe en gran medida a que los datos de producción se obtienen de los informes que los titulares de aprovechamientos autorizados a la Semarnat.

Fuente: Milenio Diario, Política, p. 5
Reportera: Luis Velázquez .
Publicada 3 de diciembre.

Click sobre la imagen para ampliar

1ilegall

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario