Entendiendo la Responsabilidad Social

IFM, un caso de análisis sobre RSE y reputación

IFM, un caso de análisis sobre RSE y reputación

¿Por qué IFM es un caso de análisis sobre RSE y reputación?

En este momento de turbulencia política y económica global, y en un entorno de creciente desconfianza en las instituciones financieras, es esencial brindar mayor transparencia a los accionistas y a la comunidad en general. Por eso vale la pena echar ojo a este informe de IFM… y al final de él, enterarte de su relación con una empresa que fue duramente criticada en México.

¿Qué es IFM Investors?

IFM Investors es una compañía australiana de administración de inversiones, especializada en inversiones de deuda, infraestructuras y capital inversión, público y privado. La forma en que opera IFM investors en estos tiempos cambiantes es cómo serán juzgados por los inversionistas, partes interesadas y, en última instancia, por los más de 15 millones de personas que trabajan en todo el mundo que representan a los inversionistas.

Su Responsible Business Report proporciona una visión general de su enfoque para garantizar que las inversiones, actividades y comportamiento corporativo cumplan con las expectativas del cliente y del público. También describe cómo este comportamiento contribuye a su rendimiento a largo plazo.

IFM, un caso de análisis sobre RSE y reputación

Según IFM, ser un negocio responsable consiste en asumir la responsabilidad de las acciones y actividades, como inversionistas y empleadores, y tomar decisiones que tengan un impacto positivo en el mundo que nos rodea.

IFM, un caso de análisis sobre RSE y reputación su enfoque responsable

Análisis sobre RSE y reputación: 8 principios del reporte para lograr rendimientos sostenibles a largo plazo

El único objetivo global es mejorar la prosperidad de los inversores, asegurando que su dinero funcione en su mejor interés. Este propósito está definido por ocho principios básicos que son fundamentales para lograr rendimientos sostenibles a largo plazo.

1. El compromiso con ESG es equitativo a disciplina

La buena gestión de ESG es un signo de una organización disciplinada.

2. La integridad del mercado es primordial

La importancia de proteger y mejorar la integridad del sistema financiero es importante. IFM Investors se compromete con la administración para aumentar la comprensión de la estrategia comercial y emite votos en contra de un gobierno deficiente para proteger los intereses de los inversores. Por ejemplo, votan la aprobación del Plan de Préstamos para Empleados (ELP).

3. La diversidad impulsa el rendimiento

La diversidad en el lugar de trabajo genera mejores resultados de rendimiento.

Pr ejemplo, Anglian Water apunta a mejorar la diversidad de género, particularmente en roles de ingeniería y científicos profesionales en todos los niveles del negocio. El enfoque de base de la compañía tiene como objetivo inspirar y animar a más mujeres y niñas a dedicarse a temas y carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) en campos relacionados.

4. El cambio climático afecta los activos

IFM está realizando una serie de actividades para evaluar y mitigar el riesgo del cambio climático, particularmente en la cartera de infraestructura y actividades de participación en acciones.

La recopilación de información sobre emisiones de carbono de los activos de infraestructura, a nivel mundial, para informar a los inversores sobre las emisiones financiadas se publica en el informe anual sobre la huella de carbono de IFM Inversors.

5. Los incentivos alineados mejoran los resultados

6. El beneficio es posible sin explotación

El concepto de un retorno justo respalda la prioridad más alta, así como a la seguridad de los clientes y las comunidades a las que atienden los activos.

7. Entender los activos impulsa el valor

El valor se deriva de evaluar todos los elementos de una inversión.

Un ejemplo para ilustrar esto en la práctica es la adquisición de NSW Ports de Australia, que comprende Port Botany y Port Kembla, por medio de la cual se contrataron asesores ambientales y de ingeniería para evaluar los riesgos ambientales materiales y los impactos del cambio climático en la infraestructura portuaria.

8. La medición de resultados impulsa el valor

Análisis sobre RSE y reputación: 8 principios del reporte para lograr rendimientos sostenibles a largo plazo

¿Qué tan difícil es dañar la reputación?

IFM evalúa su avance como un negocio responsable frente a las mejores prácticas globales. Pero son los sistemas y la gobernanza a lo largo del proceso de toma de decisiones de inversión lo que le da rigor y responsabilidad al enfoque. Desde la sala de juntas hasta los equipos de inversión, se implementan estructuras y políticas que rastrean y definen las prácticas comerciales responsables.

Este informe representa el compromiso continuo con la transparencia y la divulgación, y demuestra las prácticas comerciales responsables, ya que respaldan el enfoque en la generación de rendimientos de los inversores.

Durante este año, y más allá, IFM continuará demostrando la filosofía y enfoque de negocios responsables en cómo invierte en sus cuatro clases de activos.

La confianza es algo que se gana. Mantener la confianza se trata de permanecer fieles al propósito e ideales centrales, y garantizar que estos se reflejen en acciones tangibles. Se trata de ser transparente y de revelar cuando las cosas van bien, pero también de revelar cuando surgen problemas.

Como dijo Warren Buffett: «Se necesitan 20 años para construir una reputación y cinco minutos para arruinarla».

Esto puede ser especialmente cierto hoy en día, ya que prevalecen las crisis de alto perfil que incluyen ataques cibernéticos, retiros de productos y publicaciones perjudiciales en las redes sociales. Por eso, la protección de la reputación y la gestión activa del riesgo pueden adquirir una importancia estratégica. Sin embargo, para muchas organizaciones, la gestión de la reputación presenta desafíos. La reputación es importante, valiosa pero, con frecuencia, se da por hecho.

Que tan preparadas son las empresas para una crisis de reputacion

¿Cuál es el valor de reputación de una empresa?

Según un estudio realizado por el Foro Económico Mundial, en promedio más del 25% del valor de mercado de una compañía es directamente atribuible a su reputación. En un mundo altamente conectado donde los clientes, las operaciones, las cadenas de suministro y las partes interesadas internas y externas se encuentran dispersas por todo el planeta, y donde las reputaciones pueden ser atacadas globalmente con tan solo unos pocos clics, es probable que ese número sea aún mayor.

Maneras de dañar la reputación

Aquí hay ejemplos de formas en que se puede empañar la reputación de una empresa:

  • Los ejecutivos de las empresas se ven obligados a renunciar después de que empleados fueron atrapados manipulando mercados o haciendo negocios imprudentes.
  • Los minoristas líderes pierden reputación y ventas después de extraviar datos de clientes y tarjetas de crédito en ciberataques.
  • Las empresas de tecnología y moda son criticadas por el público y los medios por las malas condiciones de trabajo en las fábricas de sus proveedores.
  • Los sitios web de noticias redirigen a los lectores a noticias falsas, dañando su credibilidad, y la credibilidad de las noticias en línea en general.

¿Qué pueden hacer las compañías para minimizar el riesgo de daño a la reputación?

El daño a la reputación puede ser causado por muchos factores diferentes. ¿Cuáles son los efectos reales del daño de reputación? En primer lugar, pérdida de clientes. Si los clientes de una empresa sienten que se les ha mentido o se les ha incomodado por una interrupción que no se trató adecuadamente, es probable que empiecen a comprar de la competencia. Los clientes también pueden optar por compartir su ira en las redes sociales y de esa manera dañar aún más la reputación de la empresa.

¿Qué pueden hacer las compañías para minimizar el riesgo de daño a la reputación?

Pueden empezar por ser honestas y transparentes. Si una empresa es honesta con sus partes interesadas, es más probable que ellos tengan confianza en la empresa y su capacidad para reanudar los negocios y volver a la normalidad. Este tipo de respuesta a cualquier crisis genera confianza. Luego es muy importante tener plan para manejar una crisis potencial. Las empresas deben garantizar que el personal esté capacitado y sea capaz de responder a la prensa negativa.

¿Qué pueden hacer las compañías para minimizar el riesgo de daño a la reputación?

Caso OHL México, análisis sobre RSE y reputación

Un ejemplo que habla de lo grave que es el hecho de dañar la reputación es el caso de OHL México.

En 2016, la compañía OHL vendió al fondo Global Infrastructure Fund (IFM) un 24,01% de la sociedad Concesionaria Mexiquense (Conmex) por 8.644 millones de pesos (400 millones de euros). De esta manera, el fondo de infraestructuras elevó su inversión en la concesionaria azteca hasta el 49%; mientras que la familia Villar Mir controlaba el restante 51%. Conmex es una compañía responsable de la gestión de la autopista Circuito Exterior Mexiquense (CEM).

OHL fue señalada por presuntos actos de corrupción en la construcción de diversas obras, por ello la firma española OHL vendió su negocio concesionario y con ello su división en México. Algunos de los señalamientos fueron desde el cobro de sobreprecio en obras con la complicidad de funcionarios públicos, el cobro de tarifas excesivas, el pago de sobornos a funcionarios de Estado de México y del gobierno de Peña Nieto hasta su participación en la red electoral del PRI.

Fue tan grave que requería cambio de nombre. Con el nuevo nombre ALEATICA el año pasado apareció como líder en el ranking de anticorrupción, pero ¿cómo le hizo?

Y ahora la relación entre el 1er y 2o tema… IFM Investors es el fondo que compró a OHL México.

¿Qué opinas?

Larry Fink y su carta anual al rescate de las empresas con RSE y reputación

Hace mucho tiempo se les dice a las empresas que pongan a los accionistas en primer lugar. Pero las cosas ya cambiaron. Ahora incluso sus mayores inversores están desafiando ese consenso. Justo de eso se trata la carta anual de Larry Fink, el empresario y financiero estadounidense, presidente y consejero delegado de BlackRock, la empresa de gestión de activos más grande del mundo.

«El mundo necesita su liderazgo», les dice Fink a los líderes corporativos:

«La sociedad, angustiada por los cambios económicos fundamentales y el fracaso de los Gobiernos a la hora de ofrecer soluciones duraderas, está recurriendo de forma creciente a las empresas, tanto de la esfera pública como privada, para abordar los acuciantes problemas que adolecen la sociedad y la economía y que abarcan desde la protección del medio ambiente hasta la jubilación, pasando por la desigualdad racial y de género, entre otras cuestiones. Estas presiones sociales sobre las empresas, impulsadas en parte por las redes sociales, se están intensificando con mayor celeridad y su alcance es mayor que nunca.»

La carta explica que el propósito es una prioridad para las nuevas generaciones

«Las compañías que logren llevar a cabo su propósito y cumplir con sus responsabilidades para con sus partes interesadas logran cosechar beneficios a largo plazo. Aquellas que las ignoran terminan naufragando. Esta dinámica resulta cada vez más evidente en un momento en que la sociedad impone a las empresas unos estándares más exigentes y seguirá acelerándose a medida que los millennials —que actualmente representan el 35% de los trabajadores— expresen sus nuevas expectativas en relación con las empresas en las que trabajan, compran e invierten.»

IFM un caso de análisis sobre RSE y reputación - millennials orgullossos de trabajar en las empresas

Fink defiende la idea de que los beneficios y el propósito pueden coincidir:

«El propósito no es un mero eslogan o una campaña de marketing, sino que constituye una razón de ser fundamental de las empresas: lo que hacen cada día para generar valor para sus partes interesadas. El propósito no persigue únicamente generar beneficios, sino que es la fuerza motriz para lograrlos.

Los beneficios no son, en ningún caso, incompatibles con el propósito: de hecho, los beneficios y el propósito van de la mano de forma indisoluble. Los beneficios son fundamentales si una empresa quiere prestar sus servicios de manera efectiva a todas sus partes interesadas a lo largo del tiempo; no solo a los accionistas, sino también a sus empleados, a sus clientes y a la sociedad. Del mismo modo, cuando una empresa es realmente consciente de su propósito y así lo expresa, opera con el enfoque y la disciplina estratégica capaces de impulsar la rentabilidad a largo plazo. El propósito aúna a los equipos directivos, los empleados y las comunidades. Impulsa el comportamiento ético y posibilita un aspecto esencial: la identificación de actividades contrarias a los intereses de las partes involucradas. El propósito fomenta la cultura, proporciona un marco para la toma de decisiones coherente y, en última instancia, contribuye a apuntalar las rentabilidades financieras a largo plazo para los accionistas de su empresa.»

La carta termina con este párrafo:

«Mi visión sobre el futuro del mundo y sobre las perspectivas para los inversores y empresas que adoptan un enfoque a largo plazo sigue siendo optimista. Nuestros clientes dependen de este enfoque paciente de cara a la consecución de sus objetivos financieros más importantes. Y, al mismo tiempo, el mundo depende de ustedes para integrar y fomentar un enfoque largoplacista en la esfera corporativa.»

En un momento de enorme disrupción política y económica, su liderazgo es indispensable.

¿Cuál es tu opinión sobre IFM y este análisis sobre RSE y reputación? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact