Te contamos una hermosa historia de sustentabilidad.

Dinamarca tenía uno de los sistemas de generación de electricidad con mayor consumo de carbono en Europa y en el mundo.

La compañía en gran parte responsable de la nube negra literal sobre Dinamarca, Dong Energy, estaba controlada por el Estado. Pero ahora es una historia de sustentabilidad.

Dong, una historia de sustentabilidad

Dong, que significa Danish Oil and Natural Gas (Petróleo danés y gas natural), emitió un tercio de las emisiones de dióxido de carbono del país. Algo estaba realmente podrido en el estado de Dinamarca pero de todas maneras logró convertirse en historia de sustentabilidad.

En 2009, Dong lanzó una campaña para reinventarse completamente como una compañía de energía renovable de arriba a abajo con el nuevo nombre Ørsted.

Según Jakob Askou Bøss, vicepresidente senior de estrategia corporativa de Ørsted, como se le conoce a Dong desde su cambio de nombre en 2017, Dong formuló la visión 85/15.

“En ese momento, el 85% de nuestra producción de energía y calor era negro y el 15% era verde. Nuestro CEO, Anders Eldrup, dijo que dentro de una generación, Dong cambiaría esa proporción, de modo que el 85% sería verde y el 15% negro», dijo.

Para 2018, la producción de energía verde de Ørsted era del 75% de la producción total y la compañía había reducido su intensidad de emisiones de CO2 por kilovatio hora en un 72%.

Para el año 2025, dos años después del cierre de la última planta de carbón de Ørsted, la energía verde representará el 99% de la producción de la empresa, mientras que la intensidad de las emisiones de CO2 caerá en un 98% del nivel de 2009.

Eso suena a una historia de sustentabilidad, ¿no?

La transformación no terminó ahí. En 2009, Ørsted fue en gran parte una empresa nacional danesa.

Hoy en día, es el líder en energía eólica marina, con el control del 30% del mercado global.

Ørsted tiene más de dos docenas de granjas en alta mar en Dinamarca, Gran Bretaña, Alemania, Países Bajos y Taiwán, y tiene varias en desarrollo en la costa este de los Estados Unidos.

Para el 2025, la compañía dice que generará suficiente energía verde para abastecer a 30 millones de personas, en comparación con los 12 millones actuales.

La transformación rentable ha impulsado el valor en el mercado de acciones de la compañía de aproximadamente 30 mil millones de dólares, convirtiéndose en una de las compañías de energía más valiosas de Europa y una historia de sustentabilidad.

Hace poco, Corporate Knights nombró a Ørsted como la compañía de energía «más sostenible» del mundo o con otras palabras una historia de sustentabilidad y los cambios de la compañía han ganado admiradores en todo el mundo.

Políticos y ejecutivos de la energía de Estados Unidos, Japón, China, Francia, Polonia, India y Taiwán visitaron la sede de Ørsted, al norte del centro de Copenhague, para conocer cómo un infame contaminador se convirtió en un líder mundial de energía verde e historia de sustentabilidad.

«La transformación de Ørsted fue realmente impresionante», dijo Torben Möger Pedersen, CEO de PensionDanmark, el gran fondo de pensiones del mercado laboral que se ha convertido en uno de los inversores más agresivos del mundo en proyectos eólicos marinos.

«Tomaron la decisión correcta de convertirse en una compañía de energía eólica».

La revisión corporativa no fue tan fácil como parecía. En 2012, justo cuando Dong gastaba fortunas en energía renovable, tuvo una crisis financiera.

Dong tenía una excelente reputación como el constructor de las plantas de carbón más eficientes del mundo, y la energía renovable por sí sola no podía satisfacer las demandas energéticas de Dinamarca.

Pero Eldrup, su sucesor, Henrik Poulsen, y Bøss, quienes se unieron a la compañía en 2004 y han sido instrumentales en el cambio radical de dirección de Dong, estaban convencidos de que la compañía podría ser una historia de sustentabilidad.

Historia de sustentabilidad, la transformación de Dong en Ørsted

La transformación de Dong en Ørsted es visible para cualquiera que viva en Copenhague.

No solo es más limpio el cielo sobre la ciudad capital, sino que los símbolos de la era Dong están recibiendo una nueva versión.

Dong fue fundada en 1972 como una empresa estatal de energía llamada Dansk Naturgas.

Historia de sustentabilidad, la transformación de Dong en Ørsted

Su misión era encontrar petróleo y gas en el sector danés del Mar del Norte, cuya riqueza pronto pondría a Gran Bretaña y Noruega en el mapa mundial de la energía (la compañía pasó a llamarse Dong unos años más tarde).

En ese momento, el suministro de energía danés se basaba casi exclusivamente en el petróleo (en ese entonces no existía la generación eólica marina), la gran mayoría de los cuales se importaba de Arabia Saudita.

Los propietarios de Dong esperaban que la producción de la empresa en el Mar del Norte redujera la dependencia de Dinamarca en el petróleo saudí.

Más tarde, la compañía desarrollaría una red de transmisión de energía doméstica.

«Todo el tema del cambio climático estaba en la agenda», dijo Bøss.

“Al Gore había publicado su Inconvenient Truth (Verdad incómoda) que tuvo un gran impacto, y la UE lanzó los objetivos de 2020 y reducción de CO2. Al mismo tiempo, nos encontramos con resistencia en los debates locales. Recuerdo haber hablado con nuestro CEO en ese momento. Dijo que podemos invertir en parques eólicos marinos, que tendrán un futuro brillante y es la forma en que la sociedad está avanzando, o podemos invertir en esta central eléctrica a base de carbón que no es, en lo fundamental, lo correcto. Estaríamos quemando carbón durante 40 a 50 años cuando deberíamos convertirlo a verde».

Según Eldrup, tenían que crear un sistema de energía completamente diferente, donde la mayor parte de la energía del mundo proviene de las infinitas cantidades de fuentes de energía naturales, como el viento y el sol.

Al mismo tiempo, hizo hincapié en que la transformación no sería rápida: el carbón duraría algún tiempo a medida que aumentaran las demandas de energía confiable y barata.

  «Dinamarca puede estar muy orgullosa de lo que se hizo en Dong», dijo Schur. «Pasó de no tener energía renovable a ser una de las compañías de energía renovable más grandes del mundo».

Acerca del autor

Daniela Lazovska