El avance cuando se trata de la economía circular va muy lento. ¡Toma nota!

El aumento de la transparencia cuando se trata de los impactos ambientales de la contaminación plástica ha impulsado la creciente presión de los consumidores para reducir los desechos de plástico e implementar una mayor circularidad.

Pero el avance de las compañías a la economía circular es bien lento.

La cadena de valor plástica de hoy es fundamentalmente lineal, con el 95% del valor del material de los envases de plástico 80-120 billones de dólares se pierden anualmente después de un solo uso de plástico.

La producción mundial de plásticos ha aumentado exponencialmente, de 2.3 millones de toneladas en 1950, a 162 millones en 1993 y 448 millones en 2015.

Sin embargo, en la actualidad, los consumidores se están alejando de los envases de un solo uso y tienen el potencial de interrumpir los modelos de negocios.

Los reguladores han respondido a la presión de los consumidores mediante la proliferación de regulaciones de empaque y economía circular que afectarán a las empresas de bienes de consumo que no actúen.

Estas medidas generalmente han tomado la forma de impuestos o prohibiciones sobre productos específicos, como microperlas y bolsas de plástico, pero existe un creciente interés por extender su alcance a otros artículos y para incentivar consideraciones más amplias de economía circular.

Aunque no hay tantos resultados cuando se trata del avance de las compañías a la economía circular.

Ejemplos del avance de las compañías a la economía circular

Algunas de las principales compañías de bienes de consumo han comenzado a invertir en este tipo de innovación, pero generalmente a pequeña escala o a través de pilotos experimentales.

Eso solo confirma el poco avance de las compañías a la economía circular.

Avance de las compañías a la economía circular: caso Unilever

Unilever, por ejemplo, se asoció en el desarrollo de un proceso químico innovador llamado CreaSolv, que dice que permitirá el reciclaje de alta calidad de los desechos de bolsitas de plástico.

El desperdicio de la bolsita es muy difícil de reciclar y es particularmente frecuente en las economías emergentes, que tienden a tener una infraestructura de reciclaje menos sofisticada, por lo que esta innovación podría ser altamente impactante si resulta exitosa.

Avance de las compañías a la economía circular: caso Henkel

La empresa alemana Henkel ha desarrollado un proceso innovador basado en solventes, llamado Newcycling, que permite la recuperación de materiales de alta calidad de grado limpio de complejos paquetes de múltiples capas.

El reciclado granulado proporciona propiedades similares a las de los plásticos vírgenes comparables.

El alcance y el nivel de desarrollo de la recolección de residuos y la infraestructura de reciclaje varía mucho entre regiones y países.

Aunque la mayor parte de los residuos plásticos mundiales se generan en Europa y América del Norte, la fabricación de piezas de plástico se ha trasladado a Asia en las últimas décadas.

La infraestructura de reciclaje doméstico en estos países, sin embargo, sigue con avance lento.

Avance de las compañías a la economía circular: caso Danone

Danone ha realizado un ejercicio de mapeo para determinar cuál de los mercados en los que vende tiene las tasas de reciclaje más bajas.

Luego, ha diseñado programas locales, que a menudo trabajan con gobiernos a nivel municipal, para mejorar las tasas de reciclaje en estas áreas.

Uno se enfoca en los recicladores humanos, que son un enlace crítico para apoyar el flujo de reciclaje en países que carecen de sistemas formales de gestión de desechos.

En Argentina, Brasil, México, Indonesia y Ghana, el Fondo del Ecosistema Danone está ayudando a la creación y el desarrollo de cooperativas de trabajadores que pueden supervisar el proceso de recolección, clasificación y venta de plásticos directamente a las plantas de reciclaje.

Avance de las compañías a la economía circular: caso AB InBev

La cervecera AB InBev está realizando un trabajo similar para respaldar los sistemas de reciclaje locales.

  • En Brasil, está trabajando en logística inversa para recolectar y transportar más vidrio reciclado.
  • En los Estados Unidos, la mayor cervecera del mundo invirtió en infraestructura para limpiar y triturar vidrio.
  • En México, se asoció con una ONG local para ayudar a recolectar vidrios rotos y ha invertido en un nuevo procesador de vidrio en una de sus plantas.

Avance de las compañías a la economía circular: caso Heineken

Cuando se trata del avance de las compañías a la economía circular, Heineken ha puesto a prueba un esquema de botellas retornables, mientras que su marca Tiger ha establecido un bar de pop en Singapur, que ofrece a los consumidores bebidas de cortesía a cambio de una botella de vidrio devuelta.

Aunque se está desarrollando rápidamente, el mercado de plásticos reciclados es aún pequeño.

Esto se debe en parte a la falta de demanda de plásticos reciclados, lo que inhibe la inversión en actividades de recuperación de materiales.

Avance de las compañías a la economía circular: caso L’Oréal

Varias empresas de bienes de consumo están invirtiendo activamente en aumentar el contenido reciclado en sus envases, aumentando la demanda de materiales reciclados.

En 2017, L’Oréal reemplazó los materiales vírgenes con 7,294 toneladas de materiales reciclados, y varias de sus marcas como Kiehl, Pureology, Biolage y Redken también lanzaron productos con envases 100% reciclados.

Avance de las compañías a la economía circular: caso Evian

La marca Evian de Danone también está trabajando para conseguir una botella de plástico 100% reciclada, mientras colabora en el desarrollo de una nueva tecnología que permite que el PET se recicle una y otra vez sin sufrir ninguna pérdida de calidad.

Danone, Coca-Cola, Unilever y Procter & Gamble, también han establecido objetivos específicos para aumentar el porcentaje de contenido reciclado en sus envases.

Estos objetivos proporcionan señales de que la demanda de materiales reciclados es probable que aumente en el futuro, lo que puede permitir avance de las compañías a la economía circular.

Varias marcas están empezando a invertir en programas de educación del consumidor y cambio de comportamiento para fomentar el reciclaje.

Coca-Cola lanzó recientemente un nuevo programa de legado comunitario, Zero Waste Cities, que apunta a acelerar el cambio de comportamiento requerido para hacer que la economía circular y el reciclaje formen parte de los corazones, las mentes y las rutinas cotidianas de las personas.

A través de su asociación con Keep America Beautiful, Coca-Cola también está ayudando a educar a los estadounidenses sobre lo que pueden reciclar en sus programas de reciclaje locales.

Otro ejemplo es Nestlé Waters China, con el lanzamiento de PETBottle Recycling Action, una campaña a nivel nacional para aumentar la conciencia de los consumidores sobre el reciclaje de botellas de PET y animarlas a desempeñar su papel.

Para lograr avance de las compañías a la economía circular, las empresas deberán ampliar sus esfuerzos y colaborar en toda la cadena de valor.

Acerca del autor

Daniela Lazovska