Ambiental Noticias

Hielo Ártico en niveles mínimos ya

Hielo Ártico en niveles mínimos ya
Escrito por ExpokNews

La cobertura de hielo marino ha disminuido a la mitad como resultado del aumento de dióxido de carbono debido a las actividades humanas.

Septiembre marca el final de la temporada de deshielo del verano y el mínimo de hielo marino del Ártico, cuando sobre el océano del hemisferio norte alcanza su menor extensión del año.

De acuerdo con The Conversation, para los capitanes de barco que esperan navegar por el Ártico, esta suele ser su mejor oportunidad para hacerlo, especialmente en los últimos años. La cobertura de hielo marino allí ha disminuido aproximadamente a la mitad desde la década de 1980 como resultado directo del aumento de dióxido de carbono debido a las actividades humanas.

Los científicos de la NASA analizan las causas y las consecuencias de este cambio. En 2021, la capa de hielo marino del Ártico alcanzó su extensión mínima el 16 de septiembre. Aunque no fue un mínimo histórico, un vistazo a la temporada de deshielo ofrece algunas ideas sobre su implacable declive ante el cambio climático.

El Ártico se calienta

En los últimos años, los niveles de hielo marino del Ártico han sido los más bajos desde al menos 1850 para la media anual y en al menos 1,000 años para el final del verano, según la última evaluación climática del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU. El IPCC concluyó que “es probable que el Ártico esté prácticamente sin hielo marino en septiembre al menos una vez antes de 2050”.

A medida que el hielo brillante del Ártico es sustituido por una superficie oceánica abierta más oscura, se refleja menos radiación solar hacia el espacio, lo que provoca un calentamiento adicional y la pérdida de hielo. Este bucle de retroalimentación del albedo es sólo una de las varias razones por las que el Ártico se está calentando unas tres veces más rápido que el planeta en su conjunto.

¿Qué pasó con el hielo marino en 2021?

El escenario para el mínimo de hielo marino de este año se estableció el pasado invierno. El Ártico experimentó un sistema anómalo de altas presiones y fuertes vientos en el sentido de las agujas del reloj, lo que hizo que el hielo más grueso y antiguo del Ártico Central se adentrara en el mar de Beaufort, al norte de Alaska.

El deshielo estival comenzó en serio en mayo, un mes en el que también entraron múltiples ciclones en el Ártico. Esto aumentó la deriva del hielo pero también mantuvo las temperaturas relativamente bajas, limitando la cantidad de deshielo.

Hielo Ártico en niveles mínimos ya

La extensión y el ritmo del deshielo aumentaron significativamente en junio, mes en el que predominó un sistema de bajas presiones y en el que las temperaturas fueron algunos grados superiores a la media.

A principios de julio, las condiciones se acercaban mucho al mínimo histórico establecido en 2012, pero el ritmo de descenso disminuyó considerablemente durante la segunda mitad del mes.

Los ciclones que entraron en el Ártico desde Siberia generaron vientos y derivas de hielo en sentido contrario a las agujas del reloj. Este patrón de circulación suele reducir la cantidad de hielo marino que sale del Ártico a través del estrecho de Fram, al este de Groenlandia. Es probable que esto haya contribuido a las bajas condiciones de hielo marino de verano observadas en el Mar de Groenlandia.

Dicho patrón de circulación del hielo también aumentó la exportación de hielo fuera del Mar de Laptev, frente a Siberia, ayudando a crear un nuevo récord de área de hielo a principios del verano en esa región. El sistema de bajas presiones también aumentó la nubosidad sobre el Ártico. Las nubes suelen bloquear la radiación solar entrante, reduciendo el derretimiento del hielo marino, pero también pueden atrapar el calor que se pierde en la superficie, por lo que su impacto en el derretimiento puede ser mixto.

En agosto, la disminución del hielo marino se ralentizó considerablemente, con condiciones cálidas a lo largo de la costa siberiana, pero con temperaturas más frías al norte de Alaska. La Ruta Marítima Septentrional —que Rusia ha estado promoviendo como ruta marítima mundial a medida que el planeta se calienta— quedó bloqueada por el hielo por primera vez desde 2008, aunque los tránsitos con apoyo de rompehielos seguían siendo muy posibles.

En esta fase de la temporada de deshielo, el paquete de hielo marino está en su punto más débil y es muy sensible a las condiciones meteorológicas de un día o una semana determinados. Los cambios sutiles pueden tener un gran impacto. Los fenómenos meteorológicos extraños de finales de verano se han relacionado con los años de mínimos históricos de hielo marino de 2007 y 2012. El “Gran Ciclón Ártico de 2012” es un ejemplo interesante.

Hay un debate en curso sobre el efecto que tienen. Sin embargo, los científicos están de acuerdo en que las tormentas específicas pueden no haber desempeñado un papel tan importante en la consecución de los mínimos históricos de esos años – las cosas nunca son tan sencillas cuando se trata de clima y hielo marino.

El hielo marino del Ártico alcanzó su extensión mínima de 2021 el 16 de septiembre, con 4.72 millones de kilómetros cuadrados (1.82 millones de millas cuadradas), la duodécima más baja registrada.

Hielo Ártico en niveles mínimos ya

Así, la temporada de deshielo de 2021 fue, a pesar de todas las paradas y arranques, bastante típica para nuestro nuevo Ártico, con el mínimo de septiembre terminando ligeramente más alto de lo que habríamos esperado por la tendencia a la baja a largo plazo. Pero en otros meses y regiones del Ártico se establecieron nuevos mínimos históricos.

A medida que las horas de luz solar disminuyan en las próximas semanas y las temperaturas bajen, el hielo marino del Ártico empezará a congelarse de nuevo. La capa de hielo se engrosará y expandirá a medida que las temperaturas de la superficie del océano circundante desciendan hacia el punto de congelación, liberando gran parte del calor absorbido y almacenado durante el verano.

Esta recongelación ha comenzado más tarde en los últimos años, desplazándose hacia octubre e incluso noviembre. Cuanto más calor gane el océano durante el verano, más calor deberá perderse antes de que pueda volver a formarse el hielo. Por ello, algunas de las mayores señales de calentamiento se observan en otoño, a pesar de toda la atención que se presta a las pérdidas de hielo en verano.

Hielo Ártico en niveles mínimos: hay mucho que desconocemos

Para las personas que viven y trabajan en el Ártico superior, lo que realmente importa es conocer las condiciones locales del hielo en un día o una semana determinados. Y predecir el hielo marino del Ártico a estas escalas más locales es aún más difícil.

Como se demostró en 2021, el hielo marino es muy dinámico: se mueve y se derrite en respuesta a los patrones meteorológicos del día. Piense en lo difícil que es para los meteorólogos predecir el tiempo en el lugar donde vive, con un buen conocimiento de los sistemas meteorológicos y muchas observaciones disponibles, en comparación con el Ártico, donde existen pocas observaciones directas.

Los fenómenos meteorológicos también pueden desencadenar bucles de retroalimentación locales. Por ejemplo, una ola de calor puede provocar el derretimiento del hielo y un mayor calentamiento. Los vientos y las corrientes oceánicas también rompen y esparcen el hielo por el océano, donde puede ser más propenso a fundirse.

Los científicos que estudian el hielo marino trabajan intensamente para comprender estos procesos y mejorar nuestros modelos de predicción.

Una parte clave que falta en el rompecabezas para entender la pérdida de hielo marino es el grosor del hielo.

El grosor por el área es igual al volumen. Al igual que el área, se cree que el grosor del hielo marino se ha reducido a la mitad desde la década de 1980, lo que significa que la capa de hielo del Ártico actual es sólo una cuarta parte del volumen que tenía hace unas décadas. Para quienes esperan navegar por el Océano Ártico, es crucial conocer el grosor del hielo que puedan encontrar.

El grosor del hielo marino es mucho más difícil de medir de forma consistente desde el espacio. Sin embargo, las nuevas tecnologías, como el ICESat-2, están proporcionando avances clave.

A pesar de toda esta incertidumbre, parece bastante probable que las condiciones árticas sin hielo en verano no estén demasiado lejos. La buena noticia es que el camino a seguir depende en gran medida de las emisiones futuras, y todavía no hay pruebas de que el planeta haya superado un punto de inflexión en la pérdida de hielo marino, lo que significa que los seres humanos todavía están en el asiento del conductor.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario