La comunidad internacional reprobó la política ambiental de México, ¡entérate!

El Golfo de California es el único hábitat en donde se encuentra la especie endémica de México: la vaquita marina, un mamífero marino en peligro de extinción.

Para su protección, el gobierno hace unos años ofreció a los pescadores un apoyo para evitar su pesca dentro de este lugar y así, conservar a la especie y economía de quienes la pescan. E incluso, el empresario Carlos Slim, el entonces presidente Enrique Peña Nieto y el actor Leonardo DiCaprio, se reunieron para llegar a un acuerdo y evitar la pesca ilegal y el uso de redes agalleras que representan una amenaza para la marsopa más pequeña del mundo.

Crece refugio de conservación de la vaquita marina
Crece refugio de conservación de la vaquita marina

El acuerdo era prohibir la pesca nocturna en el Alto Golfo de California y en la Reserva de la Vaquita, así como implementar y restringir puntos de entrada y salida para la pesca en toda la región a través de inspectores certificados. Sin embargo, este convenio no ha funcionado. Cada vez hay menos ejemplares.

Por esta razón, la comunidad internacional ha reprobado la política ambiental que ha implementado México para el rescate de la vaquita marina y el combate al tráfico ilegal del pez totoaba.

Hábitat de la vaquita marina, Patrimonio Mundial en Peligro: UNESCO

El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO incluyó en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro a las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California de México, debido a que la población de vaquitas marina se ha reducido.

Nuevo plan por la vaquita marina no contempla a pescadores;

La declaratoria fue avalada por los 21 países miembros, sin mayor oposición de México, que a diferencia de las otras dos ocasiones cuando se intentó hacer la designación en 2017 y 2018, realizó un intenso cabildeo entre las naciones para posponer la decisión y lograr ganar más tiempo.

Para la reunión, México solo envió al representante permanente ante la UNESCO, Federico Salas y un funcionario menor de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), con la notable ausencia del titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo y el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Roberto Aviña Carlín.

Esto podría confirmar que la administración de nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ni si quiera tiene el interés suficiente por el cuidado de esta especie. Anteriormente esto ya lo ha demostrado con el cambio climático, puesto que él le sigue apostando a las energías no renovables e impulsa el uso del carbón.

Las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California fueron inscritas en la lista del Patrimonio Mundial en 2005 por su excepcional diversidad biológica marina.

El sitio compuesto por 244 islas, islotes y áreas costeras ubicadas en el noreste de México, cuenta con el 39 por ciento de las especies de mamíferos marinos y un tercio de las especies de cetáceos del mundo. 

Después de dos misiones recientes y un monitoreo regular, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO concluyeron que la amenaza de la pesca ilegal en la vida marina del Golfo de California justificaba la inclusión del sitio en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro.

Es hora de que México volteé a ver esta situación y haga algo por salvar a la vaquita marina, ya que hasta hace un año, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) estimó que quedaban 10 ejemplares, antes de la temporada de pesca.

Patrimonio Mundial en Peligro

El cambio de categoría del hábitat de la vaquita marina de “Patrimonio Mundial” a “Patrimonio Mundial en Peligro” fue solicitado desde 2015 por el Centro para la Diversidad Biológica y el Instituto de Bienestar Animal, con el fin de llamar la atención de la comunidad internacional sobre los nulos resultados de las acciones emprendidas por México para salvar de la extinción al mamífero marino en mayor peligro del mundo.

La decisión de la UNESCO es un paso crucial para salvar a las últimas vaquitas de las redes utilizadas para la captura de la Totoaba y según Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, la «comunidad internacional acaba de mandar un mensaje claro para que México actúe mejor, pero la decisión también abre oportunidades para el financiamiento de un programa de conservación para evitar la extinción de la vaquita. El gobierno mexicano tendrá nuevos incentivos y nuevos recursos para detener la pesca ilegal que está acabando con la vaquita”.

Por su parte, la activista y consultora de fauna marina para el Instituto de Bienestar Animal, Kate O’Connell, «la decisión de la Comité del Patrimonio Mundial es un llamado urgente a la acción de México para recibir asistencia, incluso financiera, de los gobiernos de todo el mundo y evitar que la vaquita se convierta en otro ejemplo de la extinción causada por los humanos”.

Según la activista, todavía no es tarde para salvar a la vaquita pero es necesario que México actúe con decisión para detener la pesca ilegal.

Así que aunque todos querramos hacer algo por la vaquita marina, es necesario que el gobierno de AMLO tome responsabilidad y haga algo para favorecer el hábitat y la vida de la vaquita marina.

Esperemos que el gobierno tome pronta acción y actúe a favor de esta especie endémica de México.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.