RSE

Fracasa la responsabilidad corporativa en el desastre del Golfo

El último informe oficial acerca de la explosión, en abril de 2010, de la plataforma Deepwater Horizon fue presentado el 16 de septiembre. Y sin embargo, la pregunta sigue siendo la misma: ¿Qué responsabilidad tuvieron las juntas directivas y los altos ejecutivos en la catástrofe del Golfo? Es posible que nunca lo sepamos. El informe no responde a esta pregunta fundamental, al igual que todos los demás informes anteriores.

Como uno de los desastres industriales más graves en la historia, la explosión del Golfo debería de ser un caso de estudio para los líderes empresariales de todo el mundo que están tratando de gestionar los riesgos en actividades peligrosas que involucran tecnologías complejas.

Poniéndolo de una manera más simple, ¿cómo pudieron los directivos, CEOs, y gerentes de las empresas involucradas –BP (propietario del Pozo Macondo), Transocean (dueño de la plataforma), Haliburton (servicios de construcción), Cameron (fabricante de los dispositivos antierupción)– y otros subcontratistas omitir el establecer una gestión de seguridad, procesos de seguridad y una cultura de seguridad que pudieron haber prevenido el accidente o que hubieran llevado a una respuesta más efectiva a la crisis.

Ya que una mejor gestión de los riesgos en el futuro modifica el comportamiento de las empresas –no sólo las regulaciones– y porque la gestión de riesgos va a ser motivada desde la parte más alta de las empresas, la respuesta a esta pregunta acerca de la responsabilidad de los líderes y la rendición de cuentas por la cultura y acciones organizacionales son de crítica importancia. Estas preguntas acerca de los líderes son de especial importancia en el caso de BP y Transocean porque ambas empresas tuvieron importantes fallas de seguridad antes de Deepwater Horizon, lo que pudo haber provocado que sus juntas directivas y CEOs reconsiderarán la seguridad y tomaran medidas correctivas –medidas que fallaron en el Golfo y que otros líderes en otras empresas necesitan entender.

Sin embargo, este último informe del desastre –del Consejo de Administración de Energía Oceánica de los Estados Unidos del Departamento de Interior– se centra intensa y restringidamente en los asuntos técnicos, en las infracciones a los reglamentos, en el diseño del pozo, la cementación del pozo, el escape de hidrocarburos, las fallas de detección y desvío de materiales inflamables de la plataforma y las causas inmediatas de la explosión. No habla de asuntos de liderazgo, gerencia y responsabilidad más allá de los eventos inmediatos en la plataforma, y de los gerentes operacionales de nivel medio.

De hecho, todos los informes acerca de Deepwater Horizon durante los últimos 12 meses han tenido el mismo alcance restrictivo al evaluar las causas inmediatas de la explosión o la respuesta inmediata y las acciones de recuperación. Éstas incluyen análisis de: La Academia Nacional de Ingeniería, La Guardia Costera de Estados Unidos, la Comisión Nacional sobre Deepwater Horizon, el Informe del Consejero en Jefe de la Comisión Nacional, y las propias evaluaciones extensivas (y a beneficio propio) de BP y Transocean.

Pero ninguno de los informes responde a las preguntas fundamentales –mucho menos desarrollan la información y el análisis– acerca de cómo la explosión del golfo fue provocada por asuntos más importantes de estructura, política y comportamiento empresarial. Ninguno se preguntaba cuál fue el papel de los líderes empresariales en las profundas cuestiones de promulgar, dotar de recursos, implementar y monitorear una gestión de riesgos y procesos de seguridad apropiados e integrales. Ninguno se preguntaba cuál fue el papel de los líderes empresariales en definir y crear una cultura de seguridad apropiada y sólida. Ninguno examina a detalle cómo las organizaciones locales en la plataforma encajan en las organizaciones complejas globales. Ninguno hizo comparaciones detalladas con compañías de la industria para evaluar si este era un problema sistémico de la industria o un comportamiento aberrante por parte de estas empresas aisladas. Por ende, ninguno proporciona una perspectiva acerca de cómo los líderes empresariales, no sólo los líderes en la plataforma, fueron responsables y deben rendir cuentas por este evento catastrófico…

…Debido a los inevitables convenios de litigación con el gobierno, particulares o entre BP y sus contratistas es poco probable que se produzcan documentos esclarecedores en las cortes. Por ejemplo, la revisión en curso del Departamento de Justicia se centra, evidentemente, en la probable responsabilidad legal, no en cuestiones más generales de responsabilidad organizacional. Y los futuros libros o artículos pueden vérselas negras para llegar a los niveles más altos de liderazgo empresarial. Entonces, las evidentes limitantes del último informe oficial recalcan las restrictivas deficiencias de todas las investigaciones de Deepwater Horizon. Las lecciones de la catástrofe en el Golfo, en cuanto a las fallas de los líderes empresariales para manejar los riesgos tecnológicos complejos, nunca serán detalladas, discutidas o debatidas en público. Y, si no se hacen públicas, esas lecciones no podrán serán aprendidas.

Ben Heineman es investigador del Centro para la Ciencia y Asuntos Internacionales de Belfer en la Harvard Kennedy School e investigador de los Programas en Governanza Empresarial y la Profesión en Derecho de la Escuela de Leyes de Harvard. Fue Vicepresidente Senior de Derecho y Asuntos Públicos de GE. Es autor de “High Performance with High Integrity” (Máximo Desempeño, Máxima Integridad) (Harvard Business Press 2008). Escribe y da conferencias acerca de globalización, responsabilidad social empresarial, el movimiento anti-corrupción, ética empresarial, servicios profesionales y políticas públicas.

Fuente: Powerandpolicy.com
Por: Ben W. Heineman, Jr. (Investigador del Centro para las Ciencias y Asuntos Internacionales Belfer)
*(Una versión más larga de esta columna, apareció en el blog Harvard Business Review, el 22 de Septiembre de 2011)
Publicada: 23 de septiembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario