Academia RSI

Filipinas obtiene energía con sal y agua

En algunas comunidades, tener luz cuando el sol se oculta puede ser un lujo.

Foto: Reforma.com

Foto: Reforma.com

Disponer de luz artificial es algo que muchos damos por sentado y en lo que sólo pensamos cuando se produce un apagón.

En las más de 7 mil islas que conforman Filipinas, la iluminación artificial escasea habitualmente, mientras que el agua salada del mar es abundante. Con esos dos conceptos en mente, Aisa Mijeno, de la Universidad de De La Salle, ha creado un invento revolucionario: una lámpara que usa agua y sal como combustible.

La lámpara SALt (“Sustainable Alternative Lighting”, Iluminación Sostenible Alternativa en inglés) tan sólo requiere de un vaso de agua y dos cucharadas de sal para funcionar durante ocho horas. Su creadora combinó sus conocimientos de ingeniería con su motivación como miembro de Greenpeace Filipinas para diseñar una fuente de luz que ilumine los hogares de las comunidades menos privilegiadas del enorme archipiélago.

El invento, que siendo usado diariamente aguanta entre seis meses y un año, promete revolucionar los locales y domicilios filipinos, muchos de los cuales dependen en su totalidad de lámparas de queroseno o velas por la carencia de una fuente eléctrica, con el consecuente riesgo de incendio.

La ciencia detrás de la lámpara SALt es, en realidad, muy sencilla: utiliza una tecnología de celdas galvánicas, la misma que usan las baterías, pero en vez de usar electrolitos se vale del cloruro de sodio para generar la energía suficiente para iluminar los LEDs.

El hecho de que la creación pueda funcionar con agua extraída del mar, sin tratamiento adicional, hace aún más accesible el ya de por sí baratísimo combustible.

SALt es un gadget que todavía está en desarrollo, pero una versión comercial está planificada para lanzarse en el año 2016. Mijeno y el resto de su equipo repartirán 600 unidades entre diferentes tribus filipinas para medir su calidad y funcionalidad.

El modelo final, asegura su creadora, incluso se podrá usar como cargador de emergencia para el smartphone gracias a un puerto USB que incluirá.

Heredera de “Litros de luz”

El invento recuerda al proyecto “Litros de luz”, desarrollado también en Filipinas, que utiliza botellas de plástico llenas de agua y cloro.

Estas botellas son instaladas en el tejado de las viviendas, y proveen iluminación en el interior de los hogares replicando la luz solar.

En la primera etapa del proyecto, se lograron iluminar alrededor de 28 mil casas en el área metropolitana de Manila, la capital del país.

“Litros de luz” fue premiado por las Naciones Unidas en la convención de Cambio Climático en Durban, Sudáfrica, y está presente en 16 países, incluyendo Colombia.

Entre los impactos sociales logrados por la iluminación barata y sostenible destaca la reducción de la violencia intrafamiliar y el abuso sexual, que, según estudios del Instituto de bienestar familiar de Colombia (ICFB), aumentan en situaciones de oscuridad.

Sin embargo, el proyecto sólo proporciona iluminación durante las horas del día, y siempre que los rayos de sol lleguen a la botella.

Es por ello que la lámpara SALt supondría una revolución para los hogares con menos posibilidades de Filipinas, además de aquellos situados en zonas del archipiélago propensas a los desastres naturales, cuyo suministro de electricidad falla habitualmente.

Fuente: Reforma

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario