Noticias RSE

Fatiga por compasión: ¿Qué es y por qué importa tras la pandemia?

Fatiga por compasión
Escrito por ExpokNews

¿Te sientes impaciente con sus compañeros de trabajo o con las situaciones laborales de estos días? Quizá sufras de fatiga por compasión.

Piensa en los primeros días de la pandemia, cuando muchos de nosotros aún estábamos descubriendo las características de nuestro Zoom y nos sentíamos un poco conmocionados por lo que ocurría a nuestro alrededor.

Ver al gato de un compañero de trabajo saltar sobre el escritorio para investigar la laptop o escuchar a los niños bulliciosos de fondo era divertido y un poco entrañable.

Todo esto sucedía mientras muchos de nosotros luchábamos por vivir y trabajar bajo un mismo techo. Era el momento de dar un poco de gracia a la gente. La empatía y la vulnerabilidad se pregonaban como elementos esenciales de la gestión.

Sin embargo, de acuerdo con Fast Company, ahora que muchos de nosotros nos acercamos a los 18 meses de trabajo desde casa, esa “generosidad” parece estar agotándose. Llámalo reacción de empatía o fatiga de compasión, si notas que esas mismas situaciones, antes adorables, te hacen rechinar los dientes, no eres el único.

Fatiga por compasión

El informe sobre el estado de la empatía en el lugar de trabajo de 2021, elaborado por Businessolver, reveló que el 68% de los CEOs dicen que temen ser menos respetados si muestran empatía en el lugar de trabajo, lo que supone un aumento de 31 puntos respecto al informe del año anterior.

Fatiga por compasión

Y el 70% de los CEOs dicen que les resulta difícil demostrar empatía de forma consistente en su vida laboral, un aumento de 29 puntos en el mismo lapso. (Y no esperes mucha ayuda de RH: la mitad de esos profesionales están de acuerdo, un 13% más que el año anterior).

Si has notado que eres menos amable con la gente o menos paciente con sus retos, podrías estar experimentando “fatiga por compasión”, dice Katharine Manning, una abogada con más de 25 años de experiencia trabajando con víctimas de traumas, así como la autora de The Empathetic Workplace: 5 Steps to a Compassionate, Calm, and Confident Response to Trauma on the Job. “Las señales pueden ser diferentes para cada persona”, dice. Pero si ocurre, es hora de redoblar las soluciones.

Sabemos que la empatía en el trabajo es importante. Puede ayudar a los empleados a expresarse mejor y a lidiar con los factores de estrés, lo que puede conducir a una mejor productividad. La empatía en el liderazgo también fomenta la confianza. Así que, si te encuentras sintiendo menos empatía, aquí hay algunas maneras de volver a esa forma de ser más amable.

Fatiga por compasión: Qué es y por qué importa

Cómo recuperar la empatía

1. Mantén la curiosidad

Cuando empieces a notar los signos de la fatiga por compasión o sientas que te has quedado sin empatía, empieza a preguntarte por qué. “Solía ser muy paciente con esta persona, pero ahora me está molestando. ¿Por qué?”, dice la psicóloga organizacional Laura Gallaher, fundadora de la empresa de consultoría laboral Gallaher Edge.

“La franqueza genuina es el conocimiento de uno mismo y la revelación”, añade. Por tanto, llega al fondo de por qué ha cambiado tu actitud hacia ese compañero de trabajo o miembro del equipo. ¿Está luchando con sus propios retos? ¿Está agotado? ¿O hay problemas en el lugar de trabajo o de otro tipo que hay que abordar? Explorando tus propios sentimientos, puedes obtener respuestas que te lleven a soluciones, dice.

2. Identifica las necesidades y encárgate de cumplirlas

Una vez que tengas una idea de por qué te impacientas o sientes menos empatía, puedes empezar a buscar soluciones, dice la consultora laboral Katherine King, fundadora de la empresa de formación intercultural Invisible Culture.

Fatiga por compasión pandemia

¿Qué necesidades no te satisfacen? Supongamos que eres puntual por naturaleza y que ahora las reuniones empiezan con retraso de forma rutinaria porque los demás están menos pendientes de empezar a tiempo o de lidiar con las distracciones que les hacen llegar tarde, puede parecer que tu tiempo no se respeta o que impide tu capacidad para hacer las cosas.

El director tiene que hacer un esfuerzo para reorientar al grupo hacia una estructura de tiempo que honre a las personas que han sido flexibles durante el último año y medio.

Katherine King, consultora laboral.

3. Ser consciente del perfeccionismo

Esforzarse para que las interacciones en el lugar de trabajo sean las mismas que antes de la pandemia, especialmente, con los desafíos adicionales que plantean los equipos remotos o híbridos y las diferentes situaciones familiares, puede llevar a expectativas poco realistas.

“Cuanto más intentemos ser perfectos, lo más probable es que seamos menos perfectos a los ojos de los demás”, afirma King. Por ejemplo, cuando un trabajador intenta ser perfecto para su jefe o un líder para su equipo, hay más posibilidades de que se le juzgue como no perfecto, añade.

Fatiga por compasión perfección

Por tanto, se consciente de que tus factores de estrés están relacionados con el deseo de que todo sea perfecto, e intenta gestionar algunas de esas expectativas si no son realistas. Y si te cuesta hacerlo, muéstrate también compasivo.

4. Fija límites

Si has identificado comportamientos que pueden corregirse para reducir la tensión o la impaciencia que siente, encuentra una forma de comunicarlo, dice Gallagher. La empatía no es una calle de sentido único, así que si estás en un entorno laboral en el que se espera que intentes entender las necesidades de los demás, ser abierto sobre las tuyas es una forma de encontrar una solución.

Manning también recomienda reconocer tus propios límites y asegurarte de que no te excedas emocionalmente, lo que puede contribuir en gran medida a la fatiga por compasión.

Si alguien con quien trabajas está pasando por un momento muy, muy duro en lo que sea que esté pasando, reconoce que no puede arreglarlo por sí mismo.

Puedes dar apoyo, ofrecerte a escuchar e incluso sugerir herramientas o recursos. Pero no puedes mejorar la situación por ellos.

Katherine King, consultora laboral.

5. Cuidarse

Tu propio agotamiento también podría estar contribuyendo a los sentimientos de ira, frustración o impaciencia, dice Manning. Asegúrate de que te cuidas adecuadamente, incluyendo el tiempo para “reiniciar” o aliviar el estrés.

“Yo hago cinco minutos de yoga y cinco minutos de meditación cada mañana”, afirma. Dedicar tiempo a cualquier cosa que te ayude a afianzar —ejercicio, arte, meditación u oración, por nombrar algunos— puede ayudarte a mantenerte más fuerte a lo largo de la vida.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario