Debes leer... Noticias

¿Existe una criptomoneda ecológica?

criptomoneda ecologica
Escrito por ExpokNews

Con estas criptomonedas puedes invertir y disminuir al mismo tiempo la huella de carbono. ¡Conócelas!

¿Puede una criptomoneda ecológica contribuir a las finanzas sostenibles de los países? De acuerdo con estudios recientes se ha convertido en un activo de inversión ideal y un método de pago en línea. 1 de cada 10 personas ha invertido en criptomonedas… pero existen opciones sustentables para este tipo de transacción digital. Aquí te decimos.

Si bien es cierto que la criptomoneda no cuenta con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas . Es un mercado que continua creciendo. Alcanzando un valor total de mercado estimado en unos US$2 billones. Y de ahí la importancia de conocer cómo ha seguido transformándose este activo. Contemplando incluso el tema de la sustentabilidad.

Ciertamente esta moneda ha tenido un impacto negativo en en el medio ambiente. Como lo revelaron los economistas Alex de Vries y Christian Stoll, del banco central holandés y del MIT. Refiriendo que cada transacción de bitcoin genera la misma cantidad de desechos electrónicos que tirar dos iPhones a la basura.

De forma similar a otros productos financieros la criptomoneda también ha mostrado preocupación por su impacto ambiental. Esta industria reconoce la importancia de ofrecer opciones sustentables a sus inversores además de ser objeto también a las presiones gubernamentales regulatorias. ¿Cómo y cuáles han sido estos avances? …y cuál es el futuro de estás monedas en la economía sostenible? Para entenderlo es necesario hacer una pausa en sus procesos.

Minería Bitcoin

Las criptomonedas como Bitcoin se producen a través de la minería. La actividad minera consume mucha electricidad y requiere computadoras de alta potencia. Además, el proceso utiliza energía de fuentes no renovables como el carbón que produce emisiones nocivas.

Este proceso de minería de Bitcoin utiliza un mecanismo de prueba de trabajo (POw) para verificar las transacciones y asegurar toda la tecnología blockchain. La cadena de bloques de prueba de trabajo significa hacer un esfuerzo para resolver un acertijo matemático y evitar que alguien engañe al sistema. El proceso de producción se vuelve aún más intenso y complejo a medida que se extraen más Bitcoins.

Según el índice de consumo de electricidad de Bitcoin de la Universidad de Cambridge, la minería de Bitcoin consume 100 teravatios hora al año. El consumo de energía aumenta a medida que aumenta el valor de Bitcoin. Por esta razón, el proceso minero produce un gran impacto negativo en el medio ambiente.

Ante este esquema desfavorable la industria de las criptomonedas ha encontrado una nueva oportunidad de continuar en el mercado. A partir de innovar en el desarrollo y producción de una criptomoneda ecológica. Muchas de estas monedas digitales utilizan fuentes de energía renovables como la energía solar. Te presentamos algunas opciones de monedas centradas en la sostenibilidad de acuerdo al estudio de la European Business Review

6 tipos de criptomoneda ecológica

1. Cardano (ADA)

Cardano es la tercera criptomoneda más grande, lo que la convierte en una de las principales criptomonedas ecológicas. Es más escalable y ambientalmente sostenible que Bitcoin y Ethereum, las dos criptomonedas más grandes en capitalización de mercado.

La criptomoneda utiliza el algoritmo Proof of Stake (POS) para la minería, que considera la cantidad de participación que tiene el minero. Este método utiliza tan solo el 0,01% de la energía utilizada por la red Bitcoin, que se basa en POW.

Además de usarse como moneda digital, la plataforma Cardano se puede usar para desarrollar aplicaciones descentralizadas a través de contratos digitales. También está altamente protegida contra robos y ciberataques. Según el fundador de ADA, Charles Hoskinson, la criptomoneda solo usa 6 Gigavatios hora, según el fundador.

2. IOTA

Para la operación de esta criptomoneda ecológica no se requiere la participación de la minería. Los participantes solo vienen para verificar la transacción. Esta moneda criptográfica opera en dispositivos de baja tecnología que consumen un mínimo de energía. La criptomoneda utiliza el consenso probabilístico rápido para reducir el consumo de energía y, por lo tanto, impulsar la sostenibilidad energética.

Cada transacción de IOTA consume una millonésima parte de kilovatio-hora, mucho menos que los sistemas de pago financieros establecidos como MasterCard y VISA. Existen planes para actualizar el tamaño de la transacción a 1,7 bytes, lo que podría reducir aún más el consumo de energía de manera significativa. La actualización de Chrysalis reduciría el consumo de energía hasta en un 95% a millones de kWh por transacción.

3. Chia

La elaboración de esta moneda es a través de la agricultura. Para ello se emplean espacios de disco no utilizados en computadoras de escritorio y portátiles. Sin embargo, todavía queda trabajo por hacer para hacer que la criptomoneda sea totalmente respetuosa con el medio ambiente. La Chia se asocia con una escasez de discos duros y desechos electrónicos, ya que los controladores se vuelven defectuosos con mayor facilidad.

4. BitGreen

Una moneda que te incentiva a realizar acciones sustentables… como la compra de café sostenible y el uso compartido del automóvil. Los usuarios también obtienen la moneda verde Bit cuando se ofrecen como voluntarios en organizaciones ecológicas. Además, puede ganar un BITG construyendo Masternode o apostando en una billetera de escritorio.

BitGreen es una moneda virtual impulsada por la comunidad para abordar cantidades gigantescas de consumo de energía por monedas digitales insostenibles. Se basa en un algoritmo de prueba de participación que utiliza Masternodes deterministas y patentados por Segwit utilizan baja energía.

La compañía ha establecido una fundación sin fines de lucro para administrar la gestión del proyecto BitGreen. Aquí hay algo interesante. Puede comprar bienes y servicios con la moneda virtual en socios de Bit Green o comerciar en intercambios de cifrado como Crex24, Mercatox y ProBitExchange.

5. Nano

El modelo NANO de abordar la sostenibilidad medioambiental es doble. Primero, no requiere minería, impresión y acuñación, como otras criptomonedas. La plataforma de token digital utiliza un sistema de votación representativa abierta (ORV) para votar por los representantes que confirman las transacciones de blockchain en nombre de otros usuarios. El remitente y el receptor hacen el trabajo.

En segundo lugar, utiliza la tecnología block latte energéticamente eficiente en lugar de la arquitectura digital blockchain. Por lo tanto, el proceso de producción no implica una cadena de bloques lineal, lo que genera competencia y retrasos. La moneda también cuenta con características de escalabilidad y ligereza.

6. Solar Coin  

A diferencia de los métodos habituales de minería de criptomonedas, utiliza energía solar. Cada megavatio generado por el panel solar crea una moneda solar. Por lo tanto, las criptomonedas van un paso más alto para promover el uso de energía no renovable a través de la instalación y la inversión en energía solar.

La industria de las criptomonedas está creciendo sin signos de desaceleración en el corto plazo. Si bien las principales criptomonedas contribuyen a la huella de carbono, el futuro está lleno de esperanza. Los desarrolladores están introduciendo criptografía ecológica en la industria todos los días.

Las monedas digitales como Ethereum están configuradas para actualizaciones importantes que implican un cambio de prueba de trabajo al método de extracción de participación de prueba. Si bien el proceso llevará bastante tiempo, es un paso en la dirección correcta.

Además, el Crypto Climate Accord jugará un papel vital en la mejora de la sostenibilidad ambiental. Esencialmente, la iniciativa reúne a los actores de la industria de la cadena de bloques y la criptografía con el objetivo de descarbonizar mediante el desarrollo de soluciones digitales ecológicas. El acuerdo cuenta con el respaldo de 45 empresas que están desempeñando un papel fundamental para lograr cero emisiones netas. Con tan buenos comienzos, no hay duda de que el esfuerzo culminará en un entorno más verde.

El futuro de las criptomonedas es verde. Existen argumentos económicos para que esta industria migre a lo sustentable, sin embargo también hay preocupación por los órganos reguladores y la presión de los consumidores inquietos los daños al medio ambiente. Es una oportunidad para las criptomonedas ecológicas. La sostenibilidad podría reducir sus costos de operación al reducir los requisitos de energía.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario