Ambiental RSE

Esta empresa cruza tecnología 3D y sustentabilidad para crear jeans durante la pandemia

Esta empresa cruza tecnología 3D y sustentabilidad para crear jeans durante la pandemia

No hay tallas, lo cual es más inclusivo. No hay inventario, lo que disminuye los residuos y las emisiones.

Pedidos cancelados, exceso de stock, cadenas de suministro interrumpidas: la pandemia ha puesto al descubierto algunos desafíos fundamentales en la forma en que nuestra ropa es diseñada, pedida, fabricada y vendida —o tirada en vertederos, incinerada e incluso vendida en mercados secundarios—. Estos impactos se han visto agravados por la pandemia por COVID-19, pero la ineficiente e intensiva industria de la confección de ropa necesitaba un rediseño mucho antes de la pandemia.

Una compañía que trabaja para hacer las cosas de manera diferente es la empresa de San Francisco llamada unspun. Fundada en 2017, unspun es un compañía de mezclilla que se especializa en la fabricación personalizada, automatizada y bajo demanda, que diseña todo el inventario.

En lugar de entrar en una tienda llena de pantalones vaqueros con cortes y tallas establecidas, los clientes reciben un escaneo en 3D de su cuerpo —ya sea en casa, utilizando una aplicación del teléfono móvil y la cámara incorporada del mismo o presencialmente en una instalación de unspun— por el momento solo en San Francisco o Hong Kong. El escaneo se utiliza para fabricar un par de jeans personalizados en un par de semanas.

Esta empresa cruza tecnología 3D y sustentabilidad para crear jeans durante la pandemia

Sin embargo, esto no es barato. Un par de vaqueros unspun a medida te costará 200 dólares, pero como todas las tecnologías disruptivas, tiene el potencial de hacerse más accesible con el tiempo.

Aunque la tela de mezclilla puede ser cara, la calidad física y la durabilidad emocional de los productos animan a los clientes a conservar sus prendas durante más tiempo, un principio de circularidad. Además, si se tiene en cuenta el costo ambiental de la producción de la tela, se podría argumentar que es una ganga.

Lauren Phipps en GreenBiz que se reunió con la cofundadora de la empresa unspun, Beth Esponnette para hablar del papel que juega su compañía en el diseño de un mejor enfoque de la industria de la moda.

Lauren Phipps y Beth Esponnette: una conversación con enfoque

Lauren Phipps: ¿Qué problema está resolviendo unspun?

Beth Esponnette: La industria de la moda ha sido llevada al punto de la eficiencia, pero se ha quedado estancada. Hay un gran desajuste entre lo que la industria de la ropa hace y lo que la gente compra al final del día.

Especialmente ahora con COVID-19, hay un gran problema con el exceso de inventario. Los márgenes son tan importantes, y no hay mucho presupuesto para I+D, ni siquiera el 1% de los presupuestos de las empresas de confección se destina a I+D, y las grandes marcas son reacias al riesgo. Están acostumbradas a hacer las cosas de la misma manera y a mejorarlas gradualmente, pero utilizando una cadena de suministro muy aislada.

Producimos la ropa después de que alguien la haya comprado, la confeccionamos por encargo en vez de esperar a que alguien aparezca.

Phipps: ¿Qué tipo de tecnología utiliza para hacer prendas personalizadas para cada cliente?

Esponnette: Hay dos piezas principales de tecnología en las que nos hemos centrado:

  • El software que convierte los escaneos del cuerpo en patrones de ajuste perfecto.
  • El hardware que toma el hilo y comienza a construir el producto tridimensional.

Nuestro software toma la información del escáner corporal, y no solo las mediciones. Requiere toda la información de la nube de puntos del cuerpo de alguien: de 30,000 a 100,000 puntos, dependiendo de la calidad del escaneo. Lo que es genial es que no pierdes toda la información cuando tomas medidas alrededor del cuerpo de alguien.

Construimos el patrón todo digitalmente, y antes de hacer algo físico con él, volvemos y lo encajamos en nuestro avatar digital unas cuantas veces antes de que sea perfecto. Es casi como si estuviéramos haciendo múltiples ajustes con ellos, y eso nos da una gran ventaja.

Está automatizado, así que una vez escritos los datos, al programa no le cuesta nada ejecutarlo y crear un patrón. Nos hemos librado de las horas de trabajo que un sastre gastaría construyendo un patrón.

La idea es que no haya máquina de coser o trabajo manual. También estamos experimentando con el tejido en tres dimensiones y confeccionando toda la prenda a partir del hilo. Resulta muy difícil encontrar el ajuste en los productos tejidos, así que, si puedes hacer algo con las dimensiones exactas de alguien y esto es un tejido, entonces habrás resuelto ese gran problema. Empezamos con el hardware en 2017 y aún no lo hemos comercializado, pero esperamos hacerlo en los próximos seis meses.

Phipps: Usted está pidiendo mucho para que la gente cambie la forma de comprar. ¿Cómo lograr que los consumidores piensen diferente sobre la forma en que compran la ropa?

Esponnette: Estoy emocionada por la mentalidad de los consumidores. Están comenzando a relajarse y a pensar en su impacto en el mundo. El promedio es de 84 prendas compradas por año por americano; es una locura que compremos más de un producto por semana. Creo que los consumidores estarán dispuestos a gastar una mayor parte de sus ingresos en menos productos que duren más tiempo y que les entusiasmen. Estamos empezando a ver ese cambio.

Al hablar con los clientes, se comienza con el producto: ajuste, opciones, etc. Si confeccionas algo después de que lo compren, puede ser perfecto para ellos. Puede ser todo lo que quieran y personalizado para su cuerpo. Entonces la conversación a menudo se convierte en otra emoción.

No tenemos tallas, lo cual es más inclusivo. No tenemos inventario, lo que disminuye los residuos y las emisiones.

No es la razón por la que la gente entra por la puerta: Se trata de no tener que estar buscando el ajuste perfecto al comprar, y nosotros lo hacemos por la sostenibilidad y la gran misión de reducir las emisiones de carbono mundiales en un 1%, que es nuestra principal meta.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario