Entendiendo la Responsabilidad Social Grupos Vulnerables Persona, Empresa y Sociedad RSE

Entendiendo el “burnout” en la pandemia y cómo combatirlo

Primero te dijeron que un virus que causaba daños pulmonares circulaba del otro lado del mundo, poco después que ya se encontraba en México, acto seguido que debías dejar de ir a la oficina y harías home office si tenías suerte, pero si fuiste menos afortunado perdiste tu empleo; los niños y niñas no irían más a clases y tu vida se desenvolvería únicamente en tu hogar: “confinamiento absoluto, salga solo para lo necesario” afirmaban todos los medios de comunicación.

Historias terribles sobre fallecimientos, colapsos hospitalarios y contagios masivos inundaron las noticias y la vida dio un giro inesperado. Todo esto en tan solo unos meses. ¿En serio?

El cúmulo de lo sucedido fue un shock pero lo que sucedió después solo se puede describir con una palabra: el “burnout” en la pandemia. ¿Sabes lo que es y cómo combatirlo?

¿Qué es el “burnout” en la pandemia?

Nada más y nada menos que agotamiento ocupacional. Definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un un síndrome conceptualizado como resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito.

El agotamiento ocupacional ha llegado tan lejos que ya es más que un problema de los empleados, es un problema organizacional que requiere una solución organizacional. Pero… ¿cuáles son las causas?

Según Christina Maslach de la Universidad de California, Berkeley, Susan E. Jackson de Rutgers y Michael Leiter de la Universidad Deakin, el agotamiento tiene seis causas principales:

  1. Carga de trabajo insostenible.
  2. Falta de control percibida.
  3. Recompensas insuficientes por el esfuerzo.
  4. Falta de una comunidad de apoyo.
  5. Falta de equidad.
  6. Valores y habilidades no coincidentes.

¿Te sientes identificado o te recuerda lo que sientes durante esas largas juntas por medio de Zoom, la nula hora de salida o en tu inmensa jornada laboral? Te aseguramos que es probable sea el mismo sentir de millones de personas en todo el planeta, para ser más específicos: de quizá el 81% de la fuerza laboral mundial. ¿Qué remedio le estamos dando o si quiera estamos conscientes de este “burnout” en la pandemia?

Soluciones simples a problemas complejos

Los tipos de agotamientos mencionados son problemas organizacionales, sin embargo los han y los hemos subestimado e intentado solucionar con recomendaciones simples como:

  • Hacer yoga.
  • Meditar.
  • Mantenerse ejercitado.
  • Apps de ejercicio en casa.
  • Invitación a realizar actividades de ocio.

¡Pero esas son herramientas para mejorar el bienestar! Cuando se trata de prevenir el agotamiento específicamente, no serán efectivos.

Necesitamos desesperadamente intervenciones ascendentes como tácticas que las empresas pueden usar para abordar algunas de las raíces organizativas del agotamiento.

La forma de lograrlo es conocer la situación primero. Así que para hacerlo, Jennifer Moss, colaboradora de Harvard Business Review y Leiter, Maslach y David Whiteside, director de conocimientos e investigación de YMCA WorkWell; crearon una encuesta que analiza el estado de agotamiento y bienestar durante COVID-19. ¿Los resultados?

En búsqueda de dejar atrás el “burnout” en la pandemia

La investigación se basó en combinar varias escalas basadas en evidencia, incluida la Encuesta general del inventario de desgaste de Maslach (MBI-GS), una evaluación psicológica del agotamiento ocupacional, y la Encuesta de áreas de vida laboral (AWS), que evalúa las percepciones de los empleados sobre las cualidades del entorno laboral que afectan ya sea que experimenten compromiso o agotamiento.

Y con el apoyo de Harvard Business Review, recopilaron comentarios de más de 1.500 encuestados en 46 países, en varios sectores, funciones y niveles de antigüedad, en el otoño de 2020. El 77% de los encuestados trabajaba a nivel de supervisor o superior.

Los resultados fueron los siguientes:

  • El 89% de los encuestados dijo que su vida laboral estaba empeorando.
  • El 85% dijo que su bienestar había disminuido.
  • El 56% dijo que sus demandas laborales habían aumentado.
  • El 62% de las personas que tenían dificultades para administrar sus cargas de trabajo habían experimentado agotamiento “a menudo” o “extremadamente a menudo” en los tres meses anteriores.
  • El 57% de los empleados sintió que la pandemia tuvo un “gran efecto” o “dominó por completo” su trabajo.
  • El 55% de todos los encuestados no sintió que hubiera podido equilibrar su vida laboral y doméstica, y el 53% citó específicamente la educación en el hogar.
  • El 25% se sintió incapaz de mantener una conexión sólida con la familia, el 39% con los colegas y el 50% con los amigos.
  • Solo el 21% calificó su bienestar como “bueno” y solo el 2% lo calificó como “excelente”.

Las 1.500 personas de la encuesta no solo se ajustaban mucho más directamente al perfil de agotamiento que los casi 50 mil encuestados que habían tomado el MBI-GS (instrumento para medir tres constructos definicionales del burnout) antes de la pandemia, sino que también obtuvieron puntuaciones muy altas en agotamiento y cinismo, dos predictores de agotamiento, según el MBI-GS.

Estas respuestas a la encuesta dejan en claro que muchas personas están experimentando serias interrupciones en su relación con el trabajo.

No es sorprendente que la gente esté más exhausta, la gente está trabajando duro para mantener a flote su vida laboral y personal. Pero el aumento del cinismo es aún más preocupante. El cinismo refleja una falta de confianza en el mundo.

Mucha gente se siente decepcionada por la mala preparación de su gobierno para la pandemia, así como por las injusticias en el trabajo y el bienestar que la pandemia ha puesto de relieve.

Leiter, integrante del equipo que realizó el estudio.

Aunado a ello, la investigación reveló otra característica clave: la generación más afectada.

La generación más afectada es…

Como protagonistas de muchas otras situaciones actuales, los millennials también están protagonizando los más altos niveles de agotamiento. ¿A qué se debe?

  • Menos autonomía en el trabajo.
  • Menor antigüedad.
  • Mayores factores de estrés financiero.
  • Sentimientos de soledad.

Según la investigación, el último factor fue el más importante que condujo al “burnout” en la pandemia.

La pandemia ha tenido un impacto tremendo en mi bienestar; he tenido problemas de salud mental y me he topado con importantes obstáculos.

Mi salud física ha cambiado porque no puedo hacer ejercicio como solía hacerlo. Me ha afectado económicamente. Siento que mi carrera ha retrocedido una vez más.

Millennial.

Pero esto no es ninguna sorpresa, la realidad es que las circunstancias que antecedían a la pandemia no ayudaron en lo absoluto.

La crisis sanitaria: un detonante, no una causa

De acuerdo con los creadores del mencionado análisis, es preciso enfocarnos en lo que sucedió antes de la llegada de la pandemia. Y si lo hacemos con detenimiento podremos ver que las condiciones de por ejemplo, profesores, médicos y hasta colaboradores del ámbito de la tecnología realmente nunca tuvieron horarios claros ni tiempos adecuados de trabajo.

Ejemplo de esta filosofía fue lo que dijo Elon Musk en respuesta a un artículo del Wall Street Journal que describía la cultura de las largas horas de trabajo de Tesla:

Hay lugares mucho más fáciles para trabajar, pero nadie ha cambiado el mundo con 40 horas a la semana”. ¿Qué cantidad de horas se necesitan para cambiar el mundo? Aproximadamente 80.

Elon Musk, director general de Tesla Motors.

Mientras que los exempleados de Uber compartieron en 2017 que trabajar hasta la 1 o las 2 a.m. era típico en la empresa, y un artículo del New York Times de 2015 sobre Amazon describió “conferencias telefónicas maratonianas el domingo de Pascua y el Día de Acción de Gracias, críticas de los jefes por el acceso irregular a Internet durante las vacaciones y las horas que pasa trabajando en casa la mayoría de las noches o los fines de semana “.

Por lo tanto, la pandemia solo funcionó como un detonante para empeorar las cosas, pero no la causa principal del burnout, y es que no reconocimos el impacto y al contrario: nos ajustamos las cargas de trabajo.

Y si a eso le sumamos factores como el cuidado infantil, las fallas sistémicas existentes en las políticas laborales y los prejuicios sobre las mujeres, el resultado fue catastrófico:

Cuatro veces más mujeres que hombres abandonaron la fuerza laboral en septiembre, aproximadamente 865.000 mujeres en comparación con 216.000 hombres.

Las mujeres negras, latinas e indígenas están experimentando esto de manera más aguda debido a “los múltiples efectos de tener más probabilidades de perder sus trabajos, estar en la primera línea como trabajadoras esenciales y resolver sus desafíos de cuidado infantil por sí mismas”.

Center for American Progress.

Cómo vencer el burnout

Hay algunas cosas fáciles que todos podemos hacer para combatir el agotamiento, y lo más importante a nivel organizacional:

  • Sentir un propósito: Los encuestados dijeron que este sentimiento ayudó a defenderse del agotamiento en el trabajo. De hecho, los puntajes de agotamiento disminuyeron a medida que aumentaron los puntajes de propósito: el 25% de las personas que sentían un fuerte sentido de propósito en su trabajo no habían experimentado ningún agotamiento (según los autoinformes y el MBI-GS) en los tres meses anteriores.
  • Tener una carga de trabajo manejable: Este fue uno de los predictores más fuertes de un menor desgaste. Para ayudar a los empleados sobrecargados, las organizaciones deben comunicar más sobre las prioridades y sobre lo que se puede dejar en un segundo plano hasta que el tiempo lo permita (o quizás para siempre).
  • Sentir que puede hablar sobre su salud mental en el trabajo: La encuesta encontró que casi la mitad de los encuestados no creen que puedan hacer esto abiertamente, y el 65% de esas personas experimentaron agotamiento “a menudo o siempre”.
  • Tener un fuerte sentido de conexión con familiares y amigos: La encuesta destacó cuántos de nosotros nos sentimos aislados. Antes de que las oficinas se volvieran virtuales, uno de los beneficios más saludables del trabajo era que nos permitía establecer y construir amistades. Eso es mucho más difícil, si no imposible, de hacer de forma remota.

¿Te sientes identificado con el el “burnout” en la pandemia? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]