Ambiental

Energías renovables, única opción para proteger el clima

DF, México — Presenta Greenpeace el documento [R]evolución energética: perspectiva mundial de la energía renovable.

El aprovechamiento de las fuentes de energía renovables y la implementación de medidas de eficiencia energética permitirían crear una industria con un valor de 360 billones de dólares anuales y proveer de electricidad a la mitad del mundo, de acuerdo con el informe [R]evolución energética: perspectiva mundial de la energía renovable, elaborado por el Consejo Europeo para la Energía Renovable (EREC, en inglés) y Greenpeace Internacional.

El informe propone un modelo práctico para reducir emisiones de dióxido de carbono (CO2) provenientes del sector energético, con el fin de garantizar que las emisiones de gases de efecto invernadero alcancen su máximo índice antes del año 2015 y comiencen su declive a partir de esa fecha. Este objetivo puede lograrse si se asegura que las economías de países como China, India y otras naciones en desarrollo (como México) tengan acceso a la energía que necesitan para su desarrollo sin recurrir a alternativas sucias como el carbón o el petróleo.

El informe resalta oportunidades a corto plazo para tomar decisiones relativas a la infraestructura energética. Para alcanzar el punto más alto en la emisión de gases de efecto invernadero antes del 2015 y empezar una reducción dramática a partir de entonces, gobiernos, inversionistas y empresas deben actuar rápidamente. En este rubro, es posible reducir radicalmente los costos futuros del combustible hasta por 18 mil billones de dólares y al mismo tiempo proteger al clima.

Asimismo, en el informe se exhorta a los países integrantes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto a alcanzar un acuerdo consolidado en el seno de las Naciones Unidas.

“A diferencia de otras propuestas energéticas, nuestra [R]evolución energética muestra cómo ahorrar recursos financieros y mantener el desarrollo económico global sin seguir contribuyendo a los efectos adversos del cambio climático. Todo lo que necesitamos para detonar este plan es una política energética audaz por parte de los líderes mundiales”, señaló Sven Teske, experto en energía de Greenpeace Internacional y coautor del reporte.

“Los estrictos estándares en materia de eficiencia tienen impacto profundo en términos económicos y desaceleran dramáticamente el incremento de la demanda energética global. La energía ahorrada en países industrializados dará espacio al uso creciente de energía de las economías en transición. Con la energía renovable creciendo hasta cuatro veces más, no sólo en el sector de la electricidad y en las aplicaciones térmicas (como la calefacción) y el transporte, todavía podemos cortar las emisiones de CO2 promedio por persona, de cuatro toneladas que actualmente se generan a alrededor de una tonelada antes del año 2050,” agregó Teske.

En el contexto de la inestabilidad económica de hoy, la inversión en tecnologías para el aprovechamiento de las energías renovables constituye un escenario de “ganar-ganar”: un triunfo para la seguridad energética, para la economía y para la protección del clima. Mientras que el panorama energético convencional de organizaciones como la Agencia Internacional de Energía se reflejan en altos costos de la energía y su impacto negativo en el clima, la [R]evolución energética representa una alternativa innovadora y económicamente viable y realista.

Se estima que los costos adicionales para continuar con el uso de carbón, a partir de ahora y hasta el año 2030, alcanzarán los 15.9 000 billones de dólares , más que lo que se requiere de inversión para hacer posible la [R]evolución energética. Las fuentes de energía renovable producirán electricidad sin ningún costo por concepto de combustible más allá del año 2030, creando un número significativo de fuentes de empleo y ayudando a superar la recesión económica por la que atraviesa el mundo.

“El mercado global para la energía renovable puede crecer en cifras de dos dígitos hasta el año 2050, y alcanzar el tamaño de la industria de los combustibles fósiles de hoy en día. Actualmente, el mercado de la energía renovable está valuado en 70 mil millones de dólares y duplicará su tamaño cada tres años”, señaló Oliver Schäfer, director de política del EREC.

“China e India están en una posición estratégica para aprovechar la oportunidad de inversión enorme presentada por la revolución energética. Sería un retroceso para ellos centrarse en los combustibles fósiles para accionar su rápido desarrollo económico. La revolución energética es clave para estas naciones, asegurando su desarrollo a prueba de las variaciones del clima, dijo Guruswamy Ananthapadmanabhan, director del programa internacional de Greenpeace.

Escenario para México

Las fuentes de energía renovable representan el 10 por ciento de la demanda energética primaria en nuestro país. La porción de energía renovable en la generación eléctrica es del 17.6 por ciento. La contribución de las energías renovables a la demanda de energía primaria para suministro de calor y para cocinar es alrededor de 18 por ciento. Cerca de 91.5 por ciento del suministro energético de México aún proviene de combustibles fósiles y únicamente un siete por ciento proviene de fuentes renovables de energía.

“A través de la [R]evolución energética, es posible que en México, para el año 2050 más del 60 por ciento de la demanda de energía primaria se cubra mediante fuentes de energía renovable, pero para hacerlo se requiere de voluntad política del gobierno federal traducida en leyes, recursos financieros, compromisos por parte del sector energético, madurez tecnológica y metas concretas. Es el momento en que las autoridades del sector energético deben actuar. Para el desarrollo de las energías renovables se necesitan grandes esfuerzos políticos y económicos, especialmente con leyes que garanticen tarifas estables y garantizadas durante un periodo no menor a 20 años, para que la proporción de éstas se incremente considerablemente en función de la infraestructura local, tanto la existente como la planificada”, señaló María José Cárdenas, coordinadora de la campaña de clima y energía de Greenpeace México.

“En estos momentos podemos reducir 20 por ciento del consumo nacional de electricidad si cambiamos los focos incandescentes por ahorradores, y los refrigerados o lavadoras por modelos eficientes. Es decir, si promovemos el uso de aparatos que consumen menos energía. Estamos ante un momento clave de cambiar la ruta y optar por energías renovables disponibles e incorporando criterios de sustentabilidad ambiental y social que la nación requiere; mismas que no sólo tendrán un impacto positivo en la mitigación de los efectos adversos del cambio climático, sino también en la recuperación ante la crisis financiera por la que atraviesa nuestro país y el mundo,” finalizó Cárdenas.

Fuente: Greenpeace

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact