RSE

En las redes sociales también se puede perder el empleo

Ya no son sólo una herramienta para buscar trabajo y si no se utilizan con cautela pueden volverse en contra.

Una mujer británica publicó en Facebook que su trabajo en una empresa de logística le aburría. Igual que pudo comentarlo con sus amigos en la terraza de un bar, lo escribió para que sus conocidos lo leyeran.

A los pocos días su jefe le entregó una carta de despido por los comentarios publicados en esta red social. En otra compañía internacional una mujer del departamento de Informática fue despedida por la misma razón: escribió en Twitter comentarios negativos sobre su empresa sin saber que la esposa de su director leía de vez en cuando lo que publicaba.

Estos días, la noticia de otro despido por razones similares recorre la web: una joven insulta a su jefe en Facebook sin recordar que lo tiene agregado como amigo y que, por tanto, puede leer sus comentarios. La autoría de esta última historia no está confirmada pero podría ser perfectamente real conociendo las anteriores.

Las redes sociales se convirtieron al poco tiempo de nacer en una herramienta muy útil para encontrar trabajo. Sin embargo, las normas de comportamiento no están establecidas en la Red como lo están en la calle y, si se abandona la prudencia, esta herramienta puede, tal y como demuestran estos ejemplos, volverse en contra. “El mundo se ha convertido en un patio de vecinos”, describe Juanma Roca, autor de Revolución Linkedin.

“La apertura de las redes sociales es total, ahora todo es público, pero aún no somos conscientes de que con ellas todo el mundo puede estar al tanto de lo que hacemos y decimos”, advierte el experto en Management y redes sociales. Con este panorama es preferible pensar dos veces antes de agregar a un jefe o compañero de trabajo como amigo en nuestras redes.

En el mundo anglosajón están aprendiendo a separar entre lo profesional y lo personal. Muchos de los despidos que se conocen han tenido lugar en estos países (probablemente porque el uso de las redes es superior), pero empiezan a tener claro que en Facebook se cuelgan fotos y comentarios personales y que para lo profesional hay otras redes como Linkedin o Xing. “A los latinos les resulta más difícil diferenciar estos dos aspectos.

Lo social se mezcla con lo profesional con más facilidad y, aunque es cierto que puede servir para ganarnos la confianza del jefe, también nos obliga a ser mucho más prudentes”, explica Roca. La cautela puede evitar disgustos pero también “tener consciencia de lo que significa entrar en una red social.

Los usuarios tienen que saber hasta qué punto quieren mostrar su intimidad al mundo y utilizar los filtros disponibles en función de eso”, concluye Roca. Establecer cuanto antes unas normas de comportamiento útiles para estas formas de comunicación sería lo más apropiado.

En el caso de la mujer despedida de la empresa de logística, la afectada no había mencionado el nombre de su compañía, sólo describió su aburrimiento en el trabajo.

Los sindicatos locales criticaron lo ocurrido porque consideraban que en muy pocos casos a los empresarios se les pasaría por la cabeza perseguir a sus empleados hasta el bar para espiarles y ver si se quejan de sus jefes o de su trabajo cuando están con sus compañeros u otros amigos. “Las redes están evolucionando muy rápido y cambiando nuestra rutina pero falta aún mucha psicología en torno a ellas, unas normas de conducta”, observa Roca.

El experto opina que “quien ya tiene un empleo, tiene que tener mucho cuidado con lo que comenta en cualquier red social. También con las fotografías que cuelga: de fiesta, con copas, actitudes muy informales… Esto sirve también para quienes buscan trabajo. No es lícito juzgar por una primera impresión, pero la condición humana está llena de prejuicios y algunas actitudes generan impactos negativos”.

Pero si la información se vuelve en contra de los empleados, también puede ocurrir lo mismo con las propias compañías y sus directivos. Todo lo que sucede en ellas puede estar colgado y comentado en estas redes sociales. “En ellas los trabajadores crean su propia intranet, la comunicación interna se ha hecho totalmente externa”.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • […] ayer publicamos un artículo llamado En las redes sociales también se puede perder el empleo, en donde con algunos ejemplos que pudieran provocar una risa políticamente incorrecta, nos damos […]

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]