Noticias

En África la homosexualidad se castiga con prisión e incluso, cadena perpetua

En la mayoría de los países africanos la homosexualidad es un delito que se castiga con prisión e incluso con cadena perpetua, y en algunos se aplica hasta la pena de muerte para las relaciones íntimas entre personas del mismo sexo.

En una conferencia internacional de derechos humanos celebrada en Copenhague, la activista ugandesa Victor Juliet Mukasa pidió a lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) que protestaran ante las embajadas de Uganda en sus países contra un proyecto de ley para ampliar la penalización de la homosexualidad en esa nación africana. La iniciativa está por ser enviada al parlamento.

El coloquio formó parte de las actividades organizadas en distintas ciudades del mundo con motivo de la celebración de los World Outgames, el encuentro deportivo, cultural y de derechos humanos de LGBT, realizado en la capital danesa del 25 de julio al 2 de este mes.

La celebración fue una verdadera fiesta de la diversidad deportiva, política, artística y de género. Pero también permitió recordar a los participantes que la intolerancia hacia la comunidad homosexual puede tornarse violenta.

La celebración que reunió a 6.500 LGBT y a unos 2.000 espectadores de diversos países contó con un alto compromiso político del gobierno danés.

La bandera del arco iris, símbolo de la comunidad LGBT, adornó la municipalidad y otros edificios de la plaza principal de Copenhague.

La alcaldesa Ritt Bjerregaard habló en las ceremonias de apertura y de clausura, y el primer ministro Lars Løkke Rasmussen calificó el encuentro de “una importante demostración de tolerancia”.

El acontecimiento fue ensombrecido por dos atentados contra los participantes. Los responsables fueron detenidos por la policía, que había prometido “tolerancia cero” contra las manifestaciones de odio. No hubo heridos de gravedad.

El día de la clausura, dos jóvenes fueron asesinados y 11 heridos en un atentado perpetrado contra un centro de la comunidad LGBT en Tel Aviv. No está claro si tuvo algún vínculo con las expresiones artísticas celebradas en esa ciudad israelí en el marco de los World Outgames.

HOMOFOBIA COBRA FUERZA LEGAL

De aprobarse el proyecto que penaliza la homosexualidad en Uganda, quedará prohibida la realización de conferencias públicas y la distribución de información vinculada con la comunidad LGBT. La ley existente condena a los varones homosexuales a cadena perpetua y la nueva ampliará la prohibición a las mujeres.

Es consecuencia del fundamentalismo religioso, sostuvo Mukasa. “Las autoridades eclesiásticas dicen a los padres que los homosexuales quieren sodomizar a sus hijos y que pretenden destruir la familia heterosexual”.

Las relaciones entre personas del mismo sexo existían antes del colonialismo, recordó. “Los británicos impusieron leyes draconianas que criminalizaron la homosexualidad. La gente se olvidó. Ahora la homofobia forma parte de la cultura africana”.

La discriminación se perpetúa porque los políticos se unen a los líderes religiosos para imponer sus ideas, explicó, y usan la homosexualidad para distraer a la gente de asuntos delicados como el desempleo y el prolongado conflicto en el norte de Uganda, añadió.

Mukasa era dirigente de la organización Minorías Sexuales de Uganda. Se vio obligada a vivir de forma clandestina tras ser perseguida por las autoridades hasta que pudo emigrar. Ahora trabaja para la no gubernamental Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas, con sede en Nueva York.

La policía allanó su casa de Kampala en 2005 y hostigó y agredió sexualmente a Yvonne Oyoo, otra activista que se encontraba allí.

Mukasa y Oyoo demandaron al Estado. El Alto Tribunal ugandés dictaminó en 2008 que se habían violado sus derechos, consagrados por la Constitución a toda persona sin importar su orientación sexual.

NIGERIA DA UN PASO ATRÁS

Un proyecto de ley para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo resurge en Nigeria tras haber sido rechazado en 2007 gracias a movilizaciones de la sociedad civil.

Al igual que en Uganda, la norma atentará contra la libertad de expresión y de asociación al impedir que los activistas defiendan los derechos de la comunidad LGBT.

El hecho llevó a la abogada y sindicalista Yemisi Ilesanmi a trabajar para forjar alianzas entre organizaciones de defensa de los derechos humanos de los homosexuales y transgénero, sobre lo cual versó la conferencia que dio en Copenhague en el marco de los World Outgames.

Las organizaciones sociales temen, además, que el proyecto sea el preludio para futuras iniciativas coercitivas en materia de derechos civiles. Ilesanmi participa en una campaña contra el proyecto, respaldada por muchas entidades no gubernamentales.

El proyecto de ley fue redactado en 2007, cuando en Sudáfrica se aprobó el matrimonio para personas del mismo sexo.

“Los gobiernos africanos tienen miedo porque los homosexuales han logrado avances en materia legal en muchas partes del mundo. Creen que deben hacer algo antes de que ocurra lo mismo en sus propio países”, dijo Ilesanmi a IPS.

Algunas de las personas que pretenden imponer relaciones de dominación son gays o lesbianas, según Ilesanmi. “Creen que es un pecado y un atentado a la moral. Les han dicho que están poseídos por el demonio. Se odian, pero no pueden hacer nada porque está en su naturaleza”.

Esa homofobia internalizada pasa de generación en generación.

DIVERSIDAD SEXUAL EN ÁFRICA

Al igual que en Uganda, las prácticas homosexuales existían en Nigeria antes de la colonia, por ejemplo entre los miembros del pueblo calabar del sureste del país. Cuando una familia no tiene hijos varones, la hija mayor desposa a una mujer y asume el papel de marido.

Con tanta discriminación y sentimiento de culpa, no sorprende que la representación africana en los World Outgames haya sido muy pequeña.

Incluso la representación de Sudáfrica, uno de los pocos casos africanos en que la Constitución prohíbe discriminar a los homosexuales, fue poco numerosa. La mayoría fueron activistas que participaron en la conferencia de derechos humanos.

“No creo que (la homofobia en África) sea una cuestión cultural. La cultura es dinámica y cambia. Se trata más bien del deseo de algunas personas de imponer estereotipos de familia a otras para mantener el desequilibrio de género. No quieren que la gente piense de otra forma para poder controlar sus vidas”, señaló Ilesanmi.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario