RSE

El reto de sustentabilidad para siete mil millones

La población mundial llegó a 7 mil millones. De acuerdo con reportes oficiales de las Naciones Unidos, publicados el 31 de octubre, la tierra tiene ahora 7 mil millones de habitantes. Una población en aumento brinda varios retos a los legisladores, políticos e individuos, y para poder enfrentar estos retos, será vital que existan mayores esfuerzos para llegar a la transparencia y alcanzar una economía global sustentable.

Se ha discutido y especulado acerca de esta cifra de la población en las últimas semanas. Algunos han expresado su preocupación por los efectos y consecuencias de una población que crece tan rápido, sugiriendo que se están conjuntando los elementos para una “tormenta perfecta”: crecimiento de la población, calentamiento global y cúspide petrolera, que llevan a una inseguridad con respecto al agua, la comida y la energía. Para los que son de esta idea, el crecimiento de la población es un impulsor y un multiplicador de cualquier otro problema medioambiental y de desarrollo al que nos enfrentemos.

Por otra parte, algunos piensan que más gente no necesariamente significa mayores problemas. De hecho, estas personas dirían que el crecimiento de la población es positivo, lo que se hace evidente por el hecho de han existido grandes avances en salud, educación e ingresos en el siglo pasado, lo que significa que el crecimiento de la población no impide el desarrollo. En algunos casos, las altas cifras de población pueden realmente impulsar el desarrollo –aumentando la productividad y el progreso. Ciertamente, el desarrollo se asocia por lo general a la urbanización y al aumento de la densidad de población.

Ambos puntos de vista ofrecen argumentos razonables, pero retrocedamos por un momento y pensemos de dónde venimos y qué está sucediendo en realidad.

Hace dos siglos, la población mundial era de menos de mil millones. Desde entonces, las cifras se han incrementado aceleradamente. Hace 60 años, la esperanza de vida promedio era de 46 años, hoy es de 70 (División de Población de la ONU). Cada vez es más la gente que ha sido apoyada por el crecimiento económico y cada vez son más los beneficiados por la mejora en la nutrición, salubridad y cuidados médicos –lo que permite a la gente vivir mucho más tiempo.

Sin embargo, estas tendencias varían mucho según el país, la edad, el género y el grupo social. En el oeste, las poblaciones se están reduciendo y envejeciendo, mientras que en el sur, las poblaciones están creciendo rápidamente. Ambos panoramas presentan grandes retos.

De los 3 mil millones de personas que se espera nazcan en las siguientes décadas, la mayoría lo hará en países en vía de desarrollo, y los demógrafos predicen que para el año 2050 la población mundial excederá los 9 mil millones. ¿Podremos alimentar a una población que crece a esta velocidad? ¿El alto crecimiento de la población provocará eventualmente daños medioambientales catastróficos e irreversibles?

A la luz de todo esto, la única certeza que deberíamos tener es que las prácticas de sustentabilidad organizacional se volverán cada vez más importantes. Darle tanta importancia a las cifras actuales de población y a las tazas de crecimiento puede ser una distracción peligrosa del problema real al que se enfrenta nuestra civilización, que no es cuántos somos en el planeta, sino cómo usamos los recursos del planeta.

Las estrategias para la administración de los recursos deben ser reconsideradas. Necesitamos una “revolución energética” que sea radical e incluso más rápida que la revolución industrial –necesitamos alejarnos de los combustibles fósiles y aprovechar los renovables y la conservación de energía.

Además, ciertos asuntos de derechos humanos deben ser prioritarios. Por ejemplo, todas las mujeres deben tener el derecho a un cuidado reproductivo gratuito y seguro –el derecho a controlar su propia fertilidad. Ciertamente, esta es una forma simplista de abordar un problema complejo, que varía según el país y la sociedad, pero que sin embargo, su perfil y prioridad debe abordarse como parte de una estrategia para desacelerar el crecimiento de la población y aminorar las divisiones en la sociedad.

Está claro que estas tareas son masivas y que están fuera del control de la mayoría, pero algunos esfuerzos, como los informes de sustentabilidad para la transparencia y la transición a una economía global sustentable, son elementales para proporcionar soluciones a los retos que vienen acompañados de una población en continuo crecimiento.

Fuente: Globalreporting.org
Publicada: Noviembre 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario