Ambiental Debes leer... Organizaciones internacionales

El ODS más importante frente a la COVID-19 es…

La visión del ODS 17 ha estado bajo asedio, pero ¿se está produciendo un cambio en la forma en que los gobiernos y las empresas abordan los desafíos mundiales?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), son una iniciativa impulsada por la ONU en 2015, y cuando estos se culminaron, la filosofía que sustentaba el Objetivo 17, el Objetivo de Desarrollo Sostenible final, estaba en ascenso.

El ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos, apodado “Partnership for the Goals”, se conforma por objetivos de amplio alcance que abarcan todo:

  • Tecnología.
  • Comercio.
  • Reacción de capacidad para asociaciones de múltiples partes interesadas.
  • Datos.
  • Monitoreo.
  • Rendición de cuentas.

Estos se desarrollaron en el mismo año en que el Acuerdo de París demostró ampliamente los méritos de la actividad conjunta de varios países.

Administración de Obama y primer mandato de Trump

Según información businessgreen, con Barack Obama en el poder y China, decidieron evitar una nueva Guerra Fría que dañara el comercio, así que generaron un acuerdo nuclear en Irán, el primer pacto universal sobre el cambio climático y una contención de los hombres autoritarios cada vez más aislados del mundo.

Mientras tanto, la comunidad empresarial global se encontraba avanzando hacia un reconocimiento posiblemente tardío de la importancia de la cooperación, ya sea dentro de las industrias, en diferentes sectores o entre corporaciones y gobiernos.

No obstante, menos de 12 meses después, la victoria del Presidente estadounidense sucesor con el lema “América primero” aplastaron las esperanzas de una nueva era de trabajo con el resto de los países y cooperación.

En cuestión de horas, los caprichos del sistema del American Electoral College autorizaron a autócratas, nacionalistas y contaminadores de todo el mundo.

Los principios que sustentan los 17 ODS fueron objeto de una serie de golpes duros, con los años que siguieron dominados por guerras comerciales, retórica belicosa y la erosión deliberada de las instituciones internacionales.

Una prueba definitiva frente al coronavirus

Es ahora cuando los ideales conflictivos en segundo mandato de la Administración de Obama y el primer mandato de la Presidencia de Trump enfrentan su prueba definitiva.

La salida de los organismos internacionales y la renuencia de los gobiernos a cooperar han exacerbado la crisis del coronavirus a cada paso, desde la respuesta inicial, demasiado secreta al brote de Wuhan, hasta la feroz competencia para adquirir equipo médico y la creencia en el excepcionalismo nacional, a la desinformación de Trump y las teorías de conspiración.

Pero nada de eso ha impedido a Trump y a algunos de sus aliados duplicar sus tácticas abiertamente populistas que rechazan a la ciencia, con “la esperanza de que puedan escapar de la creciente crisis económica, de salud y social”.

La lucha está cobrando impulso

Los principios de cooperación que sustentaron el ODS 17 hace cinco largos años continúan siendo tan válidos como siempre.

En todo el mundo, las empresas y los gobiernos se han apresurado a intensificar los llamamientos para una reactivación del trabajo en conjunto con otros países como la mejor ruta para abordar tanto la pandemia como la crisis climática aún en curso.

Están creciendo los llamados para esfuerzos coordinados de adoptar las mejores prácticas para detener y luego revertir la marcha de la pandemia. Al mismo tiempo, los ministros y directores ejecutivos se encuentran intensificando los llamados para entregar paquetes de recuperación económica explícitamente ecológicos, lo que puede garantizar que el mundo aprenda las lecciones de esta crisis de salud y se ponga en camino para cumplir sus ODS.

Los ODS en general, y el 17 en particular, están repentinamente de vuelta en boga.

Debido a que el ODS 17 es tan amplio y a que muchos de sus objetivos están dirigidos explícitamente a los gobiernos y la sociedad civil, puede ser complicado para las empresas ver cómo pueden contribuir.

Sin embargo, a medida que la economía global comienza en el largo camino hacia la recuperación de la pandemia de coronavirus con muchas organizaciones que se comprometen a reconstruir mejor, puede ser el objetivo más importante de todos.

Es interesante discutir el ODS 17 en este momento. Todos están viendo lo que pueden hacer para ayudar a lidiar con la situación en la que estamos.

Hans Daems, oficial de asuntos públicos del grupo en Hitachi Europa.

La ayuda se conforma desde compañías hasta grupos farmacéuticos en:

  • Suministro de equipos.
  • Productos esenciales.
  • Servicios de salud.
  • Búsqueda de la vacuna.
  • Diseño de nuevos ventiladores.
  • Distribución de comida a trabajadores de salud asediados.

Para otras compañías, desde las firmas auditoras Big Four hasta algunos clubes de fútbol líderes, la creencia en el poder de las alianzas está encontrando expresión en los recortes salariales para los trabajadores con mayores ingresos para garantizar que los colaboradores con salarios más bajos mantengan sus trabajos.

La pandemia es la ilustración perfecta de que todos estamos juntos en esto y que trabajar unidos es la única forma de superarlo, lo que significa que cumplir con el ODS 17 debería desempeñar un papel importante en la recuperación.

El reto de cumplir el ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos

Aunque todo suena idóneo, la realidad es que el ODS 17 es uno de los más difíciles de manejar.

Por un lado, Jennifer Perr, directora de sostenibilidad del grupo de envasado Hi-Cone, argumenta:

El ODS 17 es quizás el más importante y más versátil de los ODS de la ONU, ya que se centra en los medios para lograr los otros objetivos en la lista. Por ejemplo, como parte de la industria manufacturera, vemos este objetivo como la fórmula para lograr nuestro propio progreso hacia una economía circular, así como para alcanzar el ODS 12 y ODS 13 para garantizar patrones de consumo y producción sostenibles y tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos, respectivamente.

El ODS 17 destaca con razón la colaboración como el camino a seguir. Ninguna organización o empresa podrá marcar la diferencia por sí misma, sin embargo, necesitamos la participación de todos y cada uno de los jugadores para construir un futuro verdaderamente sostenible

En ese sentido, el ODS final se vincula con una convergencia de la opinión pública en torno a la necesidad de que todas las partes actúen con urgencia en temas críticos de sostenibilidad, particularmente el cambio climático, dice Joanne Patrick, directora de inversiones de Amber Infrastructure y directora del alcalde de Energía de Londres.

Vemos un mayor apetito por la colaboración entre sectores para identificar soluciones. Desde la perspectiva de las ciudades, esto incluye la adquisición de socios de empresas conjuntas del sector privado para brindar energía limpia y valor social a su gente; Bristol City Leap es un ejemplo notable.

Joanne Patrick, directora de inversiones de Amber Infrastructure y directora del alcalde de Energía de Londres.

En contraste…

Pero, por otra parte, Louise Ayling, directora de sostenibilidad de la consultora Radley Yeldar, dice que este no es su ODS favorito:

Se siente como el extraño, como si les quedaran algunas cosas y no supieran dónde ponerlas. Si la asociación se hubiera incluido como un objetivo dentro de todos y cada uno de los objetivos, habría tenido más sentido.

Louise Ayling, directora de sostenibilidad de la consultora Radley Yeldar.

Otro problema que menciona es que si bien las empresas son clave para lograr muchos de los resultados establecidos por el Objetivo, “el ODS 17 parece estar enfocado en los gobiernos y las ONG. El negocio es una idea de último momento. Las asociaciones son significativas y útiles para lograr los otros objetivos, pero el ODS 17 no es realmente accesible para las empresas”.

La queja de Ayling no es el papel de las asociaciones, sino cómo se incorporan en los ODS:“Los ODS no sufrirían sin el ODS 17 si el espíritu de asociación se expresara en cualquier otro objetivo.La Alianza 8.7, que tiene como objetivo catalizar la acción sobre el objetivo 8.7, que exige que todos pongan fin a la esclavitud moderna y el trabajo infantil, es un buen ejemplo de cómo se utilizan las asociaciones para abordar algunos de los problemas más específicos de los Objetivos”.

¿Qué hay en el ODS 17?

El objetivo general del ODS 17 es:

Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la asociación global para el desarrollo sostenible.

No obstante, Ayling señala que esta es una de las metas más difíciles para las empresas, ya que gran parte parece estar dirigida en la comunidad de desarrollo y ayuda: gobiernos, bancos multilaterales y ONG.

Se espera que los países desarrollados aumenten su apoyo a los países en desarrollo, incluido el objetivo de desplegar hasta el 0,9% de su PIB en ayuda internacional y apalancar financiamiento adicional de otras fuentes.

También se hace un llamamiento para mejorar el acceso a la ciencia, la tecnología y la innovación, con un enfoque particular en las “tecnologías ecológicamente racionales” que pueden ayudar a los países en desarrollo a desarrollar capacidades para implementar los ODS.

Esta creación de capacidad debe incluir el trabajo para aumentar la disponibilidad de datos para permitir el monitoreo y una mejor rendición de cuentas para 2020, antes de establecer “mediciones de progreso en el desarrollo sostenible que complementen el producto interno bruto” para 2030.

El SDG17 también pide el desarrollo del Santo Grial desde hace mucho tiempo de “un sistema de comercio multilateral universal, basado en normas, abierto, no discriminatorio y equitativo bajo la Organización Mundial del Comercio”, que permite aumentar las exportaciones de los países en desarrollo.

Y exige una mayor estabilidad macroeconómica mundial, incluso a través de la coordinación de políticas y la coherencia de las políticas y el desarrollo de asociaciones de múltiples partes interesadas “que movilicen y compartan conocimiento, experiencia, tecnología y recursos financieros, para apoyar el logro de los objetivos de desarrollo sostenible en todos los países, en particular los países en desarrollo “.

La Comisión Europea dice que “el Objetivo 17 exige una asociación mundial para el desarrollo sostenible.

El objetivo destaca la importancia de la estabilidad macroeconómica mundial y la necesidad de movilizar recursos financieros para los países en desarrollo de fuentes internacionales, así como a través de capacidades nacionales fortalecidas para la recaudación de ingresos. También resalta la importancia del comercio para los países en desarrollo y las normas equitativas para gobernar el comercio internacional.

Para lograr la ambición de la Agenda 2030, se necesitan alianzas cooperativas y fuertes a todos los niveles y entre diferentes gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y otras partes. Pero también es justo decir que el progreso hacia estos objetivos ha sido bastante limitado en los últimos años, e incluso se ha revertido en algunas áreas. La búsqueda de la estabilidad macroeconómica actualmente parece una mala broma, y ​​no es como si la comunidad empresarial pudiera revivir el progreso hacia el ODS 17 por sí sola.

Progreso hacia el cumplimiento del ODS 17

Sin embargo, el progreso en algunos de los ODS se está moviendo rápidamente, de acuerdo con la Plataforma de Conocimientos SDG de las Naciones Unidas:

Las remesas personales están en su punto más alto, una proporción cada vez mayor de la población mundial tiene acceso a Internet y se ha establecido el Banco de Tecnología para los Países Menos Desarrollados.

Pero reconoce que persisten desafíos importantes:

  • La ayuda global en el exterior está disminuyendo.
  • Los flujos de inversión privada no están bien alineados con el desarrollo sostenible.
  • Existe una brecha digital significativa.
  • Muchas tensiones comerciales en curso.

“Se necesita una cooperación internacional mejorada para garantizar que existan medios suficientes de implementación para brindar a los países la oportunidad de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

La situación…

La cantidad de ayuda internacional disminuyó un 2,7% en 2018, y la parte destinada a los países menos desarrollados disminuyó aún más.

La asistencia oficial para el desarrollo (AOD) bilateral para los países menos adelantados disminuyó en un 3% en términos reales desde 2017, la ayuda a África disminuyó en un 4% y la ayuda humanitaria disminuyó en un 8% por ciento. Ya aumentan los temores de que la crisis del coronavirus solo acelerará esta preocupante tendencia.

ONU.

Además, antes de que se desatara la pandemia de coronavirus, el empeoramiento de las guerras comerciales ya estaba revirtiendo las ganancias anteriores en términos de reducir los aranceles para proporcionar un acceso más amplio a los bienes y contribuir a un sistema comercial más abierto. Una vez más, la actual crisis económica mundial solo podría intensificar las tensiones comerciales entre Estados Unidos, China y otros.

El lento crecimiento de la participación de los países menos adelantados en las exportaciones mundiales, que se mantiene justo por debajo del 1%, podría llevar a perder el objetivo comercial establecido por el Programa de Acción de Estambul: duplicar la participación de los países menos adelantados en las exportaciones mundiales para 2020:

Las exportaciones de los países menos desarrollados tendrán que crecer aproximadamente cuatro veces más rápido que las exportaciones mundiales para ver duplicar su participación en dos años.

ONU.

En contraste, los datos, el monitoreo y la rendición de cuentas son un área en la que ha habido un progreso significativo. En 2018, 111 países tenían una legislación estadística nacional que cumplía con los Principios Fundamentales de las Estadísticas Oficiales de las Naciones Unidas, en comparación con 71 países en 2017.

Si bien esto es más una cuestión para los gobiernos que para las empresas, también es una señal importante de progreso dado el tiempo. Mientras tanto, la pandemia de coronavirus ha brindado una lección singularmente dolorosa sobre el valor de los datos precisos, ya que los países han luchado por rastrear la expansión de la pandemia mientras luchan con datos poco confiables recopilados.

Sin embargo, para que los países en desarrollo cumplan con las necesidades de datos de los ODS, el apoyo actual de los donantes para los programas de datos y estadísticas deberá aumentar en casi $ 200 millones por año, advierte la ONU.

Las áreas clave donde se necesitan datos para formular, implementar y monitorear políticas y programas de desarrollo son los censos de población y vivienda.

Acceso digital

Ha habido un progreso significativo en poner a las personas en línea, o “darles a las personas acceso a la sociedad de la información global” como lo llama la ONU, con más de la mitad de la población mundial, unos 3.900 millones de personas, que ahora tienen acceso a Internet.

Más de cinco mil millones de personas están ahora conectadas a una red móvil, lo que equivale a aproximadamente dos tercios de la población mundial. Esto, a su vez, ha creado una plataforma de oportunidad para que las personas utilicen sus dispositivos para acceder a Internet por primera vez, brindándoles acceso a una gama de servicios que mejoran la vida.

Mats Granryd, director general de la Asociación GSM, el organismo de la industria para operadores de redes móviles.

Estas nuevas tecnologías tienen un gran potencial para el progreso humano, permitiendo innovaciones en áreas como:

  • Salud.
  • Servicios financieros.
  • Energía.
  • Transporte.

Estos pueden integrarse para crear ciudades y comunidades inteligentes, eficientes y de baja emisión. “Serán esenciales para la realización de cada uno de los ODS”, señala Malcolm Johnson, subsecretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Existe una fuerte relación entre la madurez de las TIC y el nivel de progreso en los ODS, particularmente en educación y salud, lo que hace que el acceso a las TIC sea una parte crucial del ODS 17, según un informe de Huawei, titulado “Informe de referencia de los ODS de las TIC”.

La única forma en que podemos lograr los ODS para 2030 es a través de asociaciones de múltiples partes interesadas, asociaciones público-privadas y buen gobierno.

Malcolm Johnson, Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Pero la transformación digital es solo un facilitador: “Tener acceso a la tecnología no significa nada en sí mismo, pero lo hace cuando da acceso a la educación, la atención médica, información crucial, como pronósticos meteorológicos para los agricultores”, enfatiza Gerbrand Haverkamp, ​​director ejecutivo de la World Benchmarking Alliance.

Y a medida que realizamos una proporción cada vez mayor de nuestra vida cotidiana en línea, desde las compras hasta la socialización y el entretenimiento, pasando por la educación y el asesoramiento sobre la atención médica, está claro que los servicios digitales desempeñarán un papel fundamental en la remodelación del mundo posterior al coronavirus, enfatiza Daems:

Estamos analizando qué tecnologías tenemos, qué impacto pueden tener y cómo pueden llegar a ciertas partes de la sociedad en relación con temas como la atención médica, las personas mayores y las personas que buscan viajar.

Un ejemplo de cómo la revolución digital podría apoyar el ODS 17 lo proporciona la investigación que se está llevando a cabo en Hitachi y el Laboratorio de Investigación Conjunta de la Universidad de Tokio, que persigue el objetivo del gobierno japonés de construir una “sociedad súper inteligente” donde el crecimiento económico coexista con la calidad de vida, que el gobierno japonés llama Sociedad 5.0. La compañía no solo colabora con la universidad, sino que pone a prueba muchas de sus ideas con los miembros de la comunidad.

Sin embargo, si bien asociaciones como esta son importantes, el acceso digital sigue siendo muy desigual en todo el mundo. Mientras que más del 80% de las personas están en línea en los países desarrollados, solo el 45% tiene acceso en los países en desarrollo y en los países menos desarrollados la cifra es de solo el 20%; los avances que se están haciendo en el mundo digital no son una panacea.

¿Cómo están apoyando las empresas el ODS 17?

A medida que el mundo busca reconstruirse a raíz de la pandemia, el ODS 17 se vincula con la agenda de resiliencia que dominará los esfuerzos de recuperación.

El liderazgo en sostenibilidad se trata de entender como empresa que no se puede hacer solo.

Stefan Crets, director ejecutivo de CSR Europe.

Se facilita una serie de iniciativas intersectoriales, que incluyen:

  • Biodiversidad e Industria.
  • Transporte responsable.
  • Impulsar la sostenibilidad.
  • Juntos por STEM.
  • Cadenas de valor actualizadas y sostenibles para Europa y África.
  • Desgaste de neumáticos y carreteras.

“Cuando se trata de la agenda de resiliencia, es importante crear asociaciones con grupos de ideas afines”, agrega Stefan Crets.

Estas asociaciones deben abarcar todos los aspectos de las relaciones de una empresa, no solo sus competidores:

Si deseas cambiar algo a escala, debes trabajar muy de cerca con ONG, financiadores bilaterales, agencias de desarrollo. También debes trabajar con tus proveedores y tus rivales, así como con los gobiernos. Las asociaciones crean un lenguaje común para acordar lo que van a abordar.

Stefan Crets, director ejecutivo de CSR Europe.

Johnson de la UIT reitera que las asociaciones son absolutamente críticas. “La única forma en que podemos lograr los ODS para 2030 es a través de asociaciones de múltiples partes interesadas (asociaciones público-privadas) y un buen gobierno”, dice. “Todos necesitamos aportar nuestras competencias específicas a la mesa, evitar duplicaciones, unir nuestros recursos y trabajar por el bien común”.

Su punto es indiscutible. El gran ritmo y la escala de la transformación requerida para cumplir con el Acuerdo de París y los ODS significa que la cooperación dentro de las industrias, especialmente en los sectores difíciles de descarbonizar, es esencial, al igual que la necesidad de acelerar la convergencia que está en curso entre los diversos Esferas de tecnología limpia.

La innovación que surge de los instintos competitivos sigue siendo vital, pero si las tecnologías limpias resultantes se implementarán lo suficientemente rápido, se requerirá un mayor grado de cooperación de lo que ha sido evidente en el pasado.

Afortunadamente, múltiples industrias parecen haber reconocido esta verdad. Ya sea que se trate de redes inteligentes, producción de hidrógeno verde, captura de carbono, lucha contra las emisiones de metano, vehículos eléctricos, energías renovables, aviación verde y I + D de envío u otras muchas áreas, los últimos cinco años han visto a miles de empresas suscribirse a innumerables programas e iniciativas intersectoriales.

Si bien cada asociación será diferente debido a la naturaleza del desafío que está abordando, hay algunos pasos estandarizados que las asociaciones convocantes pueden tomar, aconseja Crets:

Primero, debe escuchar atentamente a las diferentes organizaciones que quieren hacer algo; luego definir exactamente lo que quiere hacer y cómo puede hacer que suceda. Una vez que se establece el objetivo general, puede definir Los requisitos específicos de la sociedad.

Sin embargo, un compromiso de mente abierta con las asociaciones no garantiza automáticamente el éxito: Al reunir a diferentes grupos, debe enfocarse en lo que podría llamar la firma organizativa de diferentes partes: una agencia de desarrollo tiene una agenda diferente a la de una compañía”, continúa Crets. “Diferentes enfoques pueden ser mutuamente enriquecedores si las diferentes partes pueden alinear su pensamiento.

Y en muchos sentidos, establecer la asociación es la parte fácil: el desafío es llevarlo a una escala en la que pueda marcar una verdadera diferencia. CSR Europe lanzó el año pasado el Llamado a la acción de los CEO para una Europa sostenible 2030, respaldado por 375 CEO europeos. Pero un llamado a la acción debe ser seguido por la acción, advierte Crets. “Solo necesitamos comenzar a hacer cosas, comenzar a crear experiencias de colaboración, ver cómo se ve el éxito y el fracaso”, reflexiona.

Daems reconoce que a menudo se requiere alguna forma de cuerpo coordinador. “Definitivamente necesita a alguien que pueda conectar todos los puntos, identificar qué partes interesadas son importantes y puede traducir el problema en impacto comercial”, dice. “Las plataformas neutrales, dirigidas por el impacto y dirigidas por el negocio tienen el mejor potencial para lograr el ODS 17, ya sea que sean específicas de un sector o industria en particular, o que estén orientadas a la sostenibilidad. Si puede conectar los puntos, llegará a más partes interesadas”.

El liderazgo en sostenibilidad se trata de entender como empresa que no se puede hacer solo.

Stefan Crets, director ejecutivo de CSR Europe.

La experiencia conjunta también aporta otro beneficio importante, según Haverkamp, ​​de la World Benchmarking Alliance:

Necesitamos tres veces más inversión que la que tenemos actualmente y eso solo provendrá de recursos no tradicionales.Los presupuestos de AOD y RSE no pueden movilizar la inversión que se necesita. El ODS17 solicita que tanto el sector público como el privado incrementen masivamente sus inversiones.

Continuar con el aumento de la inversión implicará necesariamente una variedad de estrategias. “Necesitamos probar nuevos vehículos para movilizar la inversión”, dice, destacando cómo las alianzas público-privadas y el uso de enfoques de financiación combinada que buscan apalancar el financiamiento del desarrollo y los fondos filantrópicos para desbloquear los flujos de capital privado a los mercados emergentes y fronterizos tienen todos papel a desempeñar.

En términos más generales y más controvertidos, también existe la necesidad de cambiar el curso de las inversiones existentes para ayudar a lograr los ODS, un tema que probablemente saldrá a la luz en los próximos meses a medida que crezcan las llamadas para “reconstruir mejor” en el despertar de la crisis del coronavirus. La implicación contenida en todos los programas de recuperación verde es que algunas industrias limpias merecen estímulo y otros sectores contaminantes solo deberían recibir el apoyo del gobierno si prometen cambiar sus formas.

Imagina…

Como advierte Haverkamp, ​​los patrones de inversión actuales simplemente no son compatibles con el cumplimiento de los ODS. “Tome la comida como ejemplo”, dice. “Unas 350 empresas de alimentos y agricultura invierten suficiente dinero para lograr los ODS relevantes, pero esa inversión está desalineada. Necesitamos pensar en cómo podemos alinear esa inversión con lo que necesitamos para lograr un cambio de proteína animal a proteína vegetal. En otra parte, necesitamos cambiar la inversión a energías renovables y a la infraestructura que puede conectar a más personas en línea”.

Las asociaciones ofrecen una ruta para impulsar las inversiones en bienes públicos mundiales, una necesidad que la pandemia de Covid-19 pone de manifiesto.

Lo que hemos visto es que la inversión en estos bienes públicos mundiales ha quedado rezagada: los países que no invierten en atención médica están sufriendo realmente, por ejemplo, agrega Haverkamp.

Presión de los inversores

Otra forma de asociación es buscar desviar la inversión hacia donde más se necesita, ya que un número creciente de los principales inversores reconoce que podrían tener la clave para cumplir tanto con los ODS como con el Acuerdo de París.

Al agrupar su considerable influencia, esta nueva generación de inversores está alentando a las empresas a adoptar las mejores prácticas ambientales, al tiempo que ayuda a reducir los enormes riesgos latentes contenidos en sus carteras, riesgos que la crisis del coronavirus ha puesto repentinamente bajo un foco de atención implacable.

A principios de año, la World Benchmarking Alliance publicó SDG2000, una lista de las empresas que tienen más influencia sobre nuestra capacidad para ofrecer un futuro más sostenible. La lista comprende compañías que representan la mitad de la economía global y son responsables de $ 43tr en ingresos.

Una vez identificadas las compañías, que van desde Starbucks a Saudi Aramco y Tesla a Tencent, la AMB las clasificará a continuación en función de su desempeño y contribución a los ODS, asegurando que los resultados y hallazgos estén disponibles de forma libre y pública para todos. Las clasificaciones no solo harán que las empresas rindan cuentas al resaltar el desempeño entre pares, sino que también brindarán a los inversores una base sobre la cual involucrar a las empresas para alentarlas a mejorar su desempeño.

Las colaboraciones de inversores basadas en puntos de referencia similares ya están teniendo un impacto, con iniciativas como Corporate Benchmark de Derechos Humanos y la agrupación Climate Action 100+, que se centra en los emisores más grandes del mundo y las empresas que tienen el mayor potencial para enfrentar el cambio climático, ganando Una serie de concesiones de alto perfil de empresas líderes. Ambos grupos han logrado un progreso significativo en sus respectivos campos al atacar a los peores delincuentes y presionarlos para que cambien su comportamiento.

Veremos más asociaciones donde los gobiernos, la sociedad civil y los inversores están presionando a las empresas por lo mismo. Pero necesitamos que los datos que usamos para involucrarnos sean públicos, y la voluntad de los inversionistas de usar su voz para crear una plataforma para otros. Esto es algo nuevo para los inversionistas, para quienes el compromiso anteriormente ha sido principalmente un asunto privado. Veremos que más y más serán mucho más públicos en el futuro y prestarán su voz a otros.

Haverkamp.

Es una tendencia que se acelerará con la pandemia de COVID-19, dice Crets. “La pandemia aumentará la comprensión de que no podemos hacer esto solos”, concluye. “Solo se puede lograr mediante la colaboración. Estamos comenzando a ver una mayor comprensión y disposición de las empresas para llegar a los demás”.

El ODS 17 puede ser complejo y desafiante para las empresas, pero puede llegar a ser el ODS de nuestro tiempo, suponiendo, por supuesto, que los principios de cooperación mutuamente beneficiosa ganen en su lucha que define la era con el mendigo. El nacionalismo de tu vecino y las pequeñas rivalidades que han dejado al mundo tan peligrosamente expuesto a las crisis entrelazadas que ahora enfrenta.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

1 comentario

  • Excelente el trabajo desarrollado. Hace unos años que desde el campo científico y tecnológico, veo con amargura como en los países en vías de desarrollo se pretende poner fachadas al cuidado del medio ambiente, las políticas de calidad, las economías sustentables entre otras variables que a los gobiernos les conviene mostrar. En nuestra América latina, hay un denodado esfuerzo de los sectores de poder económico y social, de afianzar riquezas en desmedro de calidad de vida. Los 17 ODS, venian a poner un poco de freno a tanta inequidad y destrucción del Planeta. y la región. La implementacion de estos ODS por los países de la región latinoamericana, ha sido realmente escasa, y pobre en los últimos cuatro años, especialmente con los fuertes gobiernos de derecha que asolan y asolaron los paises emergentes. La Pandemia actual, demuestra que sin las claves definidas del ODS 17, solidaridad, comunidades , grupos y asociaciones gubernamentales, científicas y sociale trabajando en conjunto , el mundo puede estar en unos años en un estado peor al que se halla hoy dia.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]