Construyendo comunidades sostenibles

El increíble templo budista hecho de botellas de vidrio

banner-horizontal-cemex-01

Existen muchas construcciones hechas a partir de material reciclado, materiales cuya finalidad no era precisamente la de convertirse en parte de una construcción ecológica, como llantas, ropa, vegetación, botellas de plástico, etc, sin embargo una fábrica cervecera desarrolló uno de sus productos pensando en que al término funcionara como material de construcción.

Se trata de una de las botellas de Heineken, elaborada para un uso secundario: convertirse en un ladrillo de construcción. El diseño de estas botellas es de tipo cuadrado para que puedan ser colocadas fácilmente.

Botellas por ladrillos

La idea surgió en 1960, cuando el ejecutivo Alfred Heineken hizo un viaje al mar Caribe y descubrió que apenas podía caminar 15 metros sobre la playa sin pisar una botella de su marca, y decidió que tenía que hacer algo ya que era preocupante la cantidad de residuos que su empresa generaba debido a la falta de infraestructura para recolectar las mismas botellas para su reutilización, además de la escasez de materiales de construcción disponibles para comunidades empobrecidas.

botellas heineken

Esta botella/ladrillo entonces, buscó dar solución a ambos problemas. Aunque la idea ya estaba planteada y se llevaba a cabo, fue hasta el 2008 que el diseñador francés Petit Romain, diseñó la botella cuadrada llamada “Cube”, mucho más fácil de apilar y transportar, ahorrando dinero en el envío y con esto una reducción de emisiones de carbono.

Edificación budista de botellas de vidrio

Hasta ahora ya son varias las construcciones que se han hecho utilizando estas botellas, sin embargo entre una de las más destacadas se encuentra el templo budista Wat Pa Maha Chedi Kaew, al norte de Tailandia, construido a partir de una mezcla de más de un millón de botellas Heineken y la cerveza local Chang.

templo budista reciclado

Esta edificación se encuentra en los límites de Camboya, en la ciudad de Khun Han, a 400 millas al norte de Bangkok, y fue creada en 1984 reciclando las botellas de cerveza. El proyecto de construcción se inició en las celdas de los monjes pero al poco tiempo la comunidad buscó contribuir recolectando más botellas para añadir a la construcción, logrando terminar de esta manera la pagoda, la sala de ceremonia, el crematorio y los baños, contando hasta la fecha con más de 20 edificios, pasarelas, pasillos, columnas y escaleras.

templo budista

Las tonalidades del templo van entre marrón y verde, debido al color de las botellas. Los monjes decidieron utilizar no solo los envases vacíos sino también las tapas que fueron colocadas en los muros a modo de mosaicos para decorar.

Una construcción admirable, atractiva a la vista, ya que las botellas permiten un juego de efectos entre transparencia opacidad y brillo, pero además de todo ecológica donde la mayor parte de la comunidad contribuyó.

botellas

 

Fuente:

momentosdeunarquitecto.com

labiogia.com

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

1 comentario

Dejar un comentario