Marketing de RSE

Ejemplo de diseño gráfico aplicado a la sustentabilidad

Imagen via Fast Company

Imagen via Fast Company

Ya casi no existen lugares en el mundo en los que las empaques de productos no estén presentes. Botellas, bolsas, cajas y frascos están tan integrados a nuestras vidas que ya parece imposible imaginarnos sin ellos. Sin embargo, otros objetos, como los juguetes educativos, son más difíciles de hallar en ciertas regiones. Es por eso que existe un proyecto para convertir empaques en algo mucho más útil.

Como parte de un reto patrocinado por el Departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido, se pidió a diseñadores que pensaran en formas en que los padres en comunidades de bajos recursos impulsar el desarrollo de sus hijos en los primeros cinco años de vida. Como respuesta, la agencia FLEX, decidió aprovechar que los empaques son omnipresentes, creando cuatro propuestas para estimular a niños desde los cero hasta los 10 años.

Imagen via Fast Company

Por ejemplo, las botellas de aceite para cocinar pueden convertirse en cubos apliables que, al tener impresos números y letras, pueden ayudar a aprender a contar o escribir. Las botellas más grandes pueden usarse como carritos, mientras que los frascos de mantequilla de cacahuate tienen etiquetas que estimulan el juego o que cuentan historias.

Gif via Fast Company

Imagen via Fast Company

Imagen via Fast Company

Según reporta Fast Company, el equipo de diseño ya probó prototipos de este tipo de empaque en Malaui, además de que dos empresas de alimentos se han mostrado interesadas en desarrollar la idea. Uno de los problemas es que este proyecto no deja mucho espacio para publicidad de la marca que los use, así que lo ideal sería que fuera adoptado por alguna compañía que ya cuente con un reconocimiento de marca sólido en el país en el que se comercialicen los productos.

Imagen via Fast Company

Falta ver si la propuesta, que ya es finalista, llegará a llevarse el premio de hasta cien mil dólares que ofrece el concurso, pero es probable que pronto encontremos otras ideas similares, ya que encajan bien en el interés actual de una economía circular en la que los empaques no terminen su vida últil solamente porque están vacíos, sino que las empresas buscan nuevas opciones para continuar su utilidad y evitar así que acaben en vertederos.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario