Ambiental Noticias RSE

Economía colaborativa B2B… ¿el siguiente paso?

Economía colaborativa B2B... ¿el siguiente paso?

Las empresas que comparten con otras están preparadas para ser un modelo increíblemente lucrativo en el futuro. ¿Estás listo para la economía colaborativa B2B?

Hablemos de economía colaborativa B2B. La Gran Recesión de finales de la década del 2000 inició un cambio en la sociedad, introduciendo el concepto de economía compartida en la corriente principal.

Algunos millennials, conscientes de los costes y del medio ambiente, evitaron ser propietarios de objetos físicos, como coches caros, y prefirieron acceder a ellos como servicios asequibles solo cuando los necesitaban. Plataformas digitales como Uber y Airbnb, accesibles a través de los teléfonos móviles, facilitaron a los particulares la posibilidad de compartir sus coches y casas con otros y generar ingresos adicionales sin perder la propiedad, maximizando así el valor de sus activos.

Fast Company comenta que esta economía compartida entre empresas y consumidores (B2C) despegó tan rápidamente que, en 2015, PwC proyectó que la economía compartida B2C crecería de 15,000 millones de dólares en 2013 a la friolera de 335,000 millones de dólares para 2025. ¿Y qué sucedió durante 2020?

¿Qué sucedió durante la pandemia?

La pandemia del COVID-19 ha diezmado la economía compartida, que dependía en gran medida de la movilidad y las vacaciones. Uber perdió 6,800 millones de dólares durante 2020, mientras que Airbnb registró una pérdida neta de casi 4,000 millones de dólares solo en el cuarto trimestre de 2020.

¿Significa esto que la economía compartida está a punto de morir? La respuesta es no. La economía colaborativa simplemente está evolucionando desde su volátil etapa adolescente hasta su madurez y estabilidad.

Economía colaborativa B2B

Tras permitir a los consumidores compartir bienes y servicios durante la última década, la economía colaborativa —como concepto y como práctica— ha alcanzado la suficiente madurez y credibilidad como para convencer a las empresas de que empiecen a compartir sus recursos físicos e incluso intangibles entre sí. En consecuencia, en 2021 asistiremos al auge de la economía colaborativa entre empresas (B2B).

Teniendo en cuenta su volumen de transacciones, esta economía compartida B2B en auge podría tener un valor potencial de billones de dólares.

Los múltiples beneficios de compartir B2B

Al compartir sus recursos físicos e intangibles entre sí, las empresas pueden hacer mejor las cosas con menos, es decir: generar más ingresos reduciendo los costes y el despilfarro. En concreto, al compartir recursos, las empresas pueden:

1. Reducir los gastos de capital

El uso compartido de recursos B2B permite a las empresas convertir los elevados costes fijos en bajos gastos variables. En lugar de malgastar su valioso capital en la construcción de nuevas fábricas, las empresas industriales pueden ampliar su negocio de forma rápida y rentable aprovechando la capacidad de fabricación bajo demanda.

Economía colaborativa B2B

Al “alquilar” la capacidad de producción de miles de talleres mecánicos altamente especializados, las grandes empresas pueden aumentar de forma flexible la capacidad de su cadena de suministro para hacer frente a los picos de demanda.

2. Reducir los costes de explotación

Los proveedores de servicios sanitarios de Estados Unidos y Europa deben hacer frente a la gran fluctuación de precios y a la escasez de medicamentos y suministros médicos importados del extranjero (como vimos durante COVID-19).

Para resolver este problema, estos hospitales pueden poner en común su poder de compra para llegar a acuerdos colectivos de compra a largo plazo con proveedores nacionales, reduciendo así sus gastos de funcionamiento y estabilizando el suministro de productos médicos críticos. Civica Rx, por ejemplo, es un grupo sin ánimo de lucro que agrupa la demanda de los hospitales para reducir el coste de los medicamentos genéricos.

3. Generar nuevas fuentes de ingresos

En Estados Unidos, el 30% del espacio de los almacenes no se utiliza en un día cualquiera. En Asia, esa cifra puede llegar al 50%. Las plataformas a la carta, como FLEXE, Flowspace y SpaceFill, ayudan a los propietarios de almacenes a rentabilizar sus instalaciones infrautilizadas alquilándolas a empresas de la lista Fortune 500 y a empresas de comercio electrónico que buscan desesperadamente espacio para almacenar sus existencias.

Economía colaborativa B2B

4. Maximizar el valor de los activos intangibles

Las empresas también pueden extraer más valor de sus activos intangibles —que hoy representan el 90% del valor total del índice S&P— compartiéndolos con otros. Cada año, Estados Unidos genera más de 6 billones de dólares en propiedad intelectual (PI): patentes, derechos de autor y conocimientos técnicos.

Sin embargo, 1 billón de dólares se desperdicia anualmente porque las empresas estadounidenses carecen de una estrategia clara para extraer el máximo valor de su PI, como las invenciones de nuevas tecnologías. Estas empresas pueden utilizar servicios de intermediación de PI como yet2.com y NineSigma para obtener beneficios de sus activos intangibles no explotados, como las patentes, compartiéndolos con compradores que buscan innovación.

5. Aumentar la resistencia y la agilidad

Durante la COVID-19, cuando la demanda de los clientes cayó en picada, los fabricantes —especialmente los pequeños— se quedaron sin capacidad de producción. Los mercados de fabricación bajo demanda, como Xometry, Fictiv y 3D Hubs, hacen que las empresas industriales sean más resistentes y ágiles cuando los mercados cambian de forma inesperada, conectándolas rápidamente con nuevos clientes, de modo que mantengan sus fábricas y trabajadores plenamente utilizados.

Economía colaborativa B2B

6. Innovar más rápido, mejor y más barato

Las grandes marcas pueden utilizar el intercambio B2B para aprovechar al máximo las ventajas de la innovación y mitigar sus inconvenientes. Por ejemplo, la industria de los bienes de consumo, que cada año invierte miles de millones de dólares en I+D.

Sin embargo, el 95% de los nuevos productos de consumo fracasan en su lanzamiento porque no responden a las necesidades reales de los clientes, lo que deja a las marcas con un costoso inventario sin utilizar. En lugar de adivinar las preferencias de los clientes y depender de la producción en masa, las marcas podrían utilizar plataformas como Thestorefront y Appear Here para abrir tiendas pop-up en lugares estratégicos donde probar primero varios conceptos de nuevos productos con los clientes.

Dependiendo de qué conceptos sean populares en qué zonas geográficas, las marcas pueden utilizar plataformas de fabricación y cumplimiento bajo demanda para producir múltiples artículos bien definidos en pequeños lotes y enviarlos rápidamente a varios lugares.

7. Satisfacer a los clientes que buscan soluciones integrales

En un sector tras otro, los clientes ya no buscan soluciones puntuales, como productos o servicios individuales de distintas marcas. En lugar de ello, están construyendo sus propios “mecosistemas”, es decir, soluciones integrales a medida de varias marcas que abordan sus necesidades más amplias y ofrecen una experiencia completa.

Economía colaborativa B2B

Por ejemplo, para satisfacer la creciente necesidad de los clientes de soluciones de movilidad de punto a punto —que integren perfectamente el uso compartido del coche, los viajes en tren, autobús y el alquiler de bicicletas—, los proveedores de servicios de transporte y movilidad tendrán que compartir datos sobre sus activos y clientes entre sí para ofrecer una experiencia sin fisuras a sus clientes comunes.

Beneficios sociales

Más allá de las ventajas comerciales para las empresas, el intercambio B2B también aportará importantes beneficios sociales. Por ejemplo, al conectar rápidamente a los empleados despedidos con nuevos puestos de trabajo, People + Work Connect, una plataforma de empleador a empleador impulsada por la IA, reduce el largo y traumático ciclo del desempleo para estos trabajadores. Del mismo modo, Floow2, una plataforma digital que permite a los hospitales compartir sus equipos y servicios médicos, ayuda a los pacientes a recibir una atención más rápida y mejor al identificar un hospital con el equipo adecuado fácilmente disponible para tratarlos.

A medida que Estados Unidos avanza hacia una asistencia sanitaria basada en el valor —que responsabiliza y recompensa a los proveedores de asistencia por los resultados satisfactorios en materia de salud de los pacientes—, los hospitales y las clínicas tendrán que compartir entre sí los datos y los activos de sus pacientes. Al coordinar sus actividades de forma sinérgica dentro de los ecosistemas de intercambio B2B, los proveedores de atención pueden ofrecer una atención de mayor calidad a sus pacientes compartidos, al tiempo que reducen los costes sanitarios.

Economía colaborativa B2B

Al reducir los residuos, el intercambio B2B también tendrá un impacto positivo en el medio ambiente. Por ejemplo, el proyecto Les Deux Rives, en París, funciona según los principios de sostenibilidad de la economía circular, permitiendo a sus 30 organizaciones asociadas trabajar juntas para reducir los envases de alimentos desechables, agregar servicios de coche compartido y gestionar colectivamente los residuos.

Convoy, una red digital de transporte de mercancías basada en la inteligencia artificial, aspira a hacer sostenible el sector del transporte. Un tercio de los camiones que circulan hoy en día por las carreteras van vacíos. Sólo en Estados Unidos, estos “kilómetros en vacío” suponen 72 millones de toneladas métricas de emisiones equivalentes de CO2 cada año. El programa de recargas automatizadas de Convoy, que agrupa varios envíos de camiones en un solo trabajo para un conductor, podría reducir estas emisiones de millas vacías en un 45%.

La economía compartida B2B ofrece beneficios económicos, sociales y ecológicos convincentes. Al compartir sabiamente sus recursos tangibles y activos intangibles entre sí, las empresas impulsadas por su propósito pueden obtener inmensas ganancias en eficiencia y agilidad y contribuir positivamente a las comunidades y al planeta.

La incipiente revolución del intercambio B2B promete no solo cambiar las industrias y reinventar nuestras economías, sino también ayudarnos a construir sociedades inclusivas y regenerativas en el mundo posterior a COVID-19.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario