Colaboraciones

¿Dónde quedó la responsabilidad social de los partidos?

Por Sandra Herrera López

Yo voy a ir a votar, eso ni duda, y quiero llegar a la casilla y escoger sin que me tiemble la mano. Coincido con José de Jesús Castellanos en que no acudir a votar o anular el voto, es dejar las elecciones a la minoría, al “voto duro” que no representa para nada a la ciudadanía.

Sin embargo, más allá de mi responsabilidad cívica, debo confesar que no me resulta fácil en las presentes elecciones decidir por quién votar.

La estrategia del PAN seguramente es inteligente, tan inteligente que el resto de las personas afines a los principios del partido (¡vamos!, los que creemos en el derecho a la vida y a la democracia como irrenunciables, pero no aspiramos a cargos de elección popular), no hemos todavía podido entender.

En esta campaña hay un PAN más beligerante, menos propenso a los argumentos; un PAN intranquilo y pendenciero, más parecido al PRD en sus formas y al PRI en las tácticas de propaganda negra en la que ese partido ha sido maestro por tradición.

No cabe duda de que el PAN en esta campaña aspira a llegar a un público diferente, seguramente inalcanzable de otra manera; quiere arrebatarle electores a partidos que tienen más tradición de pleito, de protesta, de grito y golpe por temor a los argumentos o por escasez de los mismos.

Por su parte, el PRD se muestra con un “Chucho” bonachón, alejado del escándalo y la intriga, de los plantones y fraudes internos. Supongo que la lógica detrás de esta estrategia está en que si me parezco más a mi opositor, podré allegarme de sus seguidores, pero ¿no se correrá el peligro de que, al buscar ser parecido, se pierda la diferencia?

Más aún, aunque sea lo rentable políticamente, el ejercicio de la mercadotecnia política no está siendo socialmente responsable. La pelea que se está dando no hace de México un país mejor, ni de la contienda un momento transparente que promueva la reflexión para que los votantes podamos decidir con la razón y no con las agallas.

Los partidos políticos, y hablo de todos los colores, deberían empezar a entender lo que ya en el mundo entero es una verdad: la responsabilidad social no es una opción ni un favor, sino una obligación.

Todavía hay tiempo. A más de un mes de que se den las elecciones, los votantes exigimos conocer las plataformas y los perfiles de los candidatos, y esperamos de los partidos campañas que sean un verdadero ejemplo democrático de respeto, transparencia y propuesta.

El Papa Pío XI dijo que “la política es la forma más elevada de la caridad”. Eso espero de quien se gane mi voto: caridad con la ciudadanía que lo elige, con la que no lo eligió, y con el contendiente que también tiene legítimo derecho de participar en la elección.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]