Ambiental

Disfrutan a la luz de focos a la antigüita

A pesar de la creciente presión por usar productos ecológicos, el antiguo resplandor de los focos con filamentos expuestos se ha regado como una sobrecarga de energía eléctrica.

Ya sea en restaurantes de moda que quieren recrear el popular look industrial victoriano o en salones elegantes que buscan una atmósfera cálida, las reproducciones del primer foco de Thomas Alva Edison, auténticas devoradoras de energía, se han convertido en un elemento infaltable para los diseñadores de restaurantes.

Hoy, los focos son populares en todo el mundo, en Alemania, Inglaterra, Australia y hasta en Disneylandia Hong Kong. Sin embargo, la luz con filamentos (que simula la luz de las velas y favorece a la comida y al comensal) es ahora tan ubicua que ha despertado una reacción negativa entre quienes la consideran sobreexpuesta.

Ken Friedman, propietario de sitios nostálgicos neoyorquinos como las gastrotabernas Spotted Pig y Rusty Knot, catalogó al look como “agotado”. En una sesión de planeación el año pasado para el Breslin, su más reciente adaptación de una taberna gastronómica británica, declaró: “¡Nada de focos expuestos!”.

Y sin embargo, en vista de todos esos filamentos ámbar incandescentes colgando de cables alrededor del mundo, parecen estar lejos de haber agotado su popularidad.

La iluminación de un restaurante requiere de muchas ideas y gran presupuesto, porque puede determinar la experiencia de un comensal casi tanto como la comida. Algunas luces favorecen a ciertos colores y hacen que otros luzcan poco atractivos. El foco tradicional, aunque menos eficiente que las lámparas fluorescentes o de LEDs, puede crear una atmósfera a un costo relativamente bajo.

“Crea un brillo muy cálido, a través de un amplio espectro con muchos colores”, dijo Paul Bentel, cuya firma Bentel & Bentel colocó cascadas de reproducciones de focos de Tesla, similares a los originales de Edison, en todo el restaurante Craft, en el 2001.

Lo de Craft pudo haber sido el principio del auge. Los focos se convirtieron en un elemento característico del lugar al tiempo que el propietario, Tom Colicchio, esparció sus restaurantes por todo EU y pareció generar mil imitadores.

Sin embargo, eso quizás no habría sucedido sin Bob Rosenzweig, quien empezó a vender las reproducciones en los 80 en una tienda en la sección de Queens en la Ciudad de Nueva York, inspirado por una fascinación por los focos antiguos. Ahora, tiene su centro de operaciones en Summerville, Carolina del Sur, donde vende los focos a coleccionistas, casas de accesorios para teatro y al parque nacional Edison en Nueva Jersey, para su tienda de regalos. La demanda creció, pero en realidad no se disparó, dijo Rosenzweig, hasta principios del siglo, cuando los consumidores fueron presionados a usar lámparas fluorescentes compactas.

Para Friedman, la solución amigable con la naturaleza y estéticamente agradable es sencilla. Si quieres crear una sensación de antaño, dijo: “simplemente encienda velas”.

Click sobre la imagen para ampliar
Reforma – The New York Times, p. 5

disfrutan

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]