Noticias RSE RSI

Discriminación por peso: Cómo evitarla durante la infancia

Discriminación por peso: Cómo evitarla durante la infancia
Escrito por ExpokNews

Los padres pueden ayudar a evitar la discriminación por peso al crear hábitos de salud y objetivos que incluyan a toda la familia.

Desde que comenzó la pandemia, personas de todas las edades han ganado peso. Al mismo tiempo, ha aumentado el índice de jóvenes y adultos jóvenes que buscan tratamiento para los trastornos alimentarios, especialmente la anorexia nerviosa y el trastorno de comer compulsivamente.

De acuerdo con The Conversation, aunque las razones de estos cambios son complejas, el estrés relacionado con la pandemia y los prejuicios sobre el peso —la creencia de que un cuerpo delgado es bueno y saludable, mientras que un cuerpo grande es malo y poco saludable— son contribuyentes destacados.

Los investigadores que estudian los comportamientos en materia de salud y que también son padres de niños y niñas pequeños, a menudo ven que las investigaciones e iniciativas sanitarias ponen un énfasis desproporcionado en el peso.

Un problema por dos grandes razones

En primer lugar, desvía la atención de los mejores predictores de enfermedades crónicas y de las estrategias para abordar estos factores. Aunque un índice de masa corporal elevado, o IMC, es un factor de riesgo de varias enfermedades crónicas, es sólo uno de los muchos, y no es ni mucho menos el más fuerte.

Y aunque la pérdida moderada de peso reduce el riesgo de enfermedades crónicas para algunas personas, alrededor del 80% de los individuos que consiguen perder peso lo recuperan. El 20% restante describe sus esfuerzos continuos por mantener la pérdida de peso como estresantes y agotadores.

En segundo lugar, el énfasis desproporcionado en el peso refuerza el sesgo del mismo. Los prejuicios, a su vez, contribuyen a la discriminación relacionada con éste, como el acoso y las burlas, que son comunes entre los jóvenes.

En las diversas muestras estudiadas, entre el 25% y el 50% de los niños y adolescentes afirman haber sido objeto de burlas o de acoso por su tamaño corporal, y estas experiencias están relacionadas con los desórdenes alimentarios y la depresión, así como con un menor rendimiento académico y una peor salud.

Para apoyar mejor la salud física y emocional de los niños durante esta pandemia, se sugiere reducir el énfasis en el tamaño del cuerpo. A continuación se ofrecen algunos consejos específicos para padres, profesores y proveedores de servicios médicos.

¿Cómo evitar la discriminación por peso?

1. Deja de utilizar las palabras “gordo”, “obeso” y “sobrepeso”.

Cuando se les pregunta, los niños y adultos con cuerpos más grandes indican sistemáticamente que estos son los términos menos preferidos y más estigmatizantes para hablar del tamaño del cuerpo, mientras que “peso” y “masa corporal” son los más preferidos.

Por lo tanto, considera la posibilidad de modelar un lenguaje menos estigmatizante. Por ejemplo, si tu adolescente se refiere a su amiga como “con sobrepeso“, responde diciendo: “Sí, tu amiga tiene un cuerpo más grande”.

Del mismo modo, si tu médico se refiere a tu hijo como “obeso”, pídele que comparta su “percentil de índice de masa corporal” en su lugar. O, mejor aún, pídele que no hable del peso en absoluto, lo que nos lleva a la siguiente recomendación.

2. Céntrate en comportamientos saludables

La actividad física, los hábitos alimentarios y el apoyo emocional de amigos y familiares son factores de predicción de la enfermedad y la muerte más potentes que el IMC, y todos ellos se han visto muy afectados por la COVID-19.

Teniendo en cuenta que los programas de pérdida de peso basados en el comportamiento son ineficaces para la mayoría de las personas, se recomienda centrarse en los comportamientos que se pueden cambiar más fácilmente y que tienen una mayor influencia en la salud y el bienestar.

La actividad física regular, por ejemplo, mejora el estado de ánimo y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes de tipo 2, incluso en ausencia de pérdida de peso.

Crear y mantener nuevos comportamientos saludables puede ser un reto. Los padres tienen más probabilidades de tener éxito si empiezan por establecer objetivos realistas que incluyan a toda la familia en lugar de señalar a un niño en función de su tamaño corporal.

Discriminación por peso: Cómo evitarla durante la infancia

Al igual que los adultos, los niños disfrutan más de las actividades cuando pueden opinar sobre ellas. Así que déjales elegir siempre que sea posible. Hay beneficios adicionales para la salud física y mental si estas actividades se realizan al aire libre.

3. Desafiar los prejuicios sobre el peso

Los prejuicios sobre el peso se derivan en gran parte de la creencia de que los individuos son responsables de su tamaño corporal, y si no son capaces de perder peso o mantenerlo, son merecedores de culpa y ridículo.

Estas creencias pueden contribuir a aumentar el riesgo de trastornos alimentarios en los niños a través de comportamientos paternos como las prácticas de alimentación excesivamente restrictivas y los comentarios negativos sobre el peso.

Los padres también se ven muy afectados por este prejuicio, ya que declaran sentirse culpables y tristes por su supuesta contribución al peso de sus hijos.

Se sugiere que los padres desafíen los prejuicios sobre el peso reconociendo que —literalmente— cientos de factores fuera del control inmediato de una persona contribuyen al tamaño del cuerpo, incluyendo la genética, el racismo y los traumas, así como factores ambientales, como los niveles de delincuencia y la proximidad a espacios verdes e instalaciones recreativas.

4. Defiende la lucha contra la discriminación por el peso

El peso es la razón número uno por la que se burlan de los jóvenes, según una amplia muestra de adolescentes en Estados Unidos. Sin embargo, los prejuicios sobre el peso son menores en los colegios en los que el peso corporal forma parte de las políticas contra el acoso.

Considera la posibilidad de hablar con el director de tu hijo, asistir a la próxima reunión de la Asociación de Padres de Alumnos (PTA) y abogar por la inclusión de la discriminación por el peso en las políticas existentes contra el acoso escolar.

Si tu hijo es objeto de burlas, siente curiosidad. Pregúntale cómo se siente al respecto. Reconoce que la discriminación por peso es un fenómeno muy real. No aproveches este momento para fomentar la pérdida de peso. Ayuda a tu hijo a apreciar su cuerpo tal y como es. A continuación, habla con su profesor. En los colegios con profesores dispuestos a intervenir hay menos acoso escolar.

Y si tu hijo tiene problemas, considera la posibilidad de trabajar con un profesional de la salud mental, en persona o a distancia. Durante la pandemia, se ha multiplicado el número de psicólogos que prestan atención a distancia y, aunque se ha informado de algunas dificultades —como encontrar un espacio privado y tranquilo—, los jóvenes que reciben tratamiento para los trastornos alimentarios describen su aprecio por la accesibilidad, la conveniencia y la comodidad de este enfoque.

5. Ayuda a los jóvenes a ser consumidores inteligentes de las redes sociales

Los jóvenes que pasan más tiempo en las redes sociales se sienten más insatisfechos con su cuerpo y cometen más desórdenes alimenticios. Además, más de la mitad de los adolescentes encuestados declararon haber tenido más experiencias de discriminación por el peso en estos sitios durante la pandemia.

Por supuesto, las redes sociales no son del todo malas. La investigación sugiere que puede depender de la forma en que los jóvenes se relacionan con estos sitios, siendo las “actividades basadas en fotos” las más vinculadas a los síntomas de desorden alimenticio.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender a notar cuándo publicar y ver fotos o seguir a personas influyentes centradas en la apariencia les hace sentirse mal o comparar su cuerpo con el de los demás, y animarles a tomarse un descanso. También pueden sugerirles que consideren dejar de seguir esas cuentas y que, en su lugar, busquen a personas que les inspiren, les hagan reír y les ayuden a sentirse empoderados.

El último año y medio ha sido duro. Mientras la gente se plantea cómo reanudar algunas de sus actividades previas al COVID, esperamos que la alimentación y el movimiento puedan ayudar a las familias y a las comunidades a reconectarse y a sentirse bien. Nuestros cuerpos nos han llevado a través de un tiempo extremadamente difícil y merecen respeto y bondad.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario