Noticias RSE

Del arte de la guerra al valor compartido

¿Estamos presenciando las primeras indicaciones de que un cambio de paradigma en el comportamiento corporativo está sobre nosotros?

Andrew Parry, de Newton Investment Management, argumenta que las empresas actuales solo sobrevivirán si abordan la tensión entre los rendimientos financieros y la satisfacción de las necesidades sociales más amplias.

Los vientos de cambio silban en las salas de juntas corporativas y el arte de la guerra de Sun Tzu ya no es una opción preferida para muchos directores ejecutivos; eso resulta muy de la época de los 90’s, comparte Ethical Corporation.

El “nuevo aprendizaje” de la escuela de Chicago, que marcó el comienzo de cinco décadas de primacía de los accionistas como el evangelio inexpugnable del propósito corporativo, se cuestiona cada vez más; la gente incluso está redescubriendo que Adam Smith escribió La teoría de los sentimientos morales, una visión radical de la Responsabilidad Social (RS), antes de escribir su revolucionario tratado económico de libre mercado: La riqueza de las naciones.

Mientras tanto, BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, ha respondido a las acusaciones de algunos sectores de que no está haciendo lo suficiente para combatir el cambio climático al comprometerse a aumentar sus activos sostenibles bajo administración de $ 90 mil millones hoy a $ 1 billón en una década.

Como con todas las normas sociales, y toda actividad económica es esencialmente humana, la ortodoxia percibida nunca es estática. Así que como reflejo del estado de ánimo del momento, la revista Time nombró a la activista adolescente del cambio climático Greta Thunberg como su Persona del Año para 2019, la primera persona nombrada desde Donald Trump en 2016.

¿Estamos presenciando las primeras indicaciones de que un cambio de paradigma en el comportamiento corporativo está sobre nosotros?

Es fácil pasar por defecto a una visión cínica de que la nueva declaración de misión de la Mesa Redonda de Negocios de EE. UU. Publicada en agosto de 2019 “con el propósito de una corporación” es una hoja de parra egoísta para que las empresas proporcionen la ilusión de preocupación social mientras continúan operar bajo la primacía de la maximización de la ganancia.

Tomado solo, esta evaluación negativa puede tener algún mérito, pero pierde el contexto más amplio de un aumento de interés en los límites de la responsabilidad corporativa en un mundo cambiante.

Estamos experimentando una serie de transiciones complejas e interconectadas, en el clima, la tecnología, la demografía y el comercio mundial, que están alterando la forma en que manejamos nuestras vidas y administramos nuestros negocios.

A pesar de la reactivación económica después de la crisis financiera mundial de 2008, sigue habiendo una corriente de descontento porque la recuperación se basa en una base frágil y ha recompensado a unos pocos, no a muchos.

“La experiencia compartida de la última década ha sido desigual y ha llevado a una profunda desconfianza en las instituciones que influyen en la sociedad, incluidas las empresas”.

La creciente preocupación por las consecuencias del cambio climático desenfrenado, a menudo denominado “emergencia climática”, exacerba aún más la sensación de desigualdad y vulnerabilidad entre muchos.

Las 500 principales empresas del mundo generaron más de $ 32 billones de ingresos el año pasado y dominan aproximadamente el 70% del comercio mundial anual; también emplearon a 69,3 millones de personas en todo el mundo, aproximadamente equivalente a la población del Reino Unido.

Desde 2008, el predominio de estos titanes corporativos ha aumentado constantemente, otorgándoles un enorme poder para influir en los resultados sociales y ambientales, independientemente de si esto se buscó o no. Por defecto, todas las empresas, grandes o pequeñas, son empresas sociales que dependen de un entorno saludable para prosperar.

La política monetaria acomodaticia (junto con los impuestos más bajos) durante la última década ha ayudado a otorgar a las empresas más grandes un nivel de dominio que podría considerarse problemático, dado el estancamiento de la productividad global y la sofocación potencial del emprendimiento que han provocado.

La escala de desequilibrios acumulados durante la última década se experimentó por última vez en la década de 1920, y esta marcó el comienzo de un período de agitación social sísmica.

Las concentraciones de poder, geopolíticas y corporativas, crean asimetrías de experiencia que en última instancia son autodestructivas y conducen a su propia desaparición.

Quizás el aumento del propósito corporativo no sea más que los líderes corporativos más profundos que reconocen que, a pesar de las apariencias en contrario, una revolución silenciosa en las actitudes sociales está en marcha. Las redes sociales, a pesar de sus muchos defectos, están proporcionando una voz ruidosa a aquellas partes de la sociedad que nunca se habrían escuchado en el pasado.

La difuminación de las líneas entre los hechos y la opinión hace que sea difícil descifrar las tendencias de las noticias. Para seguir siendo relevantes, las empresas deben tener la flexibilidad para adaptarse a las transiciones en desarrollo que bien podrían estar comenzando a remodelar la vida corporativa.

La ortodoxia ahora polvorienta de la primacía de los accionistas, que era la única forma de responsabilidad social para las empresas en forma de obtener ganancias, fue una visión radicalmente nueva en 1970.

Reescribió progresivamente el comportamiento corporativo durante la década siguiente que también presagiaba importantes cambios sociales. La escala de las fuerzas que se están formando hoy en día ya está creando el potencial de perturbación en una amplia franja de la economía global, de la cual incluso el tamaño no será una defensa si una empresa pierde su licencia social o ambiental para operar.

Se ha prometido durante mucho tiempo un ciclo de destrucción creativa de Schumpeter de las proporciones de la Revolución Industrial, y finalmente puede marcar el comienzo de una nueva era económica en la que incluso los disruptores se verán afectados.

A medida que la próxima generación crezca para asumir posiciones de influencia y poder en las empresas, ¿traerán un nuevo énfasis y desafío a la primacía de los accionistas y patrocinarán aún más la voluntad colectiva para abordar la desigualdad entre y dentro de los grupos de partes interesadas?

Un cambio evolutivo a un modelo de múltiples partes interesadas refleja una posible respuesta a la creciente complejidad del ecosistema empresarial global.

En un mundo donde los modelos comerciales dominantes se basan en la intermediación en lugar de la producción, algo que puede nivelarse en la industria de la inversión, el potencial de una reacción social y política contra los monopolios percibidos está aumentando.

En su papel de facto como construcciones sociales, las empresas deberían reconocer naturalmente que buscar crear valor compartido entre múltiples partes interesadas es solo un buen negocio a largo plazo. Está íntimamente relacionado con la innovación y la construcción de franquicias a prueba de futuro; no puede separarse de una buena gestión financiera. Tampoco debe ser una “casilla” de políticas y acciones que no se centran en los temas más relevantes para una empresa o industria específica.

“La primera regla de ser una empresa sostenible es sobrevivir”

Esto requiere ganancias y visión, y un reconocimiento honesto de la tensión dinámica entre los rendimientos financieros y las necesidades sociales más amplias.

La sabiduría popular sugiere cada vez más que el capitalismo ha fracasado, a pesar de su éxito indudable en el avance de la civilización humana en los últimos 200 años. Por lo tanto, para conservar su legitimidad, el propósito corporativo debe desempeñar su papel y ser parte integral de los modelos de negocio, no una bandera de conveniencia. Bien hecho, ayudará a las empresas a navegar el próximo cambio social sísmico, algo por lo que los accionistas previsores estarán agradecidos.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario