Ambiental

Cumple el plástico 65 años en México

Industria de alta tecnología e innovación

Se reinventa con propuestas para reciclar productos que se van a la basura

El primer plástico comercializado en el País fue el poliestireno, hace 65 años, pero tuvieron que transcurrir 18 años más para llevar a cabo producción masiva de productos que forman parte de la vida cotidiana de los mexicanos, tales como empaques, tubería, enseres domésticos, partes y componentes, fibras, mangueras, juguetes, calzado, botellas, entre otros.

Datos de la Asociación Nacional de la Industria del Plástico (Anipac) revelan que existen unas 3 mil empresas en el País, de las cuales casi la mitad se dedican al sector de empaques, embalajes y envases.

México es uno de los principales consumidores de plásticos.

Guillermo Salas, presidente de la Anipac, dijo en entrevista que la industria produce 5 millones de toneladas de plástico anual distribuidos en ocho rubros que van desde la construcción hasta muebles e industria automotriz.

Los plásticos tienen una infinidad de aplicaciones a través de distintas ramas industriales, pues tienen la característica de ser resistentes y baratos.

Según la Anipac, las ramas industriales en las que se ocupan principalmente los productos plásticos son en las de construcción, electrónicos, muebles, automotriz, agrícola, productos médicos, envases, embalajes y empaques.

Por ejemplo, los denominados envases son todas las botellas PET para contener refrescos, agua, aceites lubricantes, jarabes para la tos, así como productos de cuidado personal, entre otros, que conviven diariamente con nuestro entorno.

Otro tipo de envases son los dedicados a contener alimentos como helados, yogur y comida en general.

En el rubro de empaques, están todos los utilizados para envolver, por ejemplo, los que se incluyen en un televisor nuevo, las bolsitas plásticas de las tijeras, unicel, plásticos especiales para la transportación de aparatos delicados, así como para la presentación de los productos en los supermercados.

El embalaje son todas las bolsas y películas estirables para envolver alimentos, las tarimas de plástico y cajas para contener mercancías.
Salas puntualizó que esta industria tiene un crecimiento exponencial, pero requiere reinventarse para convivir con el medio ambiente, ya que se ha satanizado al plástico por su lentitud para degradarse.

Actualmente, la industria genera aproximadamente 150 mil empleos directos y 800 mil indirectos en las distintas ramas en las que se incluyen productos plásticos.

Por el medio ambiente
Ante los efectos del cambio climático y el tiempo que tardan en degradarse los productos plásticos, los industriales afiliados a la Anipac se están reinventando.

Salas, de la Anipac, dijo que la industria ha venido concibiendo ideas para ayudar a reciclar los plásticos que se desechan en la basura y así evitar que se continúen acumulando.

Un ejemplo reciente, relató, es una iniciativa que se presentó al Gobierno del Distrito Federal para la instalación de plantas que pueden generar electricidad a partir del aprovechamiento de desechos de la basura y la separación de los productos plásticos para su posterior reciclaje.

La propuesta, que está en fase de análisis, no se limita al DF, sino que busca formar una sociedad entre la iniciativa privada y autoridades para la instalación inicial de 180 plantas en todo el País, de un valor individual de 100 millones de dólares. (En la página 12 hay más detalles)

No es biodegradable

Guillermo Salas, presidente de la Anipac, evaluó que la solución al problema de la contaminación de las bolsas de plástico no es aplicar componentes para acelerar su descomposición, como obliga la ahora llamada “Ley Antibolsa”, ya que dichos productos nunca llegarán a ser biodegradables y se corre el riesgo, en cambio, de que se cause un daño a la salud.

La nueva regulación, que entrará en vigor en agosto, obliga a los fabricantes a incorporar productos alternos en la fabricación de bolsas para acelerar su degradación en el medio ambiente cuando éstos se desechen, sin embargo Salas aseguró que sólo se convertirán en pequeñas partículas, pero que estarán en el medio ambiente.

Es decir, serán oxodegradables, pues técnicamente las partículas de los productos plásticos no pueden ser biodegradables.

“La Ley está muy mal hecha, la sacaron al vapor. No tiene sustento técnico y seguramente va a caer porque no puede llevarse a cabo, es una verdadera locura”, declaró.

Planteó que una solución real es el reciclaje, como aprovechar las 100 toneladas de basura diariamente en la generación de energía.

Aseguró que las bolsas que se dan en supermercados y departamentales se cobran en cada uno de los productos que se venden, por lo que sobra el argumento de la ley en el que señala que se deben cobrar.

La bolsa de plástico constituye únicamente uno por ciento de la basura, es una de las piezas plásticas más eficientes que hay en toda la industria del empaque y embalaje porque con 6 gramos de peso se pueden cargar entre 10 y 12 kilos y no hay otro material que tenga una resistencia y eficiencia mecánica tan fuerte, explicó Salas.

Pero su propia eficiencia es la que la está satanizando, afirmó.

Pese a que consideran que no servirá la aplicación de la Ley, Salas señaló que la industria se está preparando en materia de inversiones para agregar componentes que descompongan con mayor velocidad a sus productos plásticos.

Evaluó que en la práctica es imposible cumplir a cabalidad con la citada Ley porque los productos que podrían sustituir los envases plásticos contaminan más y son más caros.

Por ejemplo, sustituirlos por vidrio, implicarían contaminar ocho veces más en emisión de gases de efecto invernadero al medio ambiente, mayor desperdicio de agua, además de que la transportación también se multiplicaría por ocho.

De sustituir bolsas de plástico con bolsas de papel se estaría desperdiciando agua, además de un mayor uso de maderas con la consecuente tala de árboles.

Agregó que de ponérsele el aditivo a los plásticos que se requiere para hacerlos oxodegradables, se corre el riesgo de que éste migre a los productos que contiene el envase y ser dañino para las medicinas o productos que contenga el envase.

“No se puede cumplir la Ley porque el producto que contenga la botella que contenga este aditivo, en lugar de curar va a matar a alguien”, dijo.
Los productos plásticos forman parte de la vida moderna y es fácil observar que sin el plástico es inimaginable porque de regresar a productos sustitutos que se utilizaban anteriormente, se generaría mayor impacto al medio ambiente y son poco eficientes en su uso.

Y es que la industria del plástico está vinculada también con productos tales como ropa, alfombras, persianas, cortinas, zapatos y ventanas de policarbonato.

La industria ha evolucionado constantemente pues forma parte fundamental de los avances científicos y tecnológicos que hace cada día más cómoda la vida moderna. Es parte de las pantallas de plasma, los viajes interplanetarios y el material que contienen los aviones.

Para la industria, el plástico es el material que más ha crecido tecnológicamente y la humanidad tendrá que aprender a vivir con él porque hace la vida cada vez más eficiente, por lo que se tendrá que modificar el trato que se les da en su desecho.

“El problema es que no acopiamos el material, no tenemos una educación adecuada para decirle a la gente que separe la basura”, dijo.

Reforma, Petroquímica, pag. 8 – 10
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]