Gobierno

Cuestionan ‘parches’ en plan antipobreza; señalan problemas ambientales sin resolver

En un balance previo al penúltimo informe del Presidente Felipe Calderón, especialistas consultados por REFORMA reconocen esfuerzos, pero insuficientes, en materia de desarrollo social, salud y medio ambiente.

La política social de Felipe Calderón se caracterizó por “parchar” los problemas de pobreza, desigualdad y exclusión y no se dirigió a la construcción de un mecanismo de protección social, coincidieron especialistas.

“Vemos una política social de parches, que no tiene una perspectiva de derechos sociales, sobre todo en cuanto a su exigibilidad. Hay subsidios emergentes por la crisis, hay estancias infantiles, hay 70 y más, hay Seguro Popular.

Si no se ve de manera integral el problema, seguiremos teniendo un montón de parches que se le seguirán poniendo a la llanta, pero la llanta está ponchada”, señaló David Foust, investigador de la Universidad de Guadalajara.

A cinco años de la Administración de Felipe Calderón y en medio del contexto de inseguridad que vive el País, Clara Jusidman, presidenta de Incide Social, refiere que la falta de mecanismos estructurales de protección social evidencian las carencias del Estado como garante de derechos sociales.

“La política social no es más que una batería de programas sociales rígidos en su operación que no están integrados, no responden a la particularidad de cada región del País y menos a la emergencia social que estamos viviendo. La planeación social que se dibujó en el año 2006 no tiene nada que ver con la realidad de ahora. Hay víctimas de la violencia con su estructura social rota, hay desplazados por la violencia que no han encontrado ningún soporte social”, dijo.

Paralelamente, agregó, se mantienen los problemas añejos como la pobreza que no ha sido erradicada con los programas destinados a ellos, por no ser integral o articulada con el empleo de calidad.

En el sexenio de Felipe Calderón la pobreza por ingresos pasó de 44.7 millones a 57.7 millones, es decir, un aumento de 13 millones de personas que no alcanzaban a satisfacer las necesidades de vivienda, transporte, vestido, alimentación, salud y educación, según la medición por ingresos realizada por Coneval.

Según la nueva medición multidimensional, que se aplica desde el año 2008, los indígenas fueron un grupo altamente lastimado. La pobreza en ese sector aumentó de 7.5 a 79.3 por ciento, es decir, 8 de cada 10 indígenas son pobres.

Para el académico Rodolfo de la Torre, director del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Gobierno federal enfrenta el mayor reto de la política social en el combate a la pobreza y desigualdad.

“Es aquí donde está el panorama de mayores retos, el que tiene pocos avances, aunque es muy heterogéneo”, dijo.

De la Torre señaló que Oportunidades sigue siendo el eje de la política contra la pobreza y a pesar de ser uno de los programas más progresivos, tiene alcances limitados, pues representa menos del 5 por ciento del gasto social.

“Pese a su desempeño, su impacto es poco para todas las desigualdades, las necesidades de reducción de pobreza en el País. Oportunidades sigue teniendo limitaciones de diseño y presupuestales. Requiere que haya un mercado de trabajo dinámico que absorba a las personas pobres que obtienen mayores niveles de educación y eso no está ocurriendo”, agregó.

Urgen calidad en salud; critican el ‘marketing’

Aún cuando los indicadores en salud muestran avances, el gran pendiente que enfrenta la Administración de Felipe Calderón es garantizar una cobertura universal de servicios eficiente y de calidad, no como la que publicitan, aseguran expertos en el tema.

Para Luis Adrián Quiroz, uno de los fundadores de la organización de pacientes Red de Acceso, la cobertura universal está sólo en el discurso de la autoridades y no en los hospitales o centros de salud en donde, dijo, cada día millones de personas se enfrentan a carencias del servicio y altos costos por la atención.

“En todo este sexenio se ha tratado de impulsar la idea de que somos un País de acceso y de cobertura universal. A mí defínanme qué es acceso y cobertura, porque son dos cosas totalmente distintas. A la gente le están haciendo creer que tenemos un acceso universal a los servicios de salud con un acceso universal a tratar todas las enfermedades y tener todos los medicamentos, lo cual es totalmente falso.

“Yo me pregunto, la gente que tiene que padecer afuera de los hospitales, que tiene que dejar empeñadas o vender sus pertenencias para tener acceso a la salud, qué pasa con ellas. Es una gran campaña de marketing donde no estamos teniendo acceso a la salud”, manifestó.

En el mismo sentido, Mariana Pérez, investigadora del centro de análisis Fundar, indicó que a lo largo de este sexenio se ha priorizado la afiliación de millones de personas al Seguro Popular, pero no el crecimiento de los recursos necesarios para brindarles una atención adecuada.

“Nosotros en Fundar insistimos en denunciar la serie de carencias que todavía padece la Secretaría de Salud para dar el acceso a bienes y servicios. Desde nuestra perspectiva, no existe ningún respaldo material ni en términos de recursos presupuestarios, ni en recursos humanos ni en infraestructura o medicamentos que realmente respalden la demanda que significan estas 50 millones de personas afiliadas al Seguro Popular”, externó.

Pérez agregó que en aunque este sexenio ha crecido de manera importante el presupuesto de salud, todavía sigue siendo insuficiente y menor a lo que invierten otros países de América Latina, como Uruguay o Cuba.

Además, expuso, es necesario garantizar transparencia en el uso de dichos recursos, principalmente los que se transfieren a los estados de la República.

El Gobierno federal ha presentado como uno de los principales logros del sexenio el crecimiento en la cobertura en salud. Actualmente más de 100 millones de mexicanos son usuarios de instituciones médicas públicas y la m ta es alcanzar alrededor de los 103 millones.

En tanto, Regina Tamez, directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), destacó que en esta administración ha habido avances como el haber transmitido la primera campaña de comunicación social en una d cada para fomentar el uso de anticonceptivos, pero también lamentó que persistan problemas como la muerte materna, causa por la que fallecen alrededor de mil mujeres cada año.

“Fue tardía (la campaña) pero fantástico, sin educación sexual y planificación familiar, ¿cómo vamos a evitar los abortos?”, reprochó.

Señalan problemas ambientales sin resolver

A un año de que termine el sexenio de la Administración del Presidente Felipe Calderón, los temas ambientales se han puesto en la agenda, pero los problemas no se han resuelto, consideraron especialistas.

Ramón Ojeda Mestre, secretario general de la Corte Internacional de Arbitraje Ambiental, señaló que el Gobierno mexicano tiene deudas ambientales que hasta ahora no ha cumplido.

Por ejemplo, a ocho años de la expedición de la Ley de Aguas Nacionales, el Ejecutivo no ha promulgado el reglamento, el cual, dijo, es crucial para el funcionamiento del manejo ambiental del agua potable.

“El País está peor en calidad del agua, calidad del aire, manejo de residuos, los basureros no cumplen con la norma ambiental 086 y hemos perdido una gran cantidad de bosques y de riqueza forestal en detrimento en la bio iversidad”, resumió el especialista.

Asimismo, existe un déficit con relación de los residuos peligrosos donde no se ha logrado establecer el sistema de Centros Integrales para el manejo de Residuos Sólidos Industriales, expuso.

“La deuda ambiental que deja el Presidente Calderón al no enviar una iniciativa adecuada para la Ley Nacional de Costas para el manejo de este importante recurso ambiental, es condenar a una franja del territorio a carecer de un sistema de gestión integral”, alertó.

En tanto, Exequiel Ezcurra, director de del Instituto de México y Estados Unidos (UCMEXUS) en la Universidad de California, aseguró que los grandes problemas del medio ambiente no se han enfrentado y serán una tarea pendiente para el siguiente gobierno.

“Los problemas urgentes en materia de medio ambiente giran sobre todo alrededor de la destrucción de los ecosistemas nativos, con la pérdida de la cubierta vegetal natural y la sustitución de ecosistemas que no proveen los mismos servicios ambientales.

“Asimismo, la pérdida de bosques y la degradación de costas y manglares, es decir, todo el deterioro de materiales costeros, que no fue resuelto en este Gobierno”, afirmó.

Ezcurra expuso que esta administración no ha resuelto los retos de la sobrepesca, el deterioro de la calidad de agua superficial en ríos y lagunas, ni en el crecimiento explosivo de las grandes ciudades.

Por su parte, Carlos Gay, director del Programa Universitario de Medio Ambiente, reconoció que aunque en general pareciera que las condiciones ambientales mejoran ligeramente, no se nota en la realidad.

“El discurso del Presidente, habría que corroborar que va junto con las acciones necesarias, pues él ha dicho que quiere un País con menos gases de efecto invernadero y una economía baja en carbono, pero las leyes no est n alineadas con su discurso”, lamentó.

Tan sólo, ejemplificó, la Ley de Energía propicia seguir quemando más combustible fósiles, sin proporcionar un decidido cambio a las alternativas energéticas que ya existen.

“Son retos que tiene el Presidente. Hay más buena voluntad que acciones concretas que las permitan”, aseguró.

Fuente: Reforma, Naciónal, p. 8.
Por: Daniela Rea.
Publicada: 1 de septiembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario