Ambiental Gobierno Noticias

3 lecciones de la crisis energética de China para el mundo

3 lecciones de la crisis energética de China para el mundo
Escrito por ExpokNews

Este país extraerá en 2021 más carbón que los 3,900 millones de toneladas que extrajo en 2020. ¿De qué va la crisis energética de China?

Mientras el mundo se prepara para debatir reducciones más agresivas de las emisiones de carbono en la conferencia climática COP26 de la ONU en Glasgow, China acaba de enviar la peor señal de avance posible.

El país va a relajar las restricciones a la extracción de carbón en los últimos tres meses del año en respuesta a una crisis energética que ha provocado apagones en todo el país y el cierre de líneas de producción de muchos fabricantes en las últimas semanas.

Crisis energética de China

De acuerdo con The Conversation, China extraerá en 2021 más carbón que los 3,900 millones de toneladas que extrajo en 2020, además de importar discretamente más de lugares como Australia.

La medida va en contra de la fuerte retórica del presidente Xi Jinping sobre la descarbonización, incluyendo un compromiso muy reciente de dejar de construir centrales eléctricas de carbón en otros países. Y plantea dudas sobre la capacidad de la nación para cumplir los estrictos objetivos de reducción de carbono de su 14º plan quinquenal hasta 2025.

¿Cómo ha llegado China a esta situación y qué significa para los esfuerzos del mundo por alcanzar el nivel cero?

¿Por qué se apagaron las luces?

China tiene el llamado objetivo de doble control para la protección nacional del medio ambiente, que consiste en reducir tanto el consumo de energía como la cantidad de energía que se destina a cada unidad de PIB (lo que se conoce como intensidad energética).

Después de haber realizado impresionantes avances en el periodo 2015-20, China se propone ahora reducir la intensidad energética en un 13.5% para 2025 y reducir las emisiones de carbono por unidad de PIB en un 18%, con el fin de reducir las emisiones totales de carbono para 2030.

Para ello, China ha tomado medidas drásticas contra el carbón, que sigue generando alrededor de dos tercios de su electricidad. El Estado ha cerrado minas pequeñas e ineficientes y ha restringido la producción de carbón. En consecuencia, la producción de carbón ha disminuido en muchos meses de 2021, mientras que las importaciones de carbón también fueron bajas.

Pero esto hizo subir el precio del carbón, y las empresas generadoras de electricidad no pudieron trasladar los costes a los consumidores debido a los límites nacionales de precios. Enfrentados a la generación de electricidad con pérdidas, los principales actores simplemente han dejado de producir.

Para empeorar las cosas, China ha tenido un verano excepcionalmente caluroso (que se achaca al cambio climático). El tiempo seco y sin viento ha hecho que la energía eólica e hidroeléctrica de China haya generado menos electricidad de lo habitual. El resultado han sido apagones que han reducido a muchas familias a cenas a la luz de las velas, semáforos averiados y personas desafortunadas atrapadas en ascensores entre dos pisos.

Mientras tanto, las provincias han recibido plazos específicos para ayudar a alcanzar los objetivos de emisiones, muchos de ellos relacionados con el consumo de electricidad.

Como ocurre con otros objetivos difíciles en China, no alcanzarlos puede tener graves consecuencias para las perspectivas de carrera de un funcionario local. Por eso, en respuesta a estas alertas, varias provincias han impuesto restricciones en el uso de la electricidad, sobre todo a las empresas de industrias de alto consumo energético como la siderurgia, la imprenta, el sector textil, la madera, los productos químicos, los plásticos y la fabricación de bienes.

En muchos casos, las empresas recibieron la orden indiscriminada de restringir la producción a dos o tres días a la semana, lo que agravó los problemas derivados del corte de energía por parte de las empresas generadoras.

3 lecciones de la crisis energética de China para el mundo

En un momento en que la demanda de productos fabricados en China ha aumentado considerablemente porque el gasto de los consumidores de todo el mundo se está recuperando de la pandemia, esto es un golpe más para las cadenas de suministro mundiales.

Ya tienen que lidiar con un número insuficiente de semiconductores, trabajadores, contenedores y barcos, por nombrar sólo algunos. Apple, Tesla, Microsoft y Dell son algunos de los grandes nombres que afirman que sus cadenas de suministro se ven ahora también afectadas por la crisis energética de China.

3 lecciones de la crisis energética

China no sólo está aflojando las restricciones a la producción de carbón para el resto de 2021, sino que está poniendo a disposición de las empresas mineras préstamos bancarios especiales e incluso permitiendo que se relajen las normas de seguridad en las minas.

Esto está teniendo el efecto deseado: el 8 de octubre, tras una semana en la que los mercados han estado cerrados por una fiesta nacional, los precios del carbón nacional bajaron rápidamente un 5%. Es de suponer que esto aliviará la crisis a medida que se acerque el invierno, a pesar del desconcierto del gobierno al entrar en la COP26.

Entonces, ¿qué lecciones podemos aprender para el camino que tenemos por delante?

1. Las cadenas de suministro se están deshilachando

Desde que las interrupciones de las cadenas de suministro mundiales causadas por el COVID disminuyeron, el ambiente ha sido de vuelta a la normalidad. Pero la lucha por el poder en China ilustra lo frágiles que pueden seguir siendo.

Las tres provincias de Guangdong, Jiangsu y Zhejiang son responsables de casi el 60% de las exportaciones chinas, que ascienden a 2,5 billones de dólares (1,8 billones de libras). Son los mayores consumidores de electricidad del país y son los más afectados por los cortes.

En otras palabras, mientras la economía china (y, por extensión, la economía mundial) dependa tanto de la energía procedente del carbón, existe un conflicto directo entre la reducción del carbono y el mantenimiento de las cadenas de suministro.

La agenda de la red cero hace que sea muy probable que veamos interrupciones similares en el futuro. Las empresas que sobrevivan serán las que estén preparadas para esta realidad.

2. Las economías de mando tienen inconvenientes

En China, el tope fijo del precio de la electricidad impidió que los precios subieran incluso cuando significaba producir electricidad con pérdidas. La escasez de energía ha hecho que algunos grandes fabricantes sobrevivan contratando generadores privados (lo que significa más emisiones de carbono), mientras que los más pequeños, que no pueden permitirse generadores, no han podido cumplir con los pedidos y están quebrando.

Con los grandes fabricantes tratando de recuperar el coste de la contratación de generadores, y con menos bienes exportados en general, los precios al consumidor mundial subirán.

Contrasta con una economía de mercado como la del Reino Unido, que está sufriendo su propia crisis energética debido a los altos precios del gas. También tiene topes de precios al consumidor para la electricidad, pero se ha apresurado a permitir que suban.

Esto no salvará a muchos pequeños proveedores de energía, que tienen demasiados clientes con contratos de tarifa fija poco rentables y no son propietarios de ninguna red energética, por lo que no pueden compensar sus pérdidas vendiendo energía al por mayor a otros proveedores a precios más caros.

Las empresas y los consumidores también se verán afectados por el aumento de las facturas de energía, pero no habrá cortes de electricidad, por lo que el trastorno general de la economía será mucho menor.

3. China se toma en serio la descarbonización

A pesar de su retroceso temporal en la minería del carbón, la determinación de China respecto a la descarbonización es digna de elogio. Como señalan los analistas del banco Nomura:

La determinación sin precedentes de Pekín podría dar lugar a beneficios incalculables a largo plazo, pero los costes a corto plazo tanto para la economía real como para los mercados financieros son sustanciales.

En resumen, el mundo se enfrenta a una verdadera crisis. Las consecuencias del cambio climático están apareciendo con más frecuencia que antes. Sin embargo, a pesar de todas las apasionantes tecnologías de baja emisión de carbono, todavía estamos lejos de poder confiar en ellas para reducir las emisiones de carbono sin socavar la economía.

La buena noticia es que al menos muchos países, incluida China, se han comprometido a reducir las emisiones y están dispuestos a colaborar para lograrlo. Cualesquiera que sean las dificultades que se presenten, la colaboración es sin duda la clave para alcanzar el nivel cero.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario