Construyen fortalezas en forma de viviendas – ExpokNews

En México, sesenta por ciento de la generación de vivienda se da a través de procesos de autoconstrucción que pueden llevar hasta 17 años, debido a los 53.3 millones de personas en situación de pobreza -en cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)- y a que la mayoría de la población no tiene acceso al financiamiento.

Si esta situación fuera una pregunta, la respuesta sería negocio social. Y quien alzó la mano desde 2009 fue CEMEX, con la creación de sus Centros Productivos de Autoempleo (CPAs). A la fecha, la cementera ha evolucionado a tres líneas de negocio social, que son rentables, escalables y sostenibles y responden a los ejes de creación de vivienda, generación de empleo y suministro de servicios básicos a partir de equipamiento ecológico al hogar.

negocios sociales
Presentado como caso de éxito en el taller Impacto económico de los negocios sociales y su potencial en México, el modelo de negocio social de CEMEX no ha dejado de redefinirse para responder mejor a los retos particulares que va encontrando en cada región donde opera.

Aunque no ha sido fácil, el éxito se ha alcanzado pensando en “los cómo sí”, dijo Dulce Alejandre Mora, gerente de Negocios Inclusivos de Responsabilidad Social de CEMEX.

Entre 2006 y 2007 llevaron a cabo investigaciones en comunidades e iniciaron con pilotos para identificar esquemas que permitieran tener acceso a materiales y capacitación para construir vivienda y en 2009 dieron forma a su modelo de negocio social con los CPAs.

“Como empresa identificamos nuestras fortalezas y desarrollamos una línea de negocio para incluir al segmento de la población en localidades con ingresos menores a cinco salarios mínimos promedio y problemáticas como déficit de vivienda o hacinamiento. Esto nos pone ante un potencial de crecimiento enorme”, explicó Alejandre More.

Articula ecosistema

Para CEMEX, requisito indispensable es tener como aliado al gobierno, pues necesita asegurar que la construcción de vivienda será legal y segura.

La empresa invierte en maquinaria, materiales y capacitación para la construcción de vivienda, mientras que el gobierno, ya sea municipal, estatal o ambos, se compromete a aportar el espacio para las casas con los servicios básicos de luz y agua.

Una vez con el gobierno como partner, se puede colocar el CPA, al que acude la gente interesada. Una evaluación socioeconómica identifica quiénes son candidatos para emplearse en el centro y éste empieza a funcionar.

La mitad de los blocks que produce una persona se los lleva para construir su vivienda, la cual requiere en promedio mil 200, mientras que la otra mitad se queda en el centro para comercializarla y obtener ingresos que permitan a CEMEX reinvertir en material y hacer el proyecto sostenible.

Por su parte, las personas reciben asesoría de estudiantes de Arquitectura e Ingeniería Civil para levantar su casa. Estos estudiantes son convocados por CEMEX en alianza con universidades locales; se les brinda capacitación específica en construcción de vivienda y les permite cubrir su servicio social o prácticas profesionales.

Para completar el ecosistema, la empresa integra a microfinancieras, organizaciones de la sociedad civil y subsidios gubernamentales que permitan a las personas hacerse del resto del material que no construyen en el CPA -como loza, acabados y acero-, en puntos de venta de CEMEX a “precio preferencial”.

El fondeo básico promedio que buscan con estos microcréditos o subsidios adicionales, para una vivienda de 40 metros cuadrados es de alrededor de 20 mil pesos, dijo.

“El modelo de negocios social tiene un perfil dual, por un lado la prioridad es ayudar a la erradicación de la pobreza mientras que por el otro apoya a incrementar las ventas de la compañía. A la empresa le da reputación además de permitirnos tener cercanía con el consumidor final, lo que nos ayuda a entender mejor cómo innovar nuestros productos”, compartió.

Al final, los 17 años que una familia puede tardarse en construir su vivienda se reducen a tan sólo cuatro meses a través del esquema que promueve CEMEX.

Los resultados

Los diferentes esquemas del modelo de negocio social de CEMEX han impactado a 2.3 millones de mexicanos desde 2009 y se han movilizado créditos a la palabra equivalentes a 275 mil millones de dólares. Actualmente, CEMEX tiene 78 Centros Productivos de Autoempleo en 11 estados del país.

Una vivienda digna, explicó Dulce, permite romper con el ciclo de la pobreza además de que redistribuye el gasto familiar.

Antes de pasar por los CPAs, el gasto se destina básicamente a alimentación, atender enfermedades y satisfactores inmediatos, mientras que una vez que tienen su hogar, las familias priorizan su vivienda, educación y una correcta alimentación.

“Hay que crear un cambio de mentalidad en las empresas, que entiendan que pueden abrir nuevas líneas de negocios sociales”, comentó en el taller organizado por Grameen Creative Lab como parte de los trabajos previos al Global Social Business Summit 2014, que se llevará a cabo por primera vez en México los próximos 27 y 28 de noviembre.

El programa ya se replica en Colombia, Nicaragua, República Dominicana, Costa Rica, Bangladesh y Filipinas.

Van por la franquicia familiar

Actualmente desarrollan una línea de trabajo adicional, que permita colocar los centros productivos a través de modelos de franquicia familiar a partir de 500 mil pesos.

El piloto se lleva a cabo en tres puntos del país: La Venta, Oaxaca; Huichapan, Hidalgo, y la colonia Independencia, en Monterrey, Nuevo León, y se dará a conocer próximamente.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario