El combate a la pobreza y a la desigualdad no tuvo éxito por las políticas creadas para ello, ¡entérate!

Hay distintas formas de ganar dinero, la más común es la fuente de empleo. Es ahí, en el campo laboral, donde varias personas comienzan a desarrollar cada una de sus habilidades ya sea que hayan estudiado para algo específico, o no.

Sin embargo, las condiciones de trabajo en México no son las más plenas. Hay algunos trabajos donde ofrecen un salario mínimo, más prestaciones y algunos bonos, en otros empleos únicamente pueden pagar a los trabajadores sus salarios, sin tener seguridad social.

Esa situación, se da si las personas tienen empleo, y las que no, deben ver de qué forma pueden sacar sus gastos y sobre todo solventar para tener mínimo para la canasta básica y para su salud.

De acuerdo con el informe Derechos Humanos y Pobreza, la pobreza es «una condición socio-histórica de carencia de ingreso suficiente y de falta de acceso a satisfactores y servicios esenciales para vivir».

Respecto a ello, datos del CONEVAL del 2016 dice que este estado lo pasan aproximadamente 62 millones de personas en todo el país; una cantidad de personas que carecen del ingreso suficiente para adquirir la canasta básica.

Condiciones de trabajo en México: 68 millones sin seguridad social

Condiciones de trabajo en México

En el informe Derechos Humanos y Pobreza, elaborado por el equipo de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la ausencia de derechos humanos básicos como el derecho al trabajo, educación, salud, seguridad social, vivienda y alimentación, impide que los destinatarios de los programas sociales ejerzan sus Derechos Económicos Sociales, Culturales y Ambientales.

Incluso ha colocado a la falta de acceso a la seguridad social, como la carencia más prevalente: 68 millones de mexicanos hoy no tienen acceso a la seguridad social o requieren pagar para recibir atención médica.

Las personas que más se ven afectadas al no recibir seguridad social son las que tienen alguna discapacidad y los adultos mayores; puesto que el 69% de los habitantes de más de 60 años no cuentan con un ingreso básico ya que al no haber estado afiliados ante alguna institución pública de seguridad social como ISSSTE o IMSS, no cuentan con pensión.


68 millones de mexicanos hoy no tienen acceso a la seguridad social o requieren pagar para recibir atención médica.

Twittea esta frase.


Respecto a las personas con discapacidad, el 65% no recibe alguna transferencia de los programas sociales a los cuales tienen derecho.

El problema de los programas sociales es tan grande que únicamente 2 de cada 10 de ellos, resuelven los conflictos que les dio origen. De acuerdo con el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales 2017 (Indep), de los 136 programas federales únicamente 14 tienen un excelente desempeño, mientras que los demás no están en condiciones de atender los problemas para los cuales fueron creados.

De acuerdo con Animal Político, es una obligación de todas las autoridades, estatales y federales, respetar, promover y garantizar los derechos humanos constitucionales y los tratados internacionales, todo esto se trata en el artículo 1 de la Constitución.

Es así que es obligación de todas las autoridades, estatales y federales, de respetar, promover, proteger y garantizar los derechos humanos constitucionales y los tratados internacionales ratificados por México.

El objetivo principal de ese estudio es proponer las formas de aplicación del enfoque de derechos previsto en el artículo 1. De acuerdo con la CNDH y Frante a la Pobreza, estas políticas son el “el conjunto de normas, instituciones, programas y acciones destinadas a población en pobreza o vulnerabilidad social y relacionadas con el ejercicio de derechos económicos y sociales”.

Según ellos, antes de la aplicación del enfoque de derechos, políticas públicas frente a la pobreza, se requiere cumplir con los siguientes cuatro criterios de consistencia básica para políticas públicas:

  • Contar con documento normativo, presupuesto, reportes en cuenta pública e información pública básica.
  • Diseño. Definición adecuada del problema y del objetivo. Resultado a lograr, así como la identificación de la población que se atenderá.
  • Cobertura sustancial la población elegida y/o plan gradual para incluirla en un periodo razonable de tiempo.
  • Implementación. Documentación de resultados que permitan suponer impacto positivo en el problema público consistente con el objetivo a lograr.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.