¿Qué deben hacer las empresas si tienen empleados transgénero?

La transición de género es un proceso que puede ser difícil no solo para las personas que se someten a él, sino para quienes los rodean. Significa romper con aquello que creías saber sobre alguien y mirarle de una forma nueva. ¿Cómo deben reaccionar las empresas frente a un caso de reasignación sexogenérica?

En estos casos prácticamente todas las políticas del lugar de trabajo pueden entrar en juego. La cobertura de los servicios de salud, los programas de asistencia al colaborador, la flexibilidad de horario y días libres, las iniciativas orientadas a salud mental y el respeto a la diversidad, son solo algunos ejemplos.

¿Y si tienes un empleado transgénero?

Para Tamara Hansen, una especialista en administración de entregas en Scotiabank, decir que era transgénero después de más de tres décadas con su empleador ha sido un viaje emocional.

Hansen dijo:

«Casi lloro, y son lágrimas de alegría. Antes de la cirugía de reasignación de sexo, había mucha ansiedad y estrés. Y eso también fue increíblemente emocional, pero todo eso desapareció y fue reemplazado por alegría».

En 2015, Hansen comenzó la terapia de reemplazo hormonal. Scotiabank no participó en el primer paso, su plan de beneficios grupales cubrió los medicamentos, incluidos el estrógeno y los anti-andrógenos.

No estaba preparada para hablar sobre la cirugía de reasignación de sexo en ese momento. Ella quería ver hasta qué punto la terapia de reemplazo hormonal llevaría las cosas.

Eso tomó varios años y siempre pensaba cosas como: Y si no funciona, ¿qué voy a hacer? Porque una vez que comienzas la terapia de reemplazo hormonal, el cuerpo comienza a cambiar y puedes llegar a un punto en el que «No puedes presentarte correctamente como hombre y no puedes presentarte correctamente como mujer».

Cirugía de reasignación de sexo – apoyo en el trabajo

En 2018, Hansen comenzó a hablar con algunos colegas sobre su cirugía de reasignación de sexo. «Ese fue un momento de petrificación, pero Scotiabank tiene una política fantástica y sabía que podía recurrir a eso. Sabía que el banco me apoyaría.»

Cómo Scotiabank apoyó en una cirugía de reasignación de sexo

Las reacciones positivas de ciertos colegas sobre la cirugía de reasignación de sexo le dieron a Hansen el impulso para hablar con la gerencia, y tan pronto como ella habló con el vicepresidente, todo comenzó a funcionar.

Trabajando con su consultor, Morneau Shepell Ltd., el banco preparó capacitación de sensibilidad para los 250 colegas de Hansen. En grupos de 30, todos participaron en sesiones de aprendizaje sobre lo que significa ser transgénero y cirugía de reasignación de sexo.

El plan comenzó en cuestión de días. Se le presentó toda la documentación, el plan, el material de capacitación.

Hansen fijó una fecha para cuando quería llegar al trabajo como Tamara por primera vez. “El viejo yo abandonó el banco por última vez, para no volver jamás. Pasé la próxima semana preparándome, con la nueva yo».

Tamara quería que su apariencia fuera notablemente diferente cuando volviera a trabajar. Eso significaba hacerse el pelo y las orejas perforadas, y practicar ser una mujer en público. Cuando llegó al trabajo, recibió total aceptación.

La reacción que tuvo la gente fue más bien. Pero está triste que esperó tanto porque pensó que tendría que justificar lo que está haciendo.

La importancia de Scotiabank en el proceso de la cirugía de reasignación de sexo

Scotiabank reconoce que el tiempo puede ser sumamente importante para respaldar a un empleado en transición, según Lizna Husnani-Puchta, gerente senior de alojamiento en el lugar de trabajo en Scotiabank.

«El desafío ha sido administrar a través de todos los sistemas del banco donde los cambios en su nombre y pronombre requieren una actualización», dijo Husnani-Puchta.

“En una organización tan grande, todavía estamos refinando el proceso. Hay mucho trabajo en el fondo para coordinar la capacitación y asegurar que los interesados ​​internos y externos se incorporen para actualizar los sistemas dentro de los plazos establecidos en el plan de soporte”.

Lo más importante en el proceso de una cirugía de reasignación de sexo es la comunicación continua y la flexibilidad para asegurarse de que se avance a la velocidad adecuada para la transición del empleado.

Kevin McFadden, presidente de McFadden Benefits dijo que traer a un consultor es una opción útil para que un empleador maneje algo que nunca han asumido.

¿Acepta la gente a las personas transgénero?

Según una encuesta de asuntos públicos de Ipsos, de 2018, como sociedad, los canadienses están aceptando y acomodando a las personas transgénero.

¿Acepta la gente a las personas transgénero?

La mayoría de los canadienses (77%) sienten que las personas trans deben estar protegidas de la discriminación por parte del gobierno, pero solo el 41% dijo que se referiría a una mujer trans con pronombres femeninos y el 40% dijo que se referiría a un hombre trans con pronombres masculinos.

Consejos de terceros con alguna experiencia con cirugía de reasignación de sexo serían beneficiosos para la mayoría de las organizaciones, así que eso es algo que sin duda alentaría si un empleador estuviera buscando la mejor manera de acomodar y apoyar al empleado en la transición.

McFadden dijo que en general, los empleadores deben considerar una transición de la misma manera que lo harían con cualquier cambio importante, como el nacimiento de un hijo, y señalo que la falta de experiencia es probablemente el mayor desafío que enfrentan los empleadores para brindar apoyo en una cirugía de reasignación de sexo.

Beneficios de salud

Además de su proceso de adaptación a la cirugía de reasignación de sexo, Scotiabank también brindó apoyo a Hansen a través de sus beneficios en el lugar de trabajo: su plan de salud cubre la terapia de reemplazo hormonal y la capacitación de voz, y pudo hablar con un consejero a través del programa de asistencia para empleados de la compañía.

Pero los próximos pasos serán una historia diferente. Aunque la cirugía de reasignación de sexo está cubierta por el sistema de salud de la provincia, las cirugías estéticas para feminizar el cuerpo de Hansen se consideran electivas, por lo que ella misma tendrá que cubrir los costos.

¿Acepta la gente a las personas transgénero?

Ella dijo que el banco ha sido flexible con respecto a su mayor número de citas médicas. Debido a que ha tenido complicaciones y doctores que la están viendo en forma muy regular para los exámenes de seguimiento y comprensión por parte de Scotiabank es enorme, según ella.

Aunque cada individuo trans tiene preferencias personales sobre cómo expresar su identidad de género, Hansen dijo que solía estar preocupada por presentarse como mujer de una manera que se sentía completa, en vez de ser una etapa en un proceso hacia la feminidad.

Ahora que comenzó su vida como Tamara, ya no está tan preocupada por pasar desapercibida. Ella considera que su lugar de trabajo es un refugio seguro en aquellos días en que recibe demasiadas miradas en el viaje al trabajo.

Según Hansen, el apoyo y la efusión de amor que sentía después de salir de la cirugía de reasignación de sexo la hicieron entender que no es importante cómo se ve ni cómo suena su voz. No es importante. La gente la acepta como ella lo hizo por primera vez. Eso es lo importante para ella.

A medida que la sociedad se vuelve más receptiva, Husnani-Puchta cree que más empleados buscarán este tipo de apoyo de sus empleadores.

Dijo: “Eso puede ser una de las cosas más aterradoras para admitir y expresar tu auténtico yo. Mi consejo a los empleadores sería escuchar y ser empático al respecto de cirugía de reasignación de sexo.»

¿Qué te parece todo lo que hizo Scotiabank? Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska