Ambiental Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social

Cómo NO reducir el uso de popotes: caso Boing

¿Por qué la medida anunciada por Pascual es un buen ejemplo de cómo NO reducir los popotes? Greenpeace te lo explica.

La medida anunciada por Pascual para reducir los popotes en sus jugos Boing, sustituyéndolos con taparroscas en el siguiente año, obliga a preguntar qué tan conveniente es en términos ambientales.

De acuerdo con especialistas, este esfuerzo debe tomarse con cautela ya que puede generar una problemática incluso mayor que la que busca resolver, convirtiéndose en un ejemplo de cómo no reducir el uso de popotes.

Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México, consideró que reemplazar las pajillas con tapas plásticas “es cambiar un mal visible por otro que no lo es tanto, pero que al final es más de lo mismo”.

Si bien aplaude que Boing sea la primera marca en manifestar su preocupación por la forma en que entregan sus productos al consumidor final, considera que la medida anunciada es de forma y no resuelve la problemática de fondo.

“Una tapa de este tipo puede requerir más plástico para su producción que un popote, además de que complica el reciclaje del envase de jugo al agregarle un paso previo para separar el plástico del cartón”, criticó.

A pesar de tratarse de un caso de cómo no reducir el uso de popotes, la iniciativa fue más celebrada que criticada en redes sociales debido a las campañas que han dado un carácter social al acopio de tapitas.

Al respecto, Miguel Rivas pide reflexionar sobre lo siguiente: “Aunque las tapas de Boing sean reciclables, lo que importa es si van a ser recicladas, ¿cuántas personas en realidad colectan estas tapitas para una buena causa en lugar de tirarlas a la basura?”.

Las estadísticas le dan la razón. Apenas 9% de todo el plástico producido a nivel global ha sido recuperado para su reciclaje contra más de 80% que termina en vertederos o en los océanos, de acuerdo con la investigación Production, use, and fate of all plastics ever made.

Aprende cómo no reducir el uso de popotes

“La solución a la epidemia de plásticos no está en reciclar, y por mucho que las empresas vendan el discurso de que basta con esto, la verdad es que no están contribuyendo a reducir la cultura del ‘usar-tirar’ y más bien perpetúan los plásticos de un solo uso, ya sean popotes o tapitas”, indicó.

Gian Carlo Delgado, investigador del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias de Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, coincidió en que la medida anunciada no representa un impacto positivo para el medio ambiente ni tampoco para la salud de los consumidores.

“En términos de la cantidad de plástico en el entorno, dudo que la medida de sustituir popotes con taparroscas lo cambie radicalmente. Los polímeros, independientemente de cuál se trate, tienen implicaciones ambientales y para la salud”, compartió.

Y entonces, ¿qué hacer?

Greenpeace instó a las empresas a ir más allá de ofrecer ejemplos de cómo no reducir el uso de popotes y encontrar “soluciones creativas” ante la magnitud del problema.

“Las empresas deben diseñar sus productos con visión de largo plazo y de economía circular, pensando qué materiales van a utilizar y cómo van a garantizar que regresen al sistema productivo”, explicó.

En la ingeniería de los productos, el reciclaje debe ser la última opción y antes deben agotar toda posibilidad de reducir lo que sea prescindible en sus empaques y reutilizarlos las veces que sea posible, dijo.

“Quitar el popote y la tapita no afectaría el producto. Antes, el jugo y la leche lo vendían así y lo abrías con tijeras. Los envases retornables también han prácticamente desaparecido, y fue porque la industria argumentó que salía más caro recuperarlos por temas de transporte y emisiones, pero hay que sacar los costos ambientales totales de los envases reusables contra los desechables, incluyendo el proceso postconsumo, y se verá que en la mayoría de los casos el retornable es la mejor opción”.

En el futuro, al menos como lo ven en Greenpeace, las empresas colocarán estaciones de rellenado, donde los consumidores acudirán con sus propios envases reutilizables para despacharse la bebida de su preferencia.

Buscamos a Sociedad Cooperativa Pascual, para que respondiera a quienes ven en su medida un ejemplo de cómo no reducir el uso de popotes, pero no atendió la petición.

Acerca del autor

Alejandra Aguilar

Periodista especializada en responsabilidad social y sustentabilidad. Ha colaborado en medios como El Universal, El Economista y Mundo Ejecutivo; así como participado en publicaciones y pláticas de RSE.
Desde 2015 desarrolla investigación y contenido en Expok. #OrgullosamenteUNAM

Comentarios

  • Me parece que debemos aplaudir estas iniciativas. No hay empresas perfectas pero hay empresas que lo estan intentando y han decidio entrar a procesos de mejora. No debemos descalificar de esta forma que hoy lo hacen ustedes. Ojalá más empresas se decidieran a tomar acciones frente a temas tan relevantes, aun y cuando estas acciones no sean perfectas, pues habla de la voluntad por encarar su responsabilidad ante la problemática. Saludos!

  • Hola Rocio:

    Muchas gracias por tomarte el tiempo de comentar. Consideramos que, lejos de descalificar, nuestra labor como consumidores es cuestionar. ¿Realmente las empresas no pueden hacerlo mejor? Hoy existen montones de alternativas al plástico que las marcas pueden adoptar como solución. Quizá no todas sean viables para la producción masiva, pero entonces ¿qué se hace para impulsar su crecimiento?

    Se nos terminó el tiempo de ser permisivos, la crisis ambiental sí nos está alcanzando y necesitamos responder al reto de forma eficiente. Las empresas sí pueden hacerlo mejor… o al menos podrían ser transparentes con el verdadero impacto de sus esfuerzos. Sí, bien porque Pascual ha entendido que tiene una responsabilidad con el planeta; ahora debe entender que ese es solo el principio, que el compromiso debe ser más profundo y que hasta que dicho compromiso no llegue, necesita ser prudente a la hora de autodenominarse responsable.

  • Recuerdo cuando era yo niño, había popotes de papel. Ahora que desarrollan papel biodegradable, deberían volver a fabricar esos popotes de papel. Se quiebran mucho la cabeza. Tapa rosca en lugar de popotes el lo mismo de contaminación. Y los usabamos como cerbatana para jugar, esa fue mi niñes. Divertida.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact