Responsabilidad gota a gota

¿Cómo generar agua con tu bici?

banner-horizontal-cuamoc

¿Imaginas dar un paseo en bicicleta y al final poder beber una refrescante botella de agua, pero no cualquier agua, sino una generada por tu mismo trayecto? Esto ya es posible gracias a la invención ecológica de una botella auto-rellenable.

El estudiante de diseño industrial de la Universidad de Artes Aplicadas de Viena, Kristof Retezár, diseñó este prototipo de botella de agua auto-rellenable para las bicicletas llamado Fontus. Lo que hace el innovador dispositivo es recoger la humedad del aire, condensarla y convertirla en agua potable lista para beber.

Fontus imagen de Conciencia Sustentable

Fontus imagen de Conciencia Sustentable

El artefacto no requiere de baterías ya que su energía proviene de celdas solares que se encuentran colocadas al exterior de la botella, y de acuerdo al desarrollador puede generar hasta 500 mililitros por hora bajo las condiciones climáticas adecuadas, cantidad suficiente para mantener a una persona hidratada.

¿De qué manera funciona?

Los paneles solares generan la energía necesaria para enfriar la parte superior del dispositivo, al tiempo que la parte inferior se calienta y conforme la bicicleta avanza, el aire caliente entra hasta el fondo. Una vez que se enfría se va hacia la parte superior, donde la humedad que se encuentra en el aire se transforma en gotas de agua.

Para que el artefacto funcione de manera correcta, debe de alcanzar los 20 grados centígrados y una humedad del 50% al interior, así es como comenzará a generarse una gota de agua por minuto.

botella auto-rellenable vía  Hipertextual

botella auto-rellenable vía Hipertextual

El prototipo diseñado por el estudiante cuenta con dos filtros; el primero evita la entrada de partículas de polvo, mientras que el segundo se encarga de lidiar con la contaminación ambiental en la medida de los posible, sin embargo, aún no cuenta con los purificadores necesarios para la desinfección del agua.

El proyecto del joven estudiante fue presentado quedando como uno de los finalistas en la Competencia Internacional de Diseño de la Fundación James Dyson en Chicago, Illinois, Estados Unidos. Fontus aún no sale a la venta pero el desarrollador y su socio están en la búsqueda de inversionistas para mejorar el prototipo y producirlo en masa para su comercialización.

Fuente: cronicaambiental.com

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario