RSE

¿Cómo es que desbaratamos la vocación de nuestras hijas?

Equidad de genero

Jugar en el lodo, atrapar una rana y trepar a los arboles pueden no ser actividades que se asocien tradicionalmente con el género femenino, ya que con frecuencia se incurre en el paradigma de que las niñas deben ser más cuidadosas y limpias, jugar con muñecas, usar hermosos vestidos y disfrutar de todo lo que incluya colores pastel. Pero existen múltiples factores que influyen en las actividades recreativas que los niños y niñas eligen realizar durante su infancia, entre ellos los intereses profesionales que puedan inquietarles en el futuro.

Explorar el entorno y hacer descubrimientos constantes sobre sus formas y texturas pueden ser intereses que se materialicen más adelante en una prospera carrera científica, mientras que un niño o niña que gusta de conocer el funcionamiento de sus juguetes y los aparatos de casa y encontrar las herramientas necesarias para reparar posibles desperfectos, puede convertirse en un exitoso ingeniero.

Desde luego estas prácticas no necesariamente definen las inquietudes y deseos que tendrá cada niño en el futuro, pero se convierten en un indicador importante de sus habilidades y contribuyen a desarrollar habilidades que serán de gran utilidad a lo largo de su vida. Además ayudan a estimular su confianza en sí mismos y en su capacidad para interactuar con aquello que los rodea.

Por desgracia, muchas niñas con intereses considerados “poco femeninos” son expuestas constantemente a comentarios que limitan el desarrollo de sus habilidades científicas o deportivas, impulsándolas a continuar con aquello que es típicamente asociado a su género, reforzando así paradigmas sexistas y afectando seriamente su confianza en sí mismas.

Es por ello que diversas empresas han comenzado a realizar esfuerzos para promover el empoderamiento de la mujer partiendo de las nuevas generaciones a través de la creación de talleres de autoestima, juguetes que estimulen nuevas habilidades y campañas a favor de la equidad en el lenguaje.

Ahora Verizon, la empresa de telefonía móvil, se une a esta lista con la historia de Sam, una chica que soñaba con ser una brillante científica, hasta que sus padres la convencieron de lo contrario.

Desafortunamente, Sam no es la única niña que ha abandonado su sueño, de acuerdo con el video 66% de las niñas de cuarto grado tiene interés en ciencias y matemáticas, sin embargo sólo 18% de las estudiantes universitarias de ingeniería son mujeres. ¿Por qué no las inspiramos a cambiar el mundo?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

1 comentario

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]