Ambiental RSE

Ciudades cero desperdicios: el camino a la Agenda 2030

Estas ciudades se han vuelto clave para abordar el desperdicio de alimentos y más. ¡Te contamos!

Las ciudades cero desperdicios se han vuelto clave para alcanzar el objetivo de vivir de una manera más sostenible. También se descubrió que pueden marcar una pauta para abordar el desperdicio de alimentos.  

Ambas metas: crear un estilo de vida sostenible y combatir el desecho de comida, están incorporadas dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Estos se conforman por 17 metas que abarcan desde el acceso a la educación hasta la igualdad de género.

En esta ocasión nos enfocaremos en abordar cómo los espacios urbanos pueden ayudar a cumplir el ODS 2: Hambre Cero, y el ODS 11: Ciudades y Comunidades más Sostenibles.

Las ciudades cero desperdicios: clave

Con la llegada del 5to aniversario de los ODS, líderes mundiales, gobiernos y ciudadanía se han podido percatar realmente de cuanto se ha avanzado en el cumplimiento de cada uno de estos propósitos.

En el caso de los gobiernos, algunos elaboraron sus propios planes en reacción a los ODS, cuyo propósito es generar un cambio para el 50% de la población mundial.

No obstante, solo un 12% está midiendo la pérdida y el desperdicio de alimentos, y un pequeño 15% está tomando medidas reales y escalables a pesar de que se incluyó una visión que busca reducir a la mitad el desperdicio mundial de alimentos en los niveles minorista y de consumo para 2030.

México desperdicia 37% de los alimentos producidos; quiere evitarlo

Una de las razones por las que ha sido tan complicado abordar el desperdicio de alimentos en zonas urbanas es que cada segmento de la sociedad tiene desafíos específicos e individuales.

Así que desarrollar un sistema perfecto para guardar alimentos dentro de un comedor escolar puede no adaptarse a la rutina de un hogar o a la de una oficina.

Y es aquí es donde las ciudades pueden marcar la diferencia. Las ciudades tienen la infraestructura, las relaciones y el conocimiento local para convertir el desperdicio de alimentos de algo abstracto en algo tangible. 

Esto debido a que los funcionarios locales pueden ver, con gran detalle, dónde se está produciendo el desperdicio de alimentos, y al localizarlo tomar medidas mucho más específicas y acelerar drásticamente el progreso. 

El municipio puede comenzar a poner más atención en los comedores escolares, lo que la gente está tirando en sus contenedores de reciclaje y la cantidad de desperdicios de comida que recolectan sus servicios de basura fuera de los edificios gubernamentales.

Además, tienen algo de presión adicional: el Acuerdo de París de 2015 requiere que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% y disminuir el desperdicio de alimentos es la mejor manera para llegar allí.

El papel de las ciudades

Desarrollar ciudades cero desperdicios es una oportunidad que no podemos permitirnos desaprovechar. Las ciudades no solo están en una posición privilegiada para abordar el desperdicio de alimentos, sino que son las únicas responsables de crearlo en primer lugar. 

Las áreas urbanas representan un enorme 75% de las emisiones globales de carbono a pesar de cubrir solo el 2% de la Tierra. El desperdicio de alimentos a nivel de consumo, es del 70% en la Unión Europea y de un 83% en los Estados Unidos. 

Desafortunadamente, el problema solo va a empeorar. Se calcula que para 2050, dos tercios de nosotros viviremos en ciudades. 

Para tener alguna posibilidad de alcanzar los objetivos de 2030, necesitamos que las ciudades comiencen a desempeñar un papel mucho más importante en la lucha contra el desperdicio de alimentos. La realidad es que no es un reto sencillo ni fácil de alcanzar de un día para otro pero hay países, ciudades y comunidades que se están acercando a ser cero desperdicio.

Un caso es París, que al descubrir que sus residentes estaban tirando alimentos de manera excesiva, desarrolló un plan de reducción de desperdicio de alimentos que incluía kits de información para las tiendas locales y otras iniciativas como rescatar los productos en buen estado y destinarlos a comedores comunitarios.

Ahora la ciudad cree que puede reducir el desperdicio de alimentos a la mitad para 2025.

París. ¿Pueden de verdad existir líderes verdes en medio de un sistema capitalista?

En Milán, los esfuerzos por abordar el desperdicio de alimentos se han generalizado en toda la sociedad, y las escuelas de la ciudad ahora rescatan los almuerzos a medio terminar para evitar que se vayan a la basura. 

De hecho, se calcula que 85 escuelas han distribuido más de 31.000 bolsas para perros. Una cuarta parte de las escuelas de Milán ahora están asociadas con programas de donación de alimentos. 

Además, a partir de 2014, cada hogar tiene un servicio que separa el bioreciclaje de otros residuos domésticos, listo para ser convertido en composta o biogás, mientras que en 2018, la ciudad aprovechó la oportunidad de hacer obligatorio que todas las empresas alimentarias de la ciudad redistribuyan a través de organizaciones benéficas y bancos de alimentos.

Ambición a favor de los ODS

Las iniciativas y campañas individuales solo pueden llegar hasta cierto punto. Para ganar la lucha contra el desperdicio de alimentos, se deben tomar las lecciones de París, Milán y todas las partes interesadas de la ciudad y convertirlas en un marco que pueda ser utilizado por ciudades en todas partes.

 Este marco debe basarse en cuatro principios básicos:

  1. Separar lo orgánico de todos los demás tipos de desechos.
  2. Medir y rastrear qué se está desperdiciando y por quién.
  3. Redistribuir los excedentes de alimentos utilizando una de las muchas soluciones rentables disponibles gratuitamente.
  4. Transformar cualquier alimento que no se pueda consumir en energía, combustible o alimento para animales.

El reloj de los objetivos para 2030 avanza cada día y con más fuerza. Ahora, con la pandemia arrojando luz sobre el sistema alimentario e incitando a muchos de nosotros a reexaminar nuestra relación con la comida, es el momento de que las ciudades se den cuenta de que la pelota está en su cancha y muestren liderazgo político para establecer objetivos concretos.

Se debe comenzar a trabajar mano a mano para que las ciudades cero desperdicios se conviertan en una realidad y ayuden a que las personas puedan vivir de manera más sostenible, así como impulsar el cumplimiento de los ODS.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

1 comentario

  • ¡… ha procesos que requieren espacios de tiempo largos y otros muy largos; a menudo podemos pensar que no hemos logrado nada, pero el hecho es que sí que se ha adelantado aunque no lo percibamos en en nuestro entorno; paciedia es una virtud muy grande…!!! Saludos.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]