Ecología Social

Ciudadanía corporativa, una empresa socialmente responsable

Por: Antonio Tamayo Neyra

En forma creciente la sociedad le viene pidiendo a las empresas que asuman la responsabilidad de los impactos socioeconómicos y ambientales que genera la actividad productiva a la que se dedica, dejando atrás lo que se consideró su objetivo primordial de generar lucro sólo para sus dueños o accionistas y de operar en forma autista en relación con la sociedad.

De esta responsabilidad surge el concepto de ciudadanía corporativa (CC), el cual, en términos sencillos, se refiere a que las empresas tengan en cuenta no sólo las consecuencias económicas y financieras de sus actividades sino también los aspectos sociales y ambientales.

En otras palabras, la CC es la forma cómo se concreta o se lleva a la práctica la responsabilidad social empresarial, teniendo como principio básico el que la empresa no es una entidad aislada sino que es parte de la misma sociedad donde se encuentra y que requiere ser un “buen ciudadano”, en cuanto a la trascendencia de todos sus actos, tanto en la parte social como en la productiva y ecológica.

Abundando en la definición del término, el Foro Económico Mundial (World Economic Forum) la describe como la contribución que hace una compañía a la sociedad, mediante sus actividades esenciales como empresa, su inversión social y programas filantrópicos, así como su trabajo con las políticas públicas.

O bien, “la manera en que una compañía coordina sus relaciones económicas, sociales y ambientales, y cómo se compromete con sus grupos de interés (accionistas, empleados, clientes, socios de negocio, gobiernos y comunidades), teniendo un impacto en su éxito a largo plazo”.

Adicionalmente, el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) la define “como un conjunto integral de políticas, prácticas y programas que se reflejan a lo largo de las operaciones empresariales y de los procesos de toma de decisión y el cual debe ser apoyado e incentivado por los mandos altos de las empresa.

“Una empresa con responsabilidad social fundamenta su actuación social con compromisos de actuación tanto en una dimensión interna como externa, dándole transparencia y certidumbre a su actuación y a sus relaciones.”

La ciudadanía corporativa tomó un mayor auge a raíz de los escándalos de fraudes de principios del milenio protagonizados por empresas como Enron y WorldCom y más recientemente, la crisis de los créditos hipotecarios, cuestionado la responsabilidad que tienen las empresas con la sociedad y con el sistema económico general en el ámbito internacional.

Todo lo anterior implica que el concepto rebasa la parte económica, según el Banco Mundial, cuando dice la CC se basa en el reconocimiento de que las empresas tienen derechos y responsabilidades, que van más allá de la maximización de las ganancias en el corto plazo.

En otras palabras, la empresa socialmente responsable es un ciudadano corporativo que trasciende sus obligaciones legales, fundamenta su gestión en políticas y programas que inciden positivamente en la gente, el entorno y las comunidades en que opera (grupos de interés). Lo cual implica involucrarse con la sociedad en todos los sentidos.

Valor estratégico

Es importante mencionar que se trata de movimientos de tipo estratégico y no solamente de actividades filantrópicas (sin menospreciar su propio valor); es decir, buscar realizar actividades para obtener beneficios tangibles para la empresa considerandos sus capacidades en provecho propio y de la sociedad (grupos de interés); tomando en cuenta que dichos beneficios son a mediano y largo plazos como, por ejemplo, imagen de marca y reputación o mejoras en el desempeño financiero como lo demuestra n diversos estudios a escala internacional.

Grupos de interés y su situación en México

La forma como se proyecta la ciudadanía corporativa es por medio de su interacción con los llamados grupos de interés (stakeholders, en inglés), los cuales son definidos como las personas o grupos de personas que tiene impacto en o se ven afectados por las actividades, productos o servicios de una empresa, de acuerdo con Forética, institución española dedicada la investigación de la Responsabilidad Social.

Esto implica la creación de una relación entre la empresa y la sociedad, buscando el beneficio mutuo de dicha interacción. La importancia de la opinión pública va en aumento para permitir el ingreso, operación y crecimiento de una empresa, la cual depende mucho de la Ciudadanía Corporativa desarrollada.

Específicamente los grupos de interés son:

* La comunidad financiera (accionistas, inversionistas, agencias de calificación)
* Empleados y sus representantes
* Clientes y los consumidores
* Comunidades nacionales y locales
* Autoridades públicas (gobiernos, instituciones regionales y locales, organizaciones públicas e internacionales)
* Sociedad civil (organizaciones no gubernamentales, asociaciones y redes de organizaciones)
* Proveedores
* Medios de comunicación

Al respecto, el Boston College (The Center for Corporate Citizenship at Boston College) publicó un estudio de varios países sobre la participación de los grupos de interés y en el caso de México, reportó que existe poco interés y participación por parte de los denominados grupos clave (empleados, consumidores y gobierno), quienes permanecen en la atención a la ciudadanía corporativa.

Reconociendo que algunas organizaciones empresariales como el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) y AliaRSE (alianza de Coparmex, CCE, Concamin, Confederación USEM, Cemefi, Caux Round Table Mexico e Impulsa), promueven prácticas ciudadanas, como también las Naciones Unidas (mediante el Pacto Mundial) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En cuanto a la participación de los medios de comunicación señala que todavía es limitada, aunque reconoce que la difusión del tema va en aumento.

Dentro del área académica apunta que se le pone más atención en las universidades particulares, mencionando entra ellas a la Universidad Anáhuac y al Tecnológico de Monterrey.

Sobre los que denomina los grupos de interés clave, menciona que los sindicatos rechazan la ciudadanía corporativa y cuestionan su valor, preocupados más pro sus propios intereses.

Acerca de los empleados, están desinformados y su preocupación se limita a sus propios derechos; en cuanto al gobierno, algunas entidades a escala federal lo atienden como las secretaría del Trabajo y la de Medio Ambiente; y los consumidores, por su parte, no están comprometidos y no tienen ningún cuidado en el tema, siendo el consumo, como tal, una de sus principales preocupaciones; aunque reconoce también que empieza a presentarse un pequeño movimiento en atención a los productos de origen orgánico.

Respecto a la actitud de los inversionistas, apunta que están principalmente enfocados en atender el retorno de sus inversiones y muy pocos de ellos consideran aspectos éticos, sociales o de atención al medio ambiente.

Finalmente indica que ante la débil atención mencionada, el futuro de la ciudadanía corporativa en México requiere ya sea de un fuerte liderazgo por parte del gobierno o crear una coalición entre organismos empresariales y universidades, generando un modelo acorde al perfil de las empresas mexicanas, las cuales en su mayor parte son medianas y pequeñas, siendo una de sus características el ser empresas familiares que por la cultura empresarial nacional, cuentan con algunos de los atributos de la CC.

Fuente: El Financiero – negocios, p. 28
Autor: Antonio Tamayo Neyra
Publicada: 1 de septiembre 2010



Antonio Rey Tamayo Neyra

Licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y actualmente estudiando la Maestría en Sociedad de la Información y el Conocimiento en la Universidad Abierta de Cataluña. Dedicado al periodismo de investigación desde 1987 especializado en temas socioeconómicos. En los pasados 19 años hasta la fecha, colaborando en el periódico El Financiero como Coordinador Editorial y Redactor de Proyectos Especiales, además de haber escritor para otros medios durante este mismo tiempo. Adicionalmente se ha dedicado también a la consultoría y capacitación en relacionales laborales desde hace 18 años, trabajando para diferentes empresas en todo México. De siete años a la fecha, involucrado en el tema de Responsabilidad Social, realizando varios proyectos editoriales, y estudiado un diplomado al respecto coordinado por el Tecnológico de Monterrey, Cemex y el Banco Mundial, y un curso del mismo tema en la Universidad Abierta de Cataluña.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario