Noticias RSE

La ciudad del futuro según Walt Disney: sin autos, ni desempleo

La ciudad del futuro según Walt Disney: sin autos, ni desempleo
Escrito por ExpokNews

Construir la ciudad del futuro según Walt Disney, fue uno de los objetivos más ambiciosos de este visionario.

Desde la creación de Epcot, millones de turistas han acudido a este parque temático famoso por su esfera geodésica Spaceship Earth y su celebración de las culturas internacionales.

De acuerdo con Fast Company, la versión de Epcot que los visitantes encuentran en Disney World —actualmente en medio de las celebraciones de su 50º aniversario— no es la que Walt Disney imaginó.

En 1966, Disney anunció su intención de construir Epcot, acrónimo de “Comunidad Prototipo Experimental del Mañana”. No iba a ser un mero parque temático, sino, como dijo Disney, “la creación de un proyecto vivo para el futuro diferente a cualquier otro lugar del mundo”: una ciudad entera construida desde cero.

Disney murió ese mismo año, su visión se redujo y luego se desechó por completo. Desde la llegada de los primeros colonos, los estadounidenses han experimentado con nuevos modelos de asentamiento. Imaginar nuevos tipos de lugares para vivir es una tradición americana, y Disney fue un participante entusiasta.

Una ciudad del futuro

Una cautivadora película de 25 minutos producida por Walt Disney Enterprises sigue siendo la mejor ventana a la visión de Walt.

En ella, Disney —hablando amable y lentamente, como si se dirigiera a un grupo de niños— detallaba lo que sería de los 27,400 acres, o 43 millas cuadradas, del centro de Florida que había adquirido.

Haciéndose eco de la retórica de los pioneros norteamericanos, señaló que la abundancia de tierra era la clave. Aquí lograría todo lo que no se pudo hacer en Disneylandia, su primer parque temático en Anaheim (California), inaugurado en 1955, y que desde entonces había sido invadido por el rápido desarrollo suburbano.

Señaló con orgullo que el terreno en el que se construiría Disney World era dos veces mayor que la isla de Manhattan y cinco veces más grande que el Magic Kingdom de Disneylandia.

Entre los componentes más destacados de la Epcot de Disney se encontraría una comunidad de 20,000 residentes que vivirían en barrios que harían las veces de escaparate del ingenio industrial y cívico, un experimento continuo de planificación, diseño de edificios, gestión y gobierno.

Habría un parque de oficinas de 1,000 acres para desarrollar nuevas tecnologías, y cuando, por ejemplo, se desarrollara una innovación en el diseño de frigoríficos, todos los hogares de Epcot serían los primeros en recibir y probar el producto antes de que saliera al mercado para el resto del mundo.

Un aeropuerto permitiría a cualquiera volar directamente a Disney World, mientras que una “tierra de vacaciones” proporcionaría alojamiento a los visitantes. Un complejo central de llegada incluía un hotel de 30 pisos y un centro de convenciones, con el centro de la ciudad como zona protegida de las inclemencias del tiempo con tiendas temáticas.

Los asalariados más modestos de Epcot podrían vivir cerca en un anillo de edificios de apartamentos de gran altura. Y habría un cinturón de parques y una zona recreativa que rodearía este centro, separando los barrios de baja densidad y sin salida que albergarían a la mayoría de los residentes. No habría desempleo y no sería una comunidad de jubilados.

No creo que haya un reto en ningún lugar del mundo que sea más importante para la gente de todo el mundo que encontrar soluciones a los problemas de nuestras ciudades.

Disney.

Abundan las “ciudades nuevas”

Durante la década de 1960, la aspiración de construir de nuevo estaba muy presente. Los estadounidenses estaban cada vez más preocupados por el bienestar de las ciudades del país. Y no estaban satisfechos con el esfuerzo —y, sobre todo, con las consecuencias— de la renovación urbana.

Se sentían inseguros ante el aumento de la pobreza urbana, el malestar y la delincuencia, y frustrados por la creciente congestión del tráfico. Las familias siguieron trasladándose a los suburbios, pero los planificadores, los líderes de opinión e incluso los ciudadanos de a pie expresaron su preocupación por el consumo de tanta tierra para el desarrollo de baja densidad.

El término “Sprawl”, que designa un desarrollo mal planificado, se fue imponiendo a medida que surgía un incipiente movimiento ecologista. En su popular balada de los años sesenta, “Little Boxes”, Pete Seeger cantaba “Little boxes on the hillside, little boxes made of ticky tacky” para criticar las extensiones uniformes de viviendas suburbanas y exurbanas que se extendían desde las ciudades estadounidenses.

Surgió la esperanza de que la construcción de nuevas ciudades podría ser una alternativa a los barrios urbanos poco agradables y poco queridos y a las subdivisiones periféricas sin alma.

ciudad del futuro según Walt Disney

Los autodenominados “fundadores de ciudades”, la mayoría de ellos ricos empresarios con ideales que dependían del éxito inmobiliario, lideraron el movimiento de las Nuevas Ciudades de Estados Unidos. Mientras Disney preparaba su presentación de Epcot, la Irvine Company ya estaba inmersa en el proceso de desarrollo de las propiedades del antiguo Irvine Ranch para convertirlo en la ciudad modelo de Irvine, California. En la actualidad, Irvine cuenta con casi 300.000 residentes.

Mientras tanto, el empresario inmobiliario Robert E. Simon vendió el Carnegie Hall de Nueva York y, con sus ganancias, compró 6,700 acres de terreno agrícola en las afueras de Washington, D.C., para poder crear Reston, Virginia.

A cincuenta millas de distancia, el promotor de centros comerciales James Rouse comenzó a planificar Columbia, Maryland. Y el inversor de la industria petrolera George P. Mitchell, atento a los éxitos y contratiempos de Rouse y Simon, pronto aprovecharía un nuevo programa de financiación federal y se embarcaría en la creación de The Woodlands, cerca de Houston, que hoy cuenta con una población de más de 100,000 personas.

Estos nuevos pueblos esperaban incorporar la vivacidad y la diversidad de las ciudades al tiempo que conservaban la intimidad de los barrios y otros encantos asociados a los pueblos pequeños.

El sueño de Disney hoy

Sin embargo, Disney no quería limitarse a arreglar los suburbios existentes, quería poner patas arriba las ideas preexistentes sobre cómo se podía construir y gestionar una ciudad.

Y a pesar de su promesa utópica, la genialidad de la Epcot de Disney consistía en que todo parecía factible: una aglomeración de elementos habituales en cualquier área metropolitana moderna, pero fusionados en una visión singular y gestionados por una única autoridad.

La ciudad del futuro según Walt Disney: sin autos, ni desempleo

Una innovación importante fue el destierro del automóvil. Se diseñó un vasto sistema subterráneo que permitiera a los coches llegar, aparcar o zumbar bajo la ciudad sin ser vistos. Una capa subterránea separada albergaría los camiones y las funciones de servicio.

Los residentes y visitantes recorrerían las 12 millas de longitud de Disney World y todas sus atracciones en un monorraíl de alta velocidad, mucho más extenso que todo lo conseguido en Disneylandia. En la América enloquecida por los coches de los años 60, ésta era una idea realmente radical.

Dada la legendaria tenacidad de Walt Disney, habría sido fascinante ver hasta dónde habría llegado su visión. Tras su muerte, algunos trataron de cumplir sus planes. Pero cuando un diseñador de Disney le instó a llevar a cabo la visión cívica más amplia de Walt, el hermano de este, Roy, que había tomado las riendas de la empresa, respondió: “Walt ha muerto”.

Hoy en día, el espíritu utópico de Disney sigue vivo. Se ve en las ambiciones del ex ejecutivo de Walmart Marc Lore de construir una ciudad de 5 millones de personas llamada “Telosa” en un desierto de Estados Unidos, y en la propuesta de Blockchains LLC de una “ciudad inteligente” autónoma en Nevada.

Pero lo más frecuente es ver esfuerzos que aprovechan la nostalgia de un pasado bucólico. De hecho, Disney Corporation desarrolló una ciudad en la década de 1990 en uno de sus terrenos de Florida.

Bautizada como “Celebration”, fue anunciada inicialmente como un ejemplo del movimiento de fin de siglo llamado Nuevo Urbanismo, que pretendía diseñar los suburbios de forma que evocaran la pequeña ciudad americana: barrios transitables, un centro urbano, una gama de opciones de vivienda y menos dependencia del automóvil.

Sin embargo, en Celebración no hay monorriel ni redes de transporte subterráneo, ni centros de innovación tecnológica ni políticas como la del empleo universal. Ese tipo de ciudad del mañana, al parecer tendrá que esperar.


Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario