Ambiental

Casas verdes impulsan negocios sustentables

Mientras China ya es potencia en el tema, en México apenas se descubre su utilidad

México recién empieza a realizar una cosecha sistemática y organizada de la energía del sol a través de calentadores solares instalados en los techos de miles casas habitación.

Entre 2008 y 2010 más de 70 mil calentadores solares fueron instalados en los techos de ese mismo número de viviendas económicas y de interés social. El precio promedio de estas casas va de 200 mil a los 350 mil pesos y sus propietarios tienen sueldos en promedio de no más de 4 mil pesos mensuales.

“Durante la vida del crédito el propietario de una casa con calentador solar puede ahorrarse hasta 60 mil pesos por el bajo consumo de gas LP que tendrá en consecuencia”, explicó Enrique Vainer, presidente de Consejo de Administración de Grupo Sadasi.

Durante 2006 y 2007 en su desarrollo habitacional de Los Héroes Tecámac, en el estado de México, se hicieron las pruebas piloto que demostraron no sólo eficiencias en el consumo de gas sino también de estos importantes ahorros que podrían tener los propietarios de las viviendas donde estarían instalados estos dispositivos ecotecnológicos.

“El calentamiento de agua mediante energía solar y la producción de electricidad, más allá de ser una alternativa ecológica, se ha convertido en una tecnología económicamente atractiva y competitiva”, señala un informe de Procobre, una agencia mundial que promueve el uso del cobre como uno de los metales menos nocivos al ambiente.

“Un efecto que también impulsó su adecuación en la vivienda de interés social fueron los altos precios del gas LP que se tuvieron en la última parte de la década; coincidió con que en México se le han quitado los subsidios por lo que la inversión en un calentador solar empezó a tener sentido”, refirió por su parte Odón de Buen Rodríguez, presidente de Energía, Tecnología y Educación, (ENTE).

La reciente demanda de los últimos dos años hizo que el valor de mercado pasara de poco menos de 100 millones de pesos en 2006 a 360 millones de pesos para este 2010. Se estima que tan sólo las casas nuevas financiadas con la Hipoteca Verde de Infonavit propiciarán la demanda de 40 mil calentadores solares a un precio promedio de nueve mil pesos cada uno.

El aroma del dinero ya atrajo a un decenas de comercializadores y proveedoras de estos boilers ecológicos. En 21 meses, Infonavit pasó de una docena de proveedores a casi 70.

“Un primer factor fue la determinación de un par de empresas en probar las bondades, eficiencias y ahorros que podían dar los calentadores solares; pero hubo un segundo factor importante que está permitiendo su masificación en la vivienda de menor precio en el mercado: la sensibilidad de Víctor Manuel Borrás, director de Infonavit, al tema de la sustentabilidad”, explicó Vainer.

El potencial es enorme
Antes de 2007, la colocación de estos dispositivos se limitaba a lo que solicitaban hoteles de lujo para mantener caliente el agua de las albercas a un precio manejable, así como de los Centros de Rehabilitación y Hospitales que se construyeron en los últimos diez años.

Información de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) señala que, al cierre de 2009, el país se disponía de casi 1.4 millones de metros cuadrados de superficie en calentadores solares.

Para tener una idea de su escala, esto es apenas 29.7 veces la superficie del Zócalo de la ciudad de México o sólo tres veces la Macroplaza de Monterrey.

Con la iniciativa de Infonavit de impulsar su Hipoteca Verde, se busca masificar esta tecnología tal y como sucedió en Europa en la última década o en Asia, donde en estos momentos se da una verdadera revolución solar.

Un reporte de Terra.org informa que China cuenta con 27 millones de calentadores de agua solares instalados sobre tejados de casas habitación. Allá se tiene cuenta de casi 4 mil compañías que fabrican estos dispositivos.

“Esta tecnología relativamente barata y simple ha tenido un gran éxito en las zonas donde todavía no tienen electricidad. Por tan poco como 200 dólares (unos 2 mil 500 pesos), los aldeanos pueden instalar un colector solar en el tejado y tomar su primera ducha caliente”, refiere el informe.

El gobierno de Pekín planea aumentar a 300 millones antes de 2020, mientras que en México no se tienen metas tan espectaculares, pero ya hay un inicio afortunado con la pretensión de masificar el uso de estos colectores solares en las viviendas nuevas y usadas que están siendo compradas por la gente de escasos recursos económicos.

El país requiere la construcción de 11.4 millones de casas nuevas en las próximas dos décadas. Sería afortunado que cuando menos la mitad de ellas contaran con un calentador solar en su tejado. Esto no depende del deseo de la gente por ayudar al medio ambiente o ahorrar dinero en la compra de gas; más bien responde a una cuestión climática.

“Vamos a vivir un par de décadas donde el sistema híbrido será común; pero con la mejora de las tecnologías se llegará a usar equipos netamente solares. Sumado a ésto, el gas seguirá subiendo de precio y será uno de los factores que empujen la adopción de la tecnología”, anticipa De Buen Rodríguez.

La combinación será importante en zonas como el Valle de México donde se construirán cuanto de cada diez de estas 11.5 millones de nuevas casas y donde la radiación solar no puede ser aprovechada los 365 días del año por los frentes fríos que azotan a la región durante un promedio de tres meses.

¿Y sí estamos listos?
El agua caliente de consumo doméstico ocupa el segundo sitio en el consumo de energía de una vivienda típica habitada por cuatro personas. La Hipoteca Verde de Infonavit potenciaría el uso (y ventas) de calentadores solares en México, según la intención anunciada por su director en el pasado foro Internacional de Vivienda Sustentable.

Víctor Manuel Borrás anunció que a partir de 2011, cualquier derechohabiente que así lo solicite, podrá hacer uso de la hipoteca verde en su crédito; no será necesario que sea una vivienda que tenga subsidio. Pero supondrá retos.

Desde 2008, el instituto reporta una creciente demanda de hipotecas para la compra de vivienda usada. Al cierre de 2010 se prevé que 40% de las 475 mil créditos que originará sean para la compra de un hogar que ya existe.

Si los derechohabientes quieren adicionarle las ecotecnologías de la hipoteca verde, entre ellas el calentador solar, supondrá más problemas que beneficios, ya que en el caso de las metrópolis las ventas son de departamentos.

“No hemos podido implementar bien el calentador solar en la vivienda vertical (edificios de departamentos) porque las azoteas no tienen el espacio suficiente para calentadores solares. También porque el depósito del agua está junto con el panel de captación solar por lo que el recorrido de varios metros que tiene que hacer el agua hasta los departamentos más “lejanos” hace que el agua ya no llegue caliente”, explicó Estela Rivera, directora de Hipotecas de Infonavit.

Este será un tema a resolver mediante una estrategia de desarrollo tecnológico. Se plantea que haya captadores solares comunes en azoteas y dos depósitos de agua en la parte baja de los edificios. Aquí hay un reto legal porque tendría que hacerse algunas adecuaciones a la legislación de vida condominal.

También está el tema de suministro de calentadores solares que cumplan con la calidad y eficiencia mínimas. En 2007 de hallarse poco menos más de una docena compañías, la mayoría importadoras, a partir de 2008 el listado de Infonavit dio cuenta de 55 firmas que venden este dispositivo. Ninguna, hasta ahora, invierte para producirlos aquí de forma masiva.

“Esto ya supone un riesgo en la calidad y durabilidad de los calentadores”, observó Rivera en una reunión de evaluación realizada hace algunas semanas con los desarrolladores.

Un informe del instituto reveló problemas en un alto porcentaje de los calentadores instalados entre 2008 y 2009 en los primeros desarrollos ecológicos.

“Hallamos problemas en la orientación, no siempre fue correcta; los equipos no contaban con anclajes, el ángulo de inclinación no era el adecuado, otros elementos en los techos en algún momento del día les proyectaban sombra lo que reducía su eficiencia; había equipo instalado sin las válvulas adecuadas por lo que no era fácil el manejo para los residentes y termotanques dañados u oxidados”, dice el capítulo de hallazgos.

Entre los pendientes para un buen desarrollo de esta industria está la emisión de una norma que califique y certifique la eficiencia y calidad de los calentadores solares. Hasta ahora, ningún calentador solar fue instalado con el cumplimiento de una norma, ya sea oficial o NMX.

Sólo hay un dictamen establecido: el Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación (ONNCCE) es quien emitió el certificado de cumplimiento de esta eficiencia. No hay más.

“Ahora trabajamos con expertos para pedir en esta certificación que también se cumplan criterios de calidad y de resistencia a la intemperie. A finales de octubre se publicaría este nuevo dictamen técnico”, explicó García, de Infonavit.

Fuente: El universal; Cartera, p. B7
Escrito por: David Aguilar Juárez
Publicada: 08 de Octubre 2010

Click sobre la imagen para ampliar

casas-sustentables

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]