Ambiental

Calentamiento global permitiría a científicos clonar mamuts

Si podemos clonar o no al mamut lanudo es una pregunta fácil. La importante es: ¿deberíamos?

El calentamiento global está acelerando el deshielo de la Tierra, dejando al descubierto los restos íntegros de mamuts congelados en el permafrost de Siberia. Una vez descubiertos, se descongelan y se recupera su sangre, que ha permanecido perfectamente conservada, lo que ofrece a los científicos la posibilidad de hallar una célula de mamut viva. Si se encontraran células viables, podría introducirse el núcleo de una de ellas en una elefanta asiática para que diera a luz a un elefante-mamut.

Algunos dicen que no se logrará hasta el 2045; otros dicen que tardará incluso más. También hay quien piensa que nunca ocurrirá. Para llegar al fondo del asunto viajamos a Seúl, Yakutsk y Moscú siguiendo los pasos del mamut hacia su potencial resurrección para conocer a los posibles artífices de la clonación de esta especie.

De Seúl viajamos a Yakutsk, en Siberia, un lugar conocido por sus gulags, el vodka y por sus habitantes duros como el hierro. Es una ciudad remota cerca de la cual yacen congelados los mamuts lanudos de la Edad del Hielo. Ser canadiense no sirve de nada para soportar las temperaturas de hasta -60 grados Celsius, donde las estatuas de bronce de Lenin tienen barbas de hielo.

El choque cultural que íbamos a vivir llegó cuando, al subir al avión en dirección a los páramos rusos, una cordial azafata nos preguntó, en ruso, “¿por qué demonios quieren ir a Yakutsk?”

mamut

Al final resultó ser un sitio maravilloso, con gente muy hospitalaria que vivía en una jungla congelada. De hecho, me recordó mucho a Canadá. La visita a un mercado de pescado lleno de criaturas de aspecto prehistórico, el sushi de pez lucio congelado y los perros salvajes me ayudaron a decidirme: voy a mudarme ahí.

Fuimos en busca de los mamuts, por supuesto, pero el vodka y la locura continuó cuando supimos de la existencia de un mercado gris desde el que pequeños grupos mafiosos envían marfil de mamut a China y otros lugares de Asia, donde lo convierten en souvenirs para tiendas de regalos. En algunos de esos talleres de marfil, en los que se respiraba cierto ambiente de explotación, había artistas que trabajaban de sol a sol destrozando piezas que deberían estar en un museo.

Por otro lado, los cuerpos de mamut que encuentran los buscadores de colmillos en las zonas más remotas de la Tierra están tan intactos que los científicos surcoreanos los utilizan para avanzar en su empeño por clonar esta enorme bestia y devolverla a la vida. Tuve la oportunidad de cortar un trozo de carne de lo que parecía un muslo de mamut. ¿Cómo es que me permitieron manipular un espécimen de 40,000 de antigüedad? Pues porque estábamos en Rusia, por eso.

El viaje a Corea del Sur también fue increíble. Si Rusia puso mis nervios a prueba, Corea del Sur me dejó loco. En un día vi siete terneros que eran todos el mismo ternero, a un hombre meterle la mano a una vaca para inyectarle embriones de clones y vi a dos cachorros de perro pomerano llamados Michael y Jackson, ambos idénticos genéticamente.

Entre toda esa locura, tuve la ocasión de disparar una escopeta al lado de una autopista rusa, me intoxiqué comiendo cerebro de cangrejo crudo, bailé en un bar museo del vodka cerca del cual había un rinoceronte lanudo intacto que estaba pudriéndose (sí, existen) y también presencié cómo un pequeño perro clonado recibía los cuidados de una madre que no era del todo la suya.

En resumen, fue toda una experiencia y espero que disfuten el documental que ha salido de todo esto. Tal como demuestran Michael y Jackson, la clonación está aquí y ha empezado a comercializarse. Pero una cosa son los perros y otra muy distinta es clonar un mamut. Lo que es seguro es que gracias a una cadena internacional de suministro de partes de mamut, hay muchos científicos que van a poder seguir intentándolo.

Fuente: SinEmbargo

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Sobre si clonar o no Mamuts, mi opinión es que, si, si fue el ser humano el causante de su extinción, si fue un proceso natural, al que el Mamut no pudo adaptarse con la celeridad que lo requería las circunstancias, mi opinión es que no. Ahora, el punto es que, tratándose de rescatar especies extintas por causa humana, o, salvar a especies en peligro de extinción, también a causa del ser humano (las que lamentablemente son muchas, demasiadas), hay una consideración para mí fundamental, nuestra bella y querida y ÚNICA Tierra es un sistema cerrado, por lo que el ser humano debe frenar su crecimiento poblacional, ojalá disminuirla, ya que si no lo hace, ¿dónde, en qué ambiente vamos a introducir el número mínimo de ejemplares de distintas especies para sostener su adecuado desarrollo biológico?. El ser humano debe estar en equilibrio con los demás seres vivos, desde plantas y animales hasta los microorganismos, debe cambiar su mirada hacia la naturaleza, cambiar un sistema económico basado en el crecimiento constantemente en alza, cambiar cómo miramos a nuestros semejantes, aquellos menos afortunados, por nacimiento, por inteligencia distinta a la mía, por capacidad distinta, no sentirnos superiores por causa de un azar genético afortunado (que no fue mérito propio)…, darnos cuenta que al final, el polvo en cual me convertiré no es más inteligente que el de otro, ni posee más dinero, no es más veloz ni más alto, ni siquiera más claro… en fin, tal vez es demasiado pedir, y nos merezcamos nuestro destino, por lo menos yo soy optimista…, creo que se puede.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]