Ambiental

Barcelona quiere el coche eléctrico

Barcelona quiere que su nombre se encuentre ligado a los coches urbanos del futuro. A los de un futuro no tan lejano: los coches eléctricos.

Por eso, hoy, en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, el Ayuntamiento firmará un manifiesto junto con Endesa, UPC, RACC, Seat y Nissan para convertir la ciudad en un banco de pruebas, en donde los coches puramente eléctricos -no se trata de híbridos- ganen terreno poco a poco a los de combustión interna. Es el proyecto LIVE, cuyas siglas responden a Logística para la Implementación del Vehículo Eléctrico.

Según ha podido saber La Vanguardia, se trata de un manifiesto que va más allá de una declaración de intenciones y que prevé la adaptación del entorno urbano a los nuevos vehículos, abriendo la puerta a que se creen infraestructuras como estaciones de recarga. Algunas de estas podrían instalarse en aparcamientos municipales. Y no se descarta la incorporación de estos coches a la flota municipal, por lo que también podrían crearse centros de recarga en equipamientos.

Y es que la falta de autonomía es el principal escollo para el desarrollo de esta tecnología, a la que cada vez prestan más atención las empresas del sector del automóvil, que reclaman la colaboración de las ciudades, como se pidió ayer en el marco de una jornada sobre el coche eléctrico, que se celebró en el certamen, organizada por la Sociedad de Técnicos de Automoción (STA).

Jornada que reunió a diferentes expertos -también a miembros del proyecto LIVE- y en la que, aunque se aseguró que aún le quedan futuro a los motores de combustión interna -los de gasolina o gasóleo-, también se afirmó que llega el momento de los coches eléctricos, aunque restringidos en ámbitos urbanos. “La creencia es que entre el 2015 y el 2020 haya una importante mejora en las baterías que permita ir más allá”, dijo ayer el presidente de la STA, Rafael Boronat.

Hasta ese momento, se seguirá desarrollando el coche eléctrico urbano, también en Barcelona. Y es que la ciudad no quiere obviar la oportunidad que es convertirse en banco de pruebas europeo, como ya lo es Nueva York, donde recorren sus calles 250 coches de BMW-Mini con una autonomía que llega a los 250 kilómetros y velocidad máxima de 156 km/h, que comenzarán a comercializarse en el 2011; o, en Asia, Tokio.

Donde hay numerosos prototipos que se venderán este año y en Europa el año que viene, como el Subaru R1, que carga sus baterías un 80 por ciento en 15 minutos, o el Mitsubishi Miev, con una autonomía de 160 kilómetros, cuatro plazas y una velocidad máxima de 130 kilómetros por hora. Japón apoya económicamente a sus empresas por desarrollar coches eléctricos y es el principal fabricante de baterías de Litio-Ión.

En el caso de Barcelona, previsiblemente los coches eléctricos que podrán recorrer sus calles serían de Seat y de Nissan. De hecho, el proyecto
LIVE -en el que participa la consultora internacional de tecnología Altran- se gestó en los momentos más duros de las empresas automovilísticas: el coche eléctrico quería ser una salida de futuro que puede funcionar en entornos urbanos como Barcelona, y su área metropolitana más próxima, donde los coches apenas recorren más de 27 kilómetros diarios.

Previsiblemente, el próximo Salón Internacional del Automóvil de Barcelona se dedicará a los coches eléctricos. La mayoría de las marcas tienen previsto lanzar entre en el 2010 y el 2012 sus vehículos, sobre los que aún quedan dudas como la autonomía, pero que parecen imparables. Coches que en una versión más especializada cuentan desde hace unos días con otro banco de pruebas en Catalunya. Es un vehículo de la marca ION, construido por la empresa catalana Bergadana Solutions SL, con una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora y una autonomía de 45 kilómetros. Es el nuevo coche fúnebre del cementerio de Roques Blanques, en El Papiol.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]