Así ha sido la vida de este niño afgano, tras conocer a Messi – ExpokNews

Al parecer Messi no ha cumplido con la promesa que le hizo. ¡Entérate!

A veces tus héroes te dan esperanza y ganas de salir adelante pero, ¿qué sucede cuando estos desaparecen a pesar de una promesa? Murtaza, el niño afgano que se hizo famoso por su camiseta improvisada de Messi, se pregunta lo mismo…

La guerra…

Murtaza que llegó a conocer a su ídolo en persona, fue obligado a huir de su hogar en el sur de Afganistán por la guerra. Él y su familia, residían en el distrito de Jaghori de la provincia sureña de Ghazni, considerada el área más segura y pacífica en los últimos 17 años de conflicto.

Sin embargo, esta paz se acabó debido a que a principios de noviembre los talibanes irrumpieron en la región, forzando a más dos tercios de la población a huir en busca de refugio.

“Echo de menos nuestra casa en Jaghori, aquí no tengo un balón y no puedo jugar al fútbol o salir fuera”, lamentó el joven en Kabul, donde él y su familia se refugian desde hace dos semanas.

Actualmente él y su familia viven en una habitación, de un edificio compartido con un vecino y que está ubicado en una de las colinas en el oeste de la capital.

Murtaza señala que al tener que huir, también tuvo que dejar las dos camisetas firmadas y el balón que le regaló Messi, al que llegó a conocer en 2016 en Qatar.

“No pudimos traerlas porque dejamos la casa durante la noche, y mamá me pidió que dejase la pelota y las camisetas”, mencionó.

A pesar de que las fuerzas de seguridad afganas expulsaron a los insurgentes de la zona, la familia decidió no regresar al pueblo, debido a que recibían amenazas constantes debido al acercamiento de Murtaza con Messi.

“Después de que Murtaza conoció a Messi en Qatar, la situación se volvió complicada y vivíamos con miedo, porque la gente de nuestro entorno pensaba que Messi nos había dado un montón de dinero”, lamentó el hermano de Murtaza.

Esta situación hizo que la familia de Murtaza tuviera miedo de que lo secuestraran así que decidieron mantenerlo bajo vigilancia e impedirle asistir a la escuela.

También decidieron solicitar exilio a Pakistán en mayo de 2016, con la esperanza puesta en alcanzar los Estados Unidos pero la petición de asilo fue rechazada tras unos pocos meses y se vieron obligados a volver a su pueblo, de donde fueron desplazados ahora a causa del conflicto.

Aunque no son los únicos, se calcula que este año más de 300 mil personas se desplazaron en el país y viven en condiciones difíciles, apoyándose sobre todo en la ayuda del Gobierno y de organizaciones no gubernamentales.

Es el caso de la familia del joven seguidor de Messi, que dependía de los ingresos obtenidos en sus explotaciones agrícolas y que en Kabul sale adelante con la ayuda de familiares y ONG.

Messi, ¿dónde estás?

Murtaza compartió que en su encuentro con el futbolista, Messi le prometió que arreglaría las cosas para él y ayudarlo a salir de esta situación. Sin embargo, el niño no ha tenido contacto del futbolista desde entonces.

“Llévame contigo, aquí no puedo jugar al fútbol, aquí solo hay ‘daz-dooz'”, pidió, imitando el sonido de las explosiones y disparos.

Por su parte, Shafiqa, madre de Murtaza señala que el niño no ha perdido la esperanza a pesar de que cada que escucha una bomba o un disparo corre a esconderse bajo su chador.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.