Ambiental Organizaciones internacionales RSE

Agricultura corporativa sustentable: un nuevo horizonte

Agricultura corporativa sustentable, un nuevo horizonte

AgWater Challenge hace un llamado a las compañías para mejorar sus prácticas de administración y ayudar a construir un futuro con agua segura para las generaciones venideras.

El suelo y el agua están intrínsecamente ligados. Desde cómo se protegen, cómo se gestionan y cómo se valoran en todos los sectores económicos, hay una clara conexión. Las decisiones que tomamos sobre uno pueden tener grandes impactos en el otro.

Pocas industrias dependen de una relación saludable y equilibrada entre el suelo y el agua tanto como el sector alimentario y agrícola mundial, que asciende a 5 billones de dólares.

Las actuales prácticas agrícolas insostenibles, como el uso de fertilizantes y plaguicidas en exceso y la labranza intensiva en las granjas, están desequilibrando esta relación, lo que provoca la contaminación de los recursos hídricos y la erosión del suelo.

La escorrentía de nitratos es el contaminante de las aguas subterráneas más común en el mundo, contribuyendo a la inseguridad del agua potable y a la existencia de zonas muertas en todo el mundo. Al mismo tiempo, la creciente crisis climática e hídrica está acentuando el desequilibrio, ya que la contaminación, el crecimiento demográfico y el calentamiento del planeta amenazan cada vez más la disponibilidad y la calidad del agua.

Las Naciones Unidas estiman que la demanda de agua superará el suministro en un 40% para el 2030, mientras que el acceso al agua se verá aún más afectado por fenómenos meteorológicos extremos como tormentas más fuertes y sequías más prolongadas.

¿Cuál es la solución?

La buena noticia es que las empresas con grandes cadenas de suministro agrícola pueden hacer algo con respecto a la crisis del agua. Las empresas de los sectores de la alimentación, las bebidas y la confección son los principales usuarios de agua a nivel mundial, responsables de utilizar más del 70% de los recursos de agua dulce. Estas empresas, junto con sus proveedores y clientes, serán las primeras en sentir las repercusiones financieras cuando la producción agrícola se vuelva volátil o cuando el agua sea más escasa.

Es por eso que las compañías deben dar un paso adelante para desempeñar un papel fundamental en la lucha contra la crisis climática y del agua y pueden hacer su parte uniéndose al Ceres y WWF AgWater Challenge.

Dos organizaciones líderes se están uniendo de nuevo para estimular a más compañías a tomar medidas sobre el agua. Esta vez se está publicando un nuevo marco centrado en los principios de la agricultura sostenible que permitirá a las empresas alcanzar sólidos objetivos en materia de agua, haciendo hincapié en la mejora de la salud del suelo y las prácticas de gestión de nutrientes para los principales productos básicos producidos en las cuencas de alto riesgo.

La administración empresarial del agua es vital para la resistencia y la sostenibilidad a largo plazo de las cadenas de suministro y la producción agrícola y, en términos más generales, para la salud y la estabilidad de las comunidades y la economía. Con estos nuevos principios, se espera inspirar un movimiento de acción dentro de los sectores de los alimentos, bebidas y ropa que desafíe a las empresas y a sus pares a seguir estimulándose mutuamente.

Como parte del Desafío AgWater, las empresas llevarán a cabo prácticas agrícolas sostenibles que sean pertinentes a nivel local y tengan en cuenta:

  • Los tipos de cultivos.
  • Las variaciones climáticas.
  • Las prácticas agrícolas económicas y culturales regionales.

Esas prácticas:

  • Impulsarán la productividad de los cultivos.
  • Reducirán la erosión del suelo.
  • Aumentarán la retención de agua.
  • Mejorarán la biodiversidad y la calidad del agua.
  • Aumentarán los niveles de carbono del suelo.

Todo esto puede contribuir a mitigar el cambio climático. Las empresas también prestarán apoyo técnico o financiero a los agricultores que cultiven sus productos para ayudar a impulsar la adopción de esas prácticas y promover la protección colectiva de las cuencas hidrográficas.

El resultado final

Los beneficios conjuntos del agua y el clima de las prácticas agrícolas sostenibles impulsarán la productividad agrícola y la salud de las cuencas hidrográficas, y garantizarán un futuro seguro para el agua.

AgWater Challenge llega en un momento en el que el mundo también está luchando con otra amenaza económica agravante: una pandemia mortal. COVID-19 puso de relieve las vulnerabilidades de todos los sistemas de los que dependemos y nos recuerda las amenazas a las que nos exponemos si no tomamos medidas para lograr un futuro con seguridad en el agua.

Es fundamental que las empresas se esfuercen por hacer que sus cadenas de suministro mundiales sean más fuertes y resilientes a esas conmociones futuras.

Un reciente análisis del MSCI sobre las empresas alimentarias reveló que 415,000 millones de dólares de ingresos podrían estar en peligro por la falta de disponibilidad de agua para el riego o el consumo animal, mientras que el cambio de las pautas de precipitación podría afectar a otros 248,000 millones de dólares en la producción de cultivos.

Para hacer frente a estas amenazas en el futuro se necesitará mucho trabajo y una mayor inversión y colaboración. El nuevo enfoque del Desafío AgWater hace un llamamiento a las empresas para que se asocien con los proveedores y productores tanto para la adopción directa de los principios de la agricultura sostenible como para la acción colectiva en una cuenca hidrográfica.

Esas medidas pueden incluir el apoyo a proyectos e iniciativas de política pública que mejoren la gobernabilidad, aborden los problemas locales compartidos en materia de agua y promuevan la adopción de las mejores prácticas a una escala que mejore la salud de la cuenca más allá de los límites de la explotación agrícola.

El Desafío AgWater se basa en el éxito que se ha tenido desde su creación en 2016. Ha crecido hasta incluir nueve compañías participantes que representan más de 264,000 millones de dólares en ingresos anuales. Entre ellas se incluyen:

  • ADM.
  • Danone North America.
  • Diageo.
  • Driscoll’s.
  • General Mills.
  • Hormel Foods.
  • Kellogg Company.
  • PepsiCo.
  • Target.

En conjunto, estas compañías han hecho más de 25 compromisos para mejorar sus prácticas corporativas de administración del agua.

Ceres y WWF

Beth Hooker es gerente senior de agua y resiliencia agrícola en Ceres. Ceres es una organización sostenible sin fines de lucro que trabaja con los inversionistas y compañías más influyentes para construir liderazgo e impulsar soluciones en toda la economía.

Nicole Tanner es la líder de administración del agua del Fondo Mundial para la Naturaleza. El WWF es una de las principales organizaciones de conservación del mundo, dedicada a ofrecer soluciones basadas en la ciencia para preservar la diversidad y la abundancia de la vida en la Tierra, detener la degradación del medio ambiente y combatir el cambio climático.

Si eres una empresa y deseas unirte al Reto AgWater 2020, puedes encontrar más información aquí.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]