Academia Ambiental Noticias RSE

Adiós a los combustibles fósiles: ¿Fue 2021 el año decisivo?

Adiós a los combustibles fósiles ¿Fue 2021 el año decisivo?
Escrito por ExpokNews

Un movimiento que apareció por primera vez en los campus universitarios de EE.UU. en 2011 rinde frutos: Adiós a los combustibles fósiles.

¿Qué tienen en común la Universidad de Harvard, la Fundación Ford y el banco francés La Banque Postale? En 2021, todos ellos anunciaron que dirían adiós a los combustibles fósiles.

De acuerdo con Fast Company, el movimiento apareció por primera vez en los campus universitarios de Estados Unidos en 2011, impulsado por estudiantes que pedían a sus centros educativos que eliminaran las inversiones en combustibles fósiles de sus dotaciones.

Ahora, con una década de vida, los que participan en sus esfuerzos dicen que 2021 ha sido un año particularmente exitoso, con más escuelas —junto con los fondos de pensiones, grandes filántropos y otros— que se desprenden y mueven el dinero hacia soluciones climáticas equitativas.

“Este año ha sido un punto de inflexión, ya que el movimiento de desinversión está ganando. Ha llegado a la corriente principal”, afirma Heather Coleman, Directora del Programa de Medio Ambiente de Wallace Global Fund, una fundación que realiza donaciones a grupos medioambientales y apoya a los activistas del movimiento de desinversión.

El fondo también colaboró con Stand.earth, C40 Cities y el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero en un informe sobre los anuncios de desinversión en 2021.

Adiós a los combustibles fósiles

Según el informe, actualmente hay 39.2 billones de dólares en activos gestionados por 1,485 instituciones que se han comprometido a desinvertir en combustibles fósiles, frente a los 52,000 millones de dólares de 181 instituciones en 2014.

Esta cantidad es mayor que el PIB de Estados Unidos, que es de unos 20.9 billones de dólares. Y el ritmo de las instituciones que se comprometen a desinvertir también ha crecido: en los tres primeros años del movimiento hubo 181 compromisos públicos, según el informe, mientras que en los últimos tres años se han producido 485 nuevos compromisos.

Adiós a los combustibles fósiles.

En 2021, se produjeron importantes compromisos por parte de la Universidad de Harvard, que, tras años de presión por parte de activistas estudiantiles, anunció que desinvertiría su dotación de 53,000 millones de dólares del petróleo, el gas y el carbón

El Banque Postale, que tiene 894,000 millones de dólares en activos y se comprometió a desinvertir de todas las empresas de petróleo y gas para 2030; y la Fundación Ford, con 17,000 millones de dólares en activos.

Las acciones provienen del sector filantrópico, de las compañías de seguros, de los fondos de pensiones estatales y municipales, incluidos los de Nueva York y Londres, y de la comunidad religiosa, incluida la Iglesia católica, con el Vaticano calificando la desinversión en combustibles fósiles de “imperativo moral”.

Para muchos activistas de la desinversión, la campaña comenzó como un argumento moral, pero cada vez más, dice Coleman, se ha convertido en un caso financiero también.

Ahora está muy, muy claro en los datos que es una mala apuesta financiera invertir en el sector de los combustibles fósiles.

Heather Coleman, Directora del Programa de Medio Ambiente de Wallace Global Fund.
Adiós a los combustibles fósiles instituciones

La presión para que las instituciones retiren su dinero de los combustibles fósiles es aún más crucial a la luz de la necesidad de ser cero emisiones netas en 2050. “Lo que dicen los activistas es que en realidad no se puede avanzar hacia ser ese cero y 2050 si no se desinvierte inmediatamente de los combustibles fósiles”, dice Coleman.

Lo que validó ese argumento, añade, fue un informe de 2021 sobre la limitación del calentamiento en 1.5 grados centígrados que decía que alcanzar ese objetivo no requeriría nuevas inversiones en proyectos de petróleo, gas y carbón.

Eso respalda analíticamente lo que el movimiento de desinversión en combustibles fósiles lleva diciendo desde hace 10 años y es, creo, parte de la razón por la que estamos viendo un punto de inflexión.

Heather Coleman, Directora del Programa de Medio Ambiente de Wallace Global Fund.

De cara al futuro en esta lucha, Coleman señala que estos compromisos deben ser aún más firmes —algunos son parciales, solo se aplican al carbón o excluyen los combustibles fósiles como las arenas bituminosas— y deben ir seguidos de acciones, no sólo de palabras.

También hay que dar pasos hacia la segunda parte de la promesa, la de “invertir”: el movimiento exige que todos los inversores institucionales pasen inmediatamente a invertir un mínimo del 5% de sus activos en soluciones climáticas, duplicándose hasta el 10% en 2030.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario